IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

12 de Octubre de 2017

La vida de Idelette Calvino a la luz de la Palabra

Por  Vilma Mata de Méndez

Normalmente cuando leemos acerca de la vida de un personaje famoso, es éste quien resalta al lente del escritor y poco o nada sabemos acerca de su familia: ¿quién era su esposa? . . . hijos, padres, etc., por eso en la mayoría de las ocasiones tenemos que conformarnos con lo poco que se ha escrito sobre ellos e imaginarnos cómo habrían sido sus vidas (carácter, ideas, metas, etc.), así como también, la forma como influyeron en la vida de ese célebre personaje; lo cual nos lleva a especular y a sacar nuestras propias conclusiones sobre quiénes eran ellos realmente.

Pero, no será éste el caso de Idelette Calvino, quien fuera esposa del gran líder reformador Juan Calvino, escritor de las Instituciones Cristianas en una época donde eran desarrolladas las famosas 5 Solas: Solo Fe, Solo Cristo, Solo Escritura, Solo Gracia, Solo a Dios la Gloria, pues en esta ocasión, consideraremos su vida a la luz de las Escrituras, para conocer cómo amaba, conocía y obedecía no solamente las Escrituras, sino a Dios mismo; mostrando de esa manera su verdadero carácter, piedad y amor.

1. SU PASION ERA DIOS, SU NOMBRE Y SU GLORIA

  • Sufrió persecución, ella amaba al Señor y estaba dispuesta a darlo todo por El.

Era flexible, el Señor la movió de lugar muchas veces, primero tuvo que huir de Liege, Bélgica a Ginebra, Suiza, debido al rechazo que recibía por sus creencias, entre las cuales estaba el hecho de que los niños no debían ser bautizados. Luego tuvo que ir de Ginebra a Estrasburgo, para luego regresar huyendo nuevamente a Ginebra, teniendo que dejar su casa, sus posesiones y sus parientes.

Nos agotamos trabajando con nuestras propias manos; cuando nos ultrajan, bendecimos; cuando somos perseguidos, lo soportamos. (1ª Corintios 4:12)

2. LLEVÓ A DIOS SUS TEMORES Y EL MIEDO A LA MUERTE

  • Sufriendo temores de ser ahorcada, quemada o decapitada como se acostumbraba en aquella época.

A pesar de que Idelette llegó a sentir temor no solamente a una persecución religiosa en su contra, sino a que en muchas ocasiones su vida entera estuviera en peligro por el hecho de no contar con la aceptación religiosa de aquella época debido a sus creencias (rechazo al bautismo de infantes y a la transubstanciación o “transformación del pan y vino en el cuerpo y la sangre de Jesucristo durante la eucaristía”), ella siempre confió en la protección y cuidado de Dios.

Y en verdad, todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, serán perseguidos. (2ª Timoteo 3:12)

3. PADECIÓ DIFICULTADES Y SUFRIMIENTO

  • Idelette fue una mujer que pasó por varios estados civiles: soltera, casada y viuda.

Estuvo casada por primera vez con Jean Stordeur, tiempo durante el cual su testimonio como una buena esposa fue conocido por todos. Tuvo la bendición de engendrar dos hijos en su primer matrimonio; repentinamente, su esposo Jean enfermó de peste y ella tuvo que cuidarlo, pero tristemente él murió. Ya siendo viuda, tuvo la necesidad de proveer y ocuparse ella sola de sus pequeños.

Pues, lo que temo viene sobre mí y lo que me aterroriza me sucede. No tengo reposo ni estoy tranquilo, no descanso, sino que me viene tribulación. (Job 3:25-26)

4. ENTENDIÓ SU PROPOSITO, SU IDENTIDAD, SU LLAMADO A LA SUMISION Y SU FUNCIÓN O ROL COMO ESPOSA

  • Su gran Testimonio de vida

Juan Calvino era un hombre inteligente, brillante, estudioso de la Palabra, quien enseñaba cátedras diariamente y acostumbraba predicar dos veces los domingos. A la par de todo ello, él se encontraba escribiendo las llamadas “Instituciones Religiosas de Calvino”, además de un comentario al libro de Romanos.

Calvino era un joven trabajador, pues, así como podía pasar largas horas dedicadas en silencio a la oración, también dedicaba tiempo al estudio, la escritura y la preparación de sus predicaciones; se podría decir que él era realmente un hombre ocupado y exigente (no precisamente pasaría su día, en esta época, viendo juegos de béisbol o fútbol y mucho menos entretenido en juegos electrónicos), por lo cual para Idelette, era todo un reto ser la esposa de alguien como él; pues no solamente debía estar atendiendo y cuidando a sus hijos para que no lo interrumpieran, sino que no debía ser una esposa que demandara su atención, sino que por el contrario, ella debía mantener a su esposo en oración.

