IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

11 de Octubre de 2017

Cada día con Cristo

Se cuenta de unos padres que en la Ciudad de México visitaban un enorme almacén. Era el almacén más grande de la ciudad. Era el almacén más popular, y siendo sábado, estaba bastante concurrido. Papás cuidadosos y amorosos, mantenían a su primogénita de cuatro años muy de la mano, a la vez gozando del paseo y viendo las novedades del lugar.

Muy de repente, ambos padres se dan cuenta de que la niña no está con ninguno de los dos. Cada uno pensó que el otro la tenía. Entra el pánico y la búsqueda. Como la niña está pequeña, se dificulta la búsqueda pues hay que ver bien entre aparadores, exposición de artículos, gente. La oración ferviente sube a lo alto y las lágrimas empiezan a aparecer en los ojos fervientes de amor y temor de sus padres.

El papá cree escuchar algo familiar,  detiene sus apresurados pasos para escuchar mejor. Allá, como en distancia de dos o tres pasillos oye una voz que él conoce, la de su hijita. Rápidamente, pero con cautela para no asustarla, se acerca al origen de la vocecita dulce y firme de su niña. La pequeña ni cuenta se dio cuando sus padres se abrazaban viendo a su tesoro escondido, a su amada hijita, que muy segura de sí misma y muy encantada de lo que veía a su alrededor, cantaba una y otra vez, a viva voz: “Cada día con Cristo, me llena de perfecta paz; cada día con Cristo, le amo mas y mas; El me salva y guarda, y sé que pronto volverá; y vivir con Cristo, más dulce cada día será.”

Cuán grandes y profundas verdades entonaba esa niña. Cuán grandes y profundas verdades se reflejaban en su actitud y andar.

La seguridad en el Señor nos da paz. Daniel 10:19: “y me dijo: Muy amado, no temas; la pazsea contigo; esfuérzate y aliéntate. Y mientras él me hablaba, recobré las fuerzas, y dije: Hable mi señor, porque me has fortalecido.”  El viejo coro nos recuerda que la seguridad en Cristo nos llena de “perfecta paz.”

La paz en el Señor nos da gozo. Proverbios 3:17: “Sus caminos son caminos deleitosos, Y todas sus veredas paz.” El viejo coro nos recuerda que la paz en Cristo nos hace cantar con seguridad de en Quién hemos creído.

¡Oh, que pudiéramos tener la seguridad y paz de esa niña, sin darse cuenta de los peligros que la acechaban, de la angustia de sus padres, sólo cantar del gozo de su pequeño corazón de saberse amada y protegida, de estar segura que “El me salva y guarda, y sé que pronto volverá; y vivir con Cristo, más dulce cada día será.”!

 

 

Bellita Zapata

Hija y sierva del Dios Altísimo. Guatemalteca, ama enseñar la Palabra y acompaña a mujeres en su dolor; consejera y amiga. ¡Preferiría andar en motocicleta!

Visto 368 veces