IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

05 de Enero de 2018

La Importancia para las mujeres escribir

1 Corintios 15:58Por tanto, mis amados hermanos, estad firmes, constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Desde el principio, (Génesis 2:20-22) los hombres y las mujeres fueron creados diferentes. Aunque Génesis 1:27 nos enseña que ambos fuimos creados a la imagen de Dios, nuestras diferencias producen contrastes en nuestras formas de pensar, demostrando varias características específicas de Él. Sin embargo, con la caída, la forma de pensar de cada persona se trastornó y aunque la imagen de Dios sigue igual, nuestra mentalidad y forma de actuar alteró nuestro entendimiento de la misma. A través de la palabra de Dios y la morada del Espíritu Santo, aprendemos de nuevo como realinearnos a la verdad y volver a esta imagen (Romanos 12:2).

El rol de liderazgo principal ha sido asignado a los hombres tanto en la iglesia como en el hogar. Aun así, el complemento del liderazgo femenino es necesario para ayudar al hombre, reconociendo, a la vez, la sumisión a la que Dios las ha llamado. ¿Quién mejor que una mujer madura en la fe, para entender como las mujeres piensen? Alguien que ha hecho los cambios necesarios para alinear sus pensamientos a las verdades bíblicas. ¿Quién mejor que una mujer madura en la fe, para ayudar a otras en el proceso de santificación?   

Salmos 103:21 nos dice “Bendecid al SEÑOR, vosotros todos sus ejércitos, que le servís haciendo su voluntad.” Tan pronto que nacemos de nuevo, somos reclutados al ejercito de Dios y debemos buscar nuestras ordenes de arriba. En cada organización, incluyendo las eclesiásticas, hay diferentes posiciones, todas cuales deben funcionar bien para obtener el éxito cabal. En la iglesia, el “éxito” no depende tanto de nuestras habilidades, sino de que si cada individuo está caminando con el Señor. 1 Tesalonicenses 2:4 nos informa que “hemos sido aprobados por Dios para que se nos confiara el evangelio, así hablamos, no como agradando a los hombres, sino a Dios que examina nuestros corazones.” Nota que no solamente hemos sido aprobados y confiados con el evangelio, sino que también es necesario compartir lo que hemos sido dados. Como recibimos nuestras ordenes de Dios, nuestro anhelo será agradarle a El. ¿Y como podemos hacerlo? Hay muchas formas diferentes, pero hoy quiero limitarme a una: la de escribir.

La importancia es clara cuando leemos 2 Corintios 10:3-5: “Pues aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne; porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo.” Una de las armas poderosas utilizadas por Dios son los escritos que nos demuestran nuestros errores y al mismo tiempo nos aclaran, instruyen, y enseñan los principios bíblicos. Cuando escribimos sobre las verdades bíblicas, estamos destruyendo las especulaciones y el razonamiento equivocado contra el conocimiento de Dios. El príncipe de este mundo, Satanás, “ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo” (2 Corintios 4:4) y por ende “nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12). Cuando escribimos, El Espíritu Santo utiliza los escritos como espadas que penetran hasta los “tuétanos” del entendimiento, no solamente excavando y destruyendo las mentiras, sino reemplazándolas con la verdad. No podemos quedar en silencio; debemos compartir la gloriosa verdad que hemos recibido.

Una de las diferencias entre los sexos es en el aprendizaje. Los hombres piensan lógicamente, acumulando datos para clasificarlos y luego usarlos, mientras que las mujeres acumulan la información mezclándola con las emociones. Sentimos y experimentamos la información al acumularla.  Exponer la verdad con las emociones llega al corazón de otra mujer con mas facilidad que solamente presentar los datos. La forma en la cual la información es presentada es lo que penetra como una bala que llega directo al corazón, motivándonos a actuar en base a lo aprendido. Por naturaleza, las mujeres influencian aquellos que están alrededor de ella; mas, cuando nuestros corazones están llenos de la palabra y ardemos por nuestro Señor, somos armas incontenibles. 

Somos miembros del ejército de Dios y mi oración es que El Señor pueda abrir nuestros ojos para entender el rol que Dios nos ha delegado, el poder de Dios en usar una mujer dedicada a Él y las oportunidades que tenemos para trabajar para El. Esperemos ser más fructíferas en Su obra.

 

Bendiciones,

Cathy Scheraldi de Núñez

Visto 937 veces