IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

19 de Septiembre de 2017

Catástrofes y Calamidades: ¿Son parte de la voluntad de Dios?

Extracto del Programa Respuestas titulado: “Catástrofes y Calamidades: ¿Son parte de la voluntad de Dios?” perteneciente a la Serie DIOS EN MEDIO DEL DOLOR Y EL SUFRIMIENTO

Ver programa en video

Huracanes, terremotos, inundaciones…¿Está Dios en control? ¿Podría Dios usar para bien algo tan horrible como estos fenómenos? ¿Cómo saber si estas cosas son parte de su juicio?

Elaine Moscoso: Miguel, concluías diciendo que no tenemos todas las respuestas a las interrogantes del dolor y el sufrimiento en esta vida, pero que Dios le da propósito a tu dolor. Quizá eso es más fácil de ver cuando tú tienes una enfermedad que te causo mucho dolor y al final sanaste y producto de esa experiencia te acercaste a Dios, pero como podemos hablar del propósito de Dios en medio de los desastres naturales, en medio de las guerras, de los conflictos bélicos y situaciones similares. Y precisamente debido a eso quisiera que habláramos de este tema hoy.

Miguel Núñez: Las guerras y las catástrofes naturales son algunas de las experiencias dolorosas por las cuales el individuo tiene que pasar y quizás son de las que más cuestionamientos  causan porque son eventos muy traumáticos a gran escala. Una madre que tiene un hijo de 5 años que padece de Leucemia y que tiene que atravesar por quimioterapias, pudiera plantear un cuestionamiento similar. La realidad es que comprender los propósitos de un Dios que vive fuera del tiempo y del espacio, a través de vidas que viven en el tiempo y el espacio, no es fácil y de hecho muchas veces imposible.

EM: Comencemos hablando acerca de los desastres naturales. Está Dios en control de estos desastres naturales?

MN: Creo que mucha gente, muchos cristianos, tratan de excusar a Dios y decir que Dios no tiene nada que ver con los desastres naturales y con las experiencias dolorosas de la vida. Pero si eso fuera verdad yo no quisiera creer en ese Dios, porque entonces yo no tengo garantía de mi vida, ni tengo garantía de cómo la historia del hombre va a terminar y eso daría la impresión de que tenemos un Dios que tiene un universo que él creó pero que se ha salido de control. Dios revela claramente en Su Palabra en:

Lamentaciones 3:37 “7¿Quién es aquel que habla y así sucede, a menos que el Señor lo haya ordenado?

En otras palabras, todo cuanto sucede de alguna manera ha sido ordenado por Dios, ya sea activamente o pasivamente.

En Amós 3:6 Si se toca la trompeta en la ciudad, ¿no temblará el pueblo? Si sucede una calamidad en la ciudad, ¿no la ha causado el SEÑOR?

Y Dios vuelve a afirmar esta verdad, a través de los profetas del A.T. en Isaías 45:7 “...el que forma la luz y crea las tinieblas, el que causa bienestar y crea calamidades, yo soy el SEÑOR, el que hace todo esto.”

Nota como Dios dice, yo soy el Señor que hace todo esto, pero todo esto se refiere al bienestar y las calamidades. Lo entendamos o no eso es lo que él ha revelado, lo que necesitamos entender entonces es parte de los propósitos.

EM: ¿Entonces, quieres decir que Dios es la causa de los desastres naturales o no?

MN: Tenemos que diferenciar lo que son causas inmediatas y lo que son causas finales. En término de las causas inmediatas cuando hablamos de un terremoto por ejemplo la causa inmediata es básicamente fallas en el subsuelo, pero la causa final es un Dios que controla su universo y que sabiendo que iba a ocurrir pues permite que así ocurra. La catástrofe más grande por la cual el mundo haya pasado fue el diluvio donde llovió por cuarenta días, eso fue causado por Dios donde todo su planeta quedó trastocado y el diluvio vino como consecuencia del juicio de Dios. Ahora no necesariamente las catástrofes naturales ocurren como consecuencia de un juicio de Dios, pero si es cierto que muchas de ellas han ocurrido por tales razones.

EM: Miguel, pero aun no todos los cristianos creen que Dios está en control de los desastres naturales.

MN: Bueno, muchos dicen eso que Dios no tiene nada que ver con esos desastres naturales pero la realidad es que todo cristiano cree que Dios está en control de la naturaleza y es muy fácil demostrar eso porque si Dios no tiene el control absoluto de su naturaleza, ¿por qué usted ora para que no llueva durante un picnic o  para que llueva durante una época de sequia? De hecho cuando ocurren desastres naturales o cuando ocurren catástrofes como la caída de un avión y ese avión no cae en una ciudad, sino en una selva o en un río, muchos dan gracias a Dios por el hecho de que no cayera en medio de la ciudad, y con eso ellos revelan que ellos creían que Dios estaba en control de la caída de este avión.

