IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

16 de Abril de 2018

La frustración de edificar un reino sin Dios (1ra parte)

Para comenzar…

Como cada lunes, te comparto el cuestionario del tema de esta semana con las preguntas para completar de acuerdo con tu estudio y preguntas para reflexionar.

Oremos pidiendo que el Espíritu Santo nos dé sabiduría y nos muestre lo que Dios desea mostrarnos, a través de los versículos que estudiaremos.

  

• • •

 

La semana pasada estudiamos cómo el arca representaba a Jesús siendo el único refugio en los días del diluvio, Jesús es nuestro único refugio y será así si estamos vivos cuando Él regrese para juzgar al mundo.

Hoy queremos comenzar a estudiar sobre la rebelión del hombre en la torre de Babel y cómo Jesús revirtió el castigo puesto por Dios cuando vino al mundo.

Comencemos leyendo la historia en Génesis 11:1-4

“Toda la tierra hablaba la misma lengua y las mismas palabras.Y aconteció que según iban hacia el oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: Vamos, fabriquemos ladrillos y cozámoslos bien. Y usaron ladrillo en lugar de piedra, y asfalto en lugar de mezcla. Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta los cielos, y hagámonos un nombre famoso, para que no seamos dispersados sobre la faz de toda la tierra.”

Hasta este punto, a menos que indaguemos, no nos damos cuenta de que esto es una rebeldía contra Dios. Pudiera parecer solamente que eran proactivos y querían hacer cosas, pero Genesis 1:27-28 nos instruye que “Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.” ¿Será que este mandato sería solo para Adán y Eva? Por supuesto que no.

Leamos en Génesis 2:23-24 “Y el hombre dijo: Esta es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne; ella será llamada mujer, porque del hombre fue tomada. Por tanto, el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

¿Adán y Eva tuvieron padres? Claro que no, ellos fueron la primera pareja creados por Dios, y esto fue para sus generaciones futuras, sus descendientes, desde Abel y Caín en adelante.

Leamos lo que Dios le dijo a la familia de Noé al salir del arca en génesis 9:1 “Y bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra.” Leyendo todo esto vemos cómo es tan importante que al leer la Biblia veamos el “hilo” que conecta todo. No es una historia aislada la Torre de Babel, otra historia Noé, otra la de Adán y Eva. Tenemos que ver el hilo que está llevando de acuerdo como el Señor quiere llevarnos, y podemos no verlos si no prestamos atención en la conexión.

En Génesis 11:2 “Y aconteció que según iban hacia el oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí.” Ellos no estaban interesados en poblar la tierra, sino que se establecieron y querían quedarse en Sinar. Según Isaías 43:7 nuestro propósito en la vida es glorificar a Dios, y 1 Samuel 15:23 nos instruye: “Porque la rebelión es como pecado de adivinación, y la desobediencia, como iniquidad e idolatría. Por cuanto has desechado la palabra del Señor, Él también te ha desechado para que no seas rey.

La desobediencia deshonra a Dios. Tenemos que recordar que el pecado es más profundo no es solamente desobedecer, estamos en rebeldía y tampoco estamos dando testimonio a Dios quien merece toda la gloria. Hay otro pecado que se nota aquí, y es el pecado del orgullo.

Vemos en Génesis 11:4 “Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta los cielos, y hagámonos un nombre famoso, para que no seamos dispersados sobre la faz de toda la tierra.” Es increíble que no solamente querían desobedecer, sino que pensaron que la misma desobediencia los iba a hacer famosos. Esto es una falta de conocimiento de la soberanía de Dios, porque no se dieron cuenta que Él es quien cambia los tiempos y las edades como dice Daniel 2:21, quita reyes y pone reyes.  Oseas 4:6 dice: “Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento…

Es importante para los creyentes entender, y obedecer nuestro deber ante Dios porque Proverbios 19:21 nos dice: “Muchos son los planes en el corazón del hombre, mas el consejo del Señor permanecerá.” Si queremos tener éxito, necesitamos buscar el plan de Dios y seguirlo. Por eso el estudio de esta semana es llamado “La Frustración de edificar un reino sin Dios” En Génesis 10 leemos que los hijos de Noé fueron obedientes en tener hijos, sin embargo, llegamos al capítulo 11 y vemos que el Pueblo quería edificar una ciudad.

Especulamos que ellos se sentían más seguros viviendo juntos en un lugar y esto tiene lógica cuando pensamos de manera mundana. El problema es que la única seguridad que tenemos es cuando estamos caminando con el Señor. Aun en medio del peligro Él es la única seguridad que tenemos.

