IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

05 de Enero de 2018

Manteniendo una sola resolución

Por  Carolyn Mahaney

¿Es posible hacer una sola resolución y mantenerla?

¡Absolutamente! Ayer vimos la motivación correcta detrás de nuestras resoluciones, hoy veamos cómo eliminar la mayoría.  Leíste correctamente. Vamos a reducir la lista de resoluciones a una. Elijamos aquella área donde más deseemos crecer en santidad.

¡Pero hay veinte áreas en las cuales debo crecer en este momento!” podría ser tu protesta.

Eso es verdad para todas nosotras. Pero también es verdad que no podemos cambiar en todas las áreas al mismo tiempo.

El autor y escritor David Powlison hace esta reflexión:

Las personas somos sencillas. No puedes recordar diez cosas al mismo tiempo. Invariablemente, si pudieras recordar solo UNA cosa… serías diferente.  Conecta una gran porción de la Palabra con una parte de tu vida…Aplica algo importante de nuestro Redentor a una escena significativa en tu historia.  Trae una gran porción de la Biblia a una parte de tu vida…no puedes tratar con todo al mismo tiempo. La Palabra no lo hace…la vida marcha un paso a la vez.

Entonces vemos que las marcas de la verdadera espiritualidad no requieren diez pasos hacia adelante. Un paso a la vez es suficiente. De hecho, podría decirse que elegir un área en la cual enfocarse para crecer en santidad es una expresión de humildad. Es un reconocimiento humilde de nuestras serias limitaciones como “personas sencillas”.

Y aún más, crecer en un área casi siempre afecta las demás áreas de nuestra vida. por tanto, en lugar de lamentarnos por las veinte áreas en que debemos crecer en santidad, seamos animadas en el hecho de que cuando nos enfocamos en solo una y nos dedicamos por entero a cambiar en esa área, por la gracia de Dios, las otras diecinueve se verán influenciadas.

Y algo más, necesitamos asegurarnos de que nuestra resolución sea específica. “Vencer la ira” es algo muy vago. Sin embargo, si decidimos tomar los próximos 30 días para memorizar y meditar en Efesios 4:29-5:2, haciendo una lista de las circunstancias que nos tientan a la ira y oramos acerca de eso y planificamos cómo responder en humildad en ese momento, ésa será una resolución específica.

 

 

Carolyn Mahaney

*Traducido y publicado con permiso de GirlTalkHome.com

Visto 434 veces