Por esta razón, también nosotros, desde el día que lo supimos, no hemos cesado de orar por vosotros y de rogar que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y comprensión espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, dando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder según la potencia de su gloria, para obtener toda perseverancia y paciencia, con gozo dando gracias al Padre que nos ha capacitado para compartir la herencia de los santos en luz. (Colosenses 1:9-12).

Antes de contraer matrimonio, Calvino tenía muy en claro cuáles eran los requisitos necesarios que él debía buscar en su futura esposa; así que cuando la iglesia le pidió que se casara, él ya contaba con una lista bien definida, clara, específica y hasta un tanto exigente sobre ellos.

Calvino se encontraba muy ocupado no solamente como pastor y predicador, sino con todas las situaciones que estaban surgiendo con los inicios de la Reforma, por tanto, él necesitaba a su lado a una mujer madura, valiente, que amara al Señor y que estuviera dispuesta a dar la vida por Él, una mujer que entendiera que su función dentro del matrimonio era de ayuda, de ánimo y de apoyo a la causa y llamado que el Señor le había encomendado.

Calvino no necesitaba a su lado a alguien que, con sus demandas de atención, comentarios absurdos, exigencias románticas o superficialidades semejantes a las reinas de aquella época, resultara ser un obstáculo en vez de un apoyo en aquellos momentos claves y críticos de la historia.

Así que, con eso en mente, él tuvo que descartar a muchas mujeres, quienes por recomendación de amigos y hermanos de la iglesia se encontraban en la lista, hasta que finalmente Dios, le trajo a Idelette, una mujer viuda y con dos niños pequeños, quien, desde ese momento, se convirtió en su ayuda idónea.

5. LLEVÓ UN ESTILO SENCILLO DE VIDA SIMPLE

  • Por su estilo de vida, se desconoce si Idelette tenía grandes posesiones

Cuando pidieron a Calvino volver a Ginebra les enviaron dos carruajes para su mudanza, imaginemos ¿qué podría caber dentro de dos carruajes?, sin embargo, Idelette nunca se quejó, no estaba amargada ni descontenta de regresar nuevamente a Ginebra, ni mucho menos sentía rencor u odio por aquellos que la habían perseguido y expulsado, pero que ahora la recibían.

6. FUE UNA MUJER LABORIOSA

Idelette con sus propias manos, atendía un huerto y un jardín de vegetales para alimentar a su familia y al mismo tiempo adornar su casa disfrutando del aroma de las flores. Y aunque tal vez para ella, era solamente un pasatiempo; sin embargo, para Calvino, el tener una casa cuidada, limpia y hermosa, era un motivo de orgullo ante sus visitantes, además de que, con su ayuda, él no tenía que ocuparse de ello y en su lugar, confiado y tranquilo, podía dedicarse a los asuntos que requerían de toda su atención.

Evalúa un campo y lo compra; con sus ganancias planta una viña. Ella se ciñe de fuerza, y fortalece sus brazos. (Pr. 31:16-17)

7. LLEVÓ ESTABILIDAD Y CALMA A SU HOGAR

Idelette cuidaba de Calvino, lo animaba, oraba fervientemente por él, por lo que hacía, por su seguridad y protección.

En ella confía el corazón de su marido, y no carecerá de ganancias. Ella le trae bien y no mal todos los días de su vida. (Pr. 31:11-12)

8. PADECIÓ SUFRIMIENTO

Dió a luz varios hijos, producto de su unión con Calvino, pero ella sufrió el dolor de pasar por algunos abortos involuntarios, así como la tristeza de ver a sus hijos morir en su niñez.

9. PADECIÓ DEBILIDAD

La salud de Idelette se debilitó, sufrió dolores de parto, tuvo problemas de salud, pasó inviernos cruelmente fríos, hasta que finalmente, después de nueve años de matrimonio, murió muy débil, dejando a Calvino solo, cuando éste tenía alrededor de 38 años. Pero a pesar del poco tiempo que pasaron juntos, él reconoció que ella siempre había sido una excelente compañía para él, por lo que al morir se lamentó diciendo: “Se me ha ido mi mayor compañía, cada vez que yo enfrenté dificultades, ella estuvo junto a mí, siempre lista para padecer no solo en pobreza o sufrimiento, sino aun en LOS PELIGROS DE MUERTE MISMA.

Sus hijos se levantan y la llaman bienaventurada, también su marido, y la alaba diciendo: Muchas mujeres han obrado con nobleza, pero tú las superas a todas. (Prov. 31:28-29)

Idelette era excelente compañía, ayuda, prudente.

Casa y riqueza son herencia de los padres, pero la mujer prudente viene del Señor (Pr. 19:14)

10. TEOLOGIA DE IDELETTE:

El aprender, conocer, estar de acuerdo, afirmar, comentar, escuchar a su esposo predicar y hablar de cosas serias; nos hablan de sus firmes convicciones personales y la manera en cómo ella ayudó en todo momento a su esposo, no dejándose guiar por el error, o por una convicción o teología débil, sino estando firme, sabiendo en qué y en Quién, ella había creído.

 

 

Vilma Méndez

Visto 33 veces