EM: Bueno, si Dios decide aún estas cosas entonces pudiéramos justificar la actitud de no hacer nada, lo que será, será!

MN: No, porque realmente hay una responsabilidad que a mí me toca llenar, yo creo que nosotros necesitamos hacer la diferenciación entre lo que es la posición del fatalismo que dice: Las cosas son porque son y no hay nada que yo pueda hacer. Y lo que es la posición bíblica que dice: Las cosas son no simplemente porque son sino, porque Dios tienen un propósito detrás de ellas.  Y yo necesito descubrir ese propósito cuando puedo, y vivir ese propósito en medio de lo que Dios hace. En el caso del avión que usaba como ilustración el piloto necesita prepararse bien y el mecánico necesita hacer bien su trabajo, eso es parte de su responsabilidad. El piloto no puede ser un mal piloto ni el mecánico un mal mecánico y decir bueno si se va a caer se va a caer porque Dios los hace responsable también de sus irresponsabilidades y le hace pagar por ellas.

MN: Si hay algo que está claro es que es esta generación más reciente es la que tiene problemas con creer que Dios está en control. Los creyentes del A.T. entendían que Dios estaba en control de cosas tan sencillas como la mujer que no podía embarazarse, la infertilidad de la mujer era atribuida a Dios, porque Dios está en control, como bien dice el autor Jerry Bridges “…tanto de la tela de araña que está en el rincón de una habitación, como del ejercito de Napoleón Bonaparte cuando marchaba a través de Europa…”

El Salmo 46 1-3 dice lo siguiente:

“1Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.  2 Por tanto, no temeremos aunque la tierra sufra cambios, y aunque los montes se deslicen al fondo de los mares;  3 aunque bramen y se agiten sus aguas, aunque tiemblen los montes con creciente enojo.” 

Te das cuenta que ciertamente esa gente creía eso.

EM: Cual tú crees que es el consejo de Dios para nosotros entonces cuando tu estas en medio de las amenazas, de las calamidades y catástrofes.

MN: Bueno, cuando Dios dice: “estad quietos y sabed que yo soy Dios”, el lo que me está diciendo es, no hay razón para que estés ansioso, porque yo Dios estoy en control de esas cosas que están ocurriendo. La preocupación para Dios es algo incongruente, es algo ilógico porque pone en tela de juicio el control que él ejerce sobre el dominio de los hombres.

EM: Pero como estar quieto cuando es uno el que está sufriendo la perdida, la tribulación y el dolor.

MN: Bueno, nota que el texto dice: “Estad quietos y sabed que yo soy Dios”. No hay ninguna forma que yo pudiera estar quieto si yo no conozco a ese Dios y no solamente si lo conozco sino si yo lo conozco de una manera intima que me pueda brindar confianza, de una manera que yo reconozca que en sus atributos él sabe lo que hace, controla lo que hace, el nunca ha hecho un error y nunca cometerá un error.

EM: Creo que la mayoría se les hace difícil estar quietos, y de hecho hace todo lo contrario. Entiendo que la queja es la respuesta más común. Imaginemos un Huracán que ha pasado, pero no hay agua potable, no hay luz, ni alimentos…No crees que la queja es una reacción normal del ser humano.

MN: Bueno, la queja es una experiencia humana común, frecuente…pero públicamente hablando la queja es pecaminosa porque toda queja en último caso es contra el Dios que controla el universo y de hecho el quejarse no es poca cosa para Dios.

En Números 11:1 “Y el pueblo comenzó a quejarse en la adversidad a oídos del SEÑOR; y cuando el SEÑOR lo oyó, se encendió su ira, y el fuego del SEÑOR ardió entre ellos y consumió un extremo del campamento”.

Te das cuenta como Dios se enojo precisamente por la manera como el pueblo se quejó en medio de la adversidad, porque la queja representa una falta de reconocimiento no solo del control de Dios, sino también de la bonanza de Dios en medio de mi vida y aun en medio de esta dificultad.

EM: Si Dios creó el mundo y el mundo no funciona bien… y Dios es todo poderoso por qué Dios no lo hace funcionar bien?

MN: Bueno, Dios no lo hace funcionar bien por varias razones. En primer lugar, este es un mundo caído y ese mundo caído es parte de las consecuencias que el hombre vive por haberse apartado de Dios y por haber pecado contra él. Por tanto:

  • Dios no evita su disfuncionamiento porque sería evitar los efectos de la caída,  y las consecuencias del pecado.
  • Dios usa la disfunción de la naturaleza por razones diferentes. Y entre esas razones tenemos que Dios usa la disfunción de la naturaleza:

a. Como juicio. Diluvio. Amos 4:6-11.

b. Para llevar a cabo su plan: Jonás y la tormenta en medio de la cual Jonás fue juzgado.

c. Para glorificar Su nombre mostrando misericordia en medio del dolor.

d. Para traer al hombre a sus pies.

Visto 3457 veces