Las acciones de los descendientes de Noé demostraron no solamente la desobediencia, sino que sus acciones probaban que estaban contentos con el mundo, familiarizados con el mundo y mucho cuidado hoy en día con nosotros porque tendemos a hacer lo mismo. Ellos querían la seguridad y protección de vivir juntos, demostrando que ellos reconocieron que había peligro, por lo menos subconscientemente, y al mismo tiempo valoraban más el aquí y el ahora sobre lo que Dios había preparado para ellos, porque el versículo 4 dice: hagámonos un nombre famoso.

Ellos estaban poniendo más valor en la seguridad y en la productividad por trabajar juntos y en el significado según los ojos del mundo que en lo que glorifica el nombre de Dios. Este deseo de hacer lo que yo quiero, comenzó en el jardín y sigue hasta hoy en día. La gente haría cualquier cosa para obtener riqueza y fama, se nota que en los versículos 3 y 4 se repite 3 veces “vamos fabriquemos, vamos edifiquemos, edifiquémonos y hagámonos…” Dios está interesado en que trabajemos juntos, Él quiere que tengamos paz, sin embargo Él quiere que mantengamos la paz como Romanos 12:18 nos dice: “Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres.” 

Hoy nos preguntamos: ¿Qué tiene que ver la Torre de Babel con Jesús? ¿Estamos edificando nuestro propio nombre? ¿Nuestro propio reino? ¿Estamos preocupadas por compartir con los demás del Evangelio de la Gracia de Dios?

Salmos 34:14 nos completa la idea al instruirnos “Apártate del mal y haz el bien, busca la paz y síguela.” En este caso, los de la torre de Babel no estaban apartándose del mal, sino que ellos se estimulaban el uno al otro para la rebeldía. Y esto es sedición porque están tratando de organizar al pueblo a la desobediencia. Mientras que colosenses 3:23 nos dice: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres.

Leamos la respuesta de Dios a los de la torre de Babel en Génesis 11:5 “Y el Señor descendió para ver la ciudad y la torre que habían edificado los hijos de los hombres” y nos preguntamos: ¿Dios tenía que bajar a verlos? Claro que no, Él es omnipresente y omnisciente. Entonces ¿Por qué lo escribió así? Dios tiene un propósito en todo. Especulamos que ellos están tratando de edificar una torre tan alta que llegue al cielo y posiblemente Dios está diciendo que no importa lo alta que sea la torre o lo que fabriquen, eso no llegaría cerca de donde Él está, porque Él es infinito. Notamos también que Dios los llama “los hijos de los hombres”.

Especulando de nuevo, los primeros seres humanos, también desobedecieron. Creemos que Dios está diciendo que están haciendo lo mismo que sus ancestros.

 

Y dijo el Señor: He aquí, son un solo pueblo y todos ellos tienen la misma lengua. Y esto es lo que han comenzado a hacer, y ahora nada de lo que se propongan hacer les será imposible.

Génesis 11:6

 

Este versículo podría prestarse a confusión. ¿Ustedes creen que Dios tenía miedo a que hicieran cosas que Él no podía controlar? Claro que no, Dios es soberano y controla todo. Recordemos que esto es justo después del diluvio y Génesis 6:5 nos dice a qué nivel de maldad llegó la humanidad. Dios en su misericordia estaba ayudándolos a no llegar a este punto donde serían una amenaza a sí mismos causándose daño. Dios trata de protegernos.

 

• • •

 

Con esta afirmación terminamos el día de hoy, esperamos nos acompañes el próximo miércoles para continuar estudiando “La frustración de edificar un reino sin Dios” en este bello estudio de “Encontrando a Jesús en el A.T.

 

Recuerda de orar y visitar Mujer para la Gloria de Diospara que puedas escuchar el estudio y contestar tu cuestionario mientras eres edificada con la hermana Cathy Scheraldi de Núñez, quien nos ha dado la oportunidad de compartir este bello estudio de su autoría.

¡Nos leemos pronto!

 

En Su Gracia

K A R L A

 

 

 

Karla Martínez de Fernández hija y sierva de Dios por gracia.  Esposa de Jorge Carlos y madre de Daniel, Santiago y Matías. Blogger en www.soymujerdevalor.com desde donde comparte con las mujeres su pasión por la Palabra de Dios, para saborear y atesorar la belleza del Evangelio en nuestro diario vivir para con ello vivir para la Gloria de Dios.

Visto 90 veces