IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

13 de Marzo de 2018

Diez consejos para identificar si estás lista

Por  Vilma Mata de Méndez

Si te encuentras considerando el hecho de estar lista para tu Adán, al igual que yo lo estuve en aquellos momentos que te comenté en la primera entrega de esta serie entonces debes tomar en cuenta algunas sugerencias que te daré a continuación:

1. Busca primero el Reino de Dios y Su justicia: ¿Estás ocupada en conocer y entender a tu Dios? ¿Sus atributos? ¿Su carácter? ¿Sus nombres? … ¿Estás apasionada por ese Dios? ¿Estás enamorada de Su Palabra?

Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Mateo 6:33

2. Eva no tuvo necesidad de buscar a Adán, pues Dios fue quien se lo presentó: Ella no tuvo que salir a buscarlo como la mujer necia de Proverbios 7.  Por lo tanto, tú no podrás saber si estás preparada para ser la esposa de un hombre piadoso y temeroso de Dios, hasta el momento en que Dios mismo lo lleve a tu vida, entonces sabrás si estás dispuesta a ser su ayuda, estímulo y ánimo en la búsqueda y adoración de Él, por el resto de sus vidas.

3. Se casaron y fueron útiles: Hay un libro que relata algunas historias acerca de la vida de varios misioneros, entre los cuales se encuentran Hudson Taylor y su esposa María, pero ninguna de las historias relatadas ahí, podría resumirse simplemente en: “Se casaron y fueron... FELICES”.

¡No! Por el contrario, estas historias nos hablan de cómo ellos se casaron y fueron ÚTILES para el reino, para el ministerio, para la hospitalidad, para el evangelismo, como ayuda en la escuela dominical, ayudando a los jóvenes, a otras parejas, etc., pues, el fin primordial del matrimonio es glorificar a Dios juntos, dando sus vidas por Él y para Él.

4. ¿Tienen una misión común? ¿Aman Su Palabra? ¿La leen y estudian juntos? ¿Conversan y comparten sus puntos de vista? Es bueno escoger un libro de la Biblia para estudiarlo juntos, mientras hacen los preparativos para su matrimonio. Mi esposo y yo leíamos juntos el libro de Isaías durante nuestro noviazgo.

5. ¿Tienen una visión común? ¿El Reino de Dios es la pasión de ambos? ¿Desean que Su nombre sea conocido? ¿Quieren que sus amigos, compañeros de trabajo y quienes se relacionan con ustedes sean evangelizados?

Estad quietos, y sabed que yo soy Dios;

exaltado seré entre las naciones, exaltado seré en la tierra.

Salmo 46:10

Busquen un área donde puedan servir juntos; enseñen en la escuela dominical, en un grupo de jóvenes, sirvan juntos en algún ministerio.

Nuestra pasión era enseñar juntos en la escuela dominical y en el grupo de jóvenes; él servía y trabajaba con los hombres jóvenes y yo con las chicas; la música era algo en común para nosotros; el servir juntos en campamentos de niños me permitió verlo en acción.

6. ¿Oran juntos? ¿Oran juntos por peticiones específicas, por su transición a ser uno como    Cristo y Su iglesia?

Alma mía, espera en silencio solamente en Dios, pues de El viene mi esperanza. Sólo Él es mi roca y mi salvación, mi refugio, nunca seré sacudido. En Dios descansan mi salvación y mi gloria, la roca de mi fortaleza, mi refugio, está en Dios. Confiad en El en todo tiempo, oh pueblo; derramad vuestro corazón delante de Él; Dios es nuestro refugio.

Salmo 62:5-8

7. Carácter: ¿Su carácter muestra madurez, responsabilidad, seriedad? ¿De qué manera se relaciona con sus parientes y amistades? ¿Hay algún rasgo de su carácter o algún área en la cual, tú piensas él deba crecer en santificación y mortificar (ira, pereza, pasividad, deudas), la cual debe de ser conversada con su consejero pre-matrimonial o líder? Recuerda que serás su ayuda exacta y completa y él será tu líder y cabeza.

8. Trabajo: Su trabajo, su responsabilidad y diligencia, su desempeño como empleado, proveedor y protector no tiene que ser perfecto. ¿Estás dispuesta a depender de sus ingresos y a cooperar con las limitaciones que puedan presentarse?

9. El matrimonio es para acercarte a Dios: El matrimonio no se trata solamente de ser feliz, sino de servir y glorificar a Dios mediante el mismo (John Piper – El Pacto Matrimonial). Espiritualmente, una mujer debe crecer más, bajo el liderazgo de su esposo.

Ten cuidado de llegar a tener el matrimonio como una idolatría, pensando que en él se van a resolver todos tus anhelos. El matrimonio va a derribar o tumbar algunos ídolos y van a surgir o aparecer otros nuevos, tales como el deseo de atención, la afirmación, etc.

Alegría pusiste en mi corazón, mayor que la de ellos cuando abundan su grano y su mosto. Sólo tú, me haces habitar seguro.

Salmo 4:7-8b

10. ¿En tu intimidad con Dios ¿existe contentamiento?

En cuanto a mí, en justicia contemplaré tu rostro; al despertar, me saciaré cuando contemple tu imagen.

Salmo 17:15

Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios. El es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades; el que rescata de la fosa tu vida, el que te corona de bondad y compasión; el que colma de bienes tus años, para que tu juventud se renueve como el águila.

Salmo 103:2-5

Desde lejos el Señor se le apareció, diciendo: Con amor eterno te he amado, por eso te he atraído con misericordia.

Jeremías 31:3

¿Estás contenta contigo misma? Si Dios no te permitiera casarte, ¿estarías tan contenta como si estuvieras casada? Si tú no estás contenta y feliz en tu soltería, no lo estarás tampoco cuando estés casada, pues existe una raíz de amargura e insatisfacción, que solamente será cubierta por Dios. En ambos lados existen soledad y retos, simplemente que son situaciones diferentes.

…nada bueno niega a los que andan en integridad.

Salmo 84:11

Soltera, singular: es una vida sin dividir delante del Señor. Toda tu vida es completa y solamente para Él:

En cuanto a las personas solteras, no tengo ningún mandato del Señor, pero doy mi opinión como quien por la misericordia del Señor es digno de confianza. Debido a la crisis actual, pienso que es mejor que cada uno se quede como está. Si tienes esposa, no procures terminar tu matrimonio. Si no tienes esposa, no busques casarte; pero si te casas, no es pecado; y si una joven se casa, tampoco es pecado. Sin embargo, los que se casen en este tiempo tendrán problemas, y estoy tratando de evitárselos. Déjenme decirles lo siguiente, amados hermanos: el tiempo que queda es muy breve. Así que, de ahora en adelante, los que estén casados no deberían concentrarse únicamente en su matrimonio. Los que lloran o los que se alegran o los que compran cosas, no deberían ser absorbidos por sus lágrimas ni su alegría ni sus posesiones. Los que usan las cosas del mundo no deberían apegarse a ellas. Pues este mundo, tal como lo conocemos, pronto desaparecerá. Quisiera que estén libres de las preocupaciones de esta vida. Un soltero puede invertir su tiempo en hacer la obra del Señor y en pesar cómo agradarlo a él; pero el casado tiene que pensar en sus responsabilidades terrenales y en cómo agradar a su esposa; sus intereses están divididos. De la misma manera, una mujer que ya no está casada o que nunca se ha casado puede dedicarse al Señor y ser santa en cuerpo y en espíritu; pero una mujer casada tiene que pensar en sus responsabilidades terrenales y en cómo agradar a su esposo.  Les digo esto para su propio beneficio, no para imponerles restricciones. Mi deseo es que hagan todo lo que les ayude a servir mejor al Señor, con la menor cantidad de distracciones posibles. (1ª Corintios 7:25-35 NVI).

Vilma Méndez 

Pecadora salvada para que Él use mis pecados y debilidades para apuntar a Su gloria, Su fama, a Su gran Nombre y proclamar Gracia, perdón y arrepentimiento por medio de la cruz y del Evangelio. Arquitecta, consejera, Coach de mujeres, Maestra de estudios bíblicos, esposa de Luis Méndez, y madre de cinco, sus tres hijos y dos yernos.   Estudió Fundamentos de Teología en Bethlehem Baptist Church. Es miembro certificada de coach para mujeres de la American Association Christian Counselor. En el proceso de obtener su certificación de consejería bíblica en Faith Bliblical Counseling. Su pasión es discipular y enseñar estudios bíblicos. Formó parte del liderato de Women’s Ministry de Bethlehem Baptist Church en Minneapolis, Minnesota y enseñó estudios bíblicos durante siete años bajo los pastores John Piper y Jason Meyer (2009-2016). Actualmente sirve en el Equipamiento y Entrenamiento en Consejería Bíblica junto a su esposo Luis Méndez y como asesora externa para el Ministerio EZER de la Iglesia Bautista Internacional, tanto Vilma como su esposo Luis están cuidados bajo su pastor Miguel Núñez.

Visto 1379 veces