IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

13 de Junio de 2018

La zarza que no se consume (2da parte)

Hola mi amada hermana, hoy continuamos escudriñando a través de la historia de Moisés para encontrar a Jesús en ella.

Recuerda que, si no has descargado el cuestionario correspondiente a este tema, lo puedes hacer directamente aquí, sin costo alguno para que puedas ir contestándolo conforme estudies con nosotras. 

 

• • •

 

En Éxodo 6 el ángel se auto definió como “Yo soy” y al Jesús definirse también como “Yo soy” estaba diciendo que Él mismo había sido quien habló con Moisés en la zarza ardiente.

El hecho de que el ángel se llamara a sí mismo “Yo Soy” significa que él es eterno, auto existente e inmutable; significa también que siempre ha existido y siempre existirá, por eso hebreos 13:8 clama: “Jesús es el mismo ayer, y hoy y por los siglos”

En el libro de Juan podemos encontrar en muchas ocasiones la expresión de Yo soy. Él dijo “Yo soy la puerta, si alguno entra por mí, será salvo, entrará y saldrá y hallará pasto” (Juan 10:9). Sólo uno nos puede dar salvación y ese es Jesús.

En Juan 6:35 dijo: “Jesús les dijo: Yo soy el pan de la vida; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed.” Solamente Dios es capaz de quitarnos el hambre y la sed para siempre, porque la realidad es que Él es el único que puede satisfacer nuestra alma eterna.

En Juan 8:12 dijo también: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.”  Y en 1 Juan 1:5 nos dice: “Y este es el mensaje que hemos oído de Él que os anunciamos: Dios es luz, y en Él no hay tiniebla alguna.” Es importante entender que cuando la Biblia habla de las tinieblas, puede estarse refiriendo al pecado y al reino de las tinieblas. Y como Jesús no tenía una naturaleza pecaminosa y vivió una vida perfecta, Él vivió en la luz, sin embargo, es mucho más que esto, Él es la luz porque “ni aun las tinieblas son obscuras para ti y la noche brilla como el día, las tinieblas y la luz son iguales para ti” (Salmo 139:12).

Y como Él es Dios y juez a la vez, nos avisa en Lucas 12:2-3 “Y nada hay encubierto que no haya de ser revelado, ni oculto que no haya de saberse. Por lo cual, todo lo que habéis dicho en la oscuridad se oirá a la luz, y lo que habéis susurrado en las habitaciones interiores, será proclamado desde las azoteas.” 

Juan 10:11 nos dijo respecto a Su plan para con sus hijos: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas.” Solamente un Dios 3 veces Santo es el único que podía dar su vida porque la vivió sin pecado.

Romanos 3:10 nos dice: “No hay justo, ni aun uno”

Y Él dijo en Juan 14:6 “Yo soy el camino, y la verdad y la vida nadie viene al Padre sino por mí”. Notemos que no dice sígueme sino soy el camino. Cada vez que Jesús le decía a una persona “sígueme” les estaba llamando para ser un discípulo de Él como Mateo 4:19 nos dice: “Seguidme, y yo os haré pescadores de hombres.” O cuando instruye a que lo imitaran como en Mateo 6:24 que dice: “Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” Sin embargo, cuando Jesús hablaba sobre la salvación su respuesta era Yo soy el camino. Obviamente todos aquellos que son salvos deben seguir sus instrucciones, enseñanzas y mandatos, sin embargo, como sabemos que no podemos ganar el cielo si no fuera por la entrada dada por su obrar en la cruz, por tanto, Él es el único camino.

Jesús siempre decía la verdad y fue reconocido por las personas a su rededor como verás, porque leemos en Mateo 22:16 “Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios con verdad, y no buscas el favor de nadie, porque eres imparcial.” Jesús dice que Él es la verdad. Juan 17:17 nos dice “Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad.”  Y sabemos que Él es la Palabra porque en Juan 1:1 nos dice: “En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.” 

La palabra hebrea usada para verbo es logos que significa “La palabra” de nuevo implicando que para vivir la verdad tenemos que estar en Él como Colosenses 2:6-7 nos enseña: “Por tanto, de la manera que recibisteis a Cristo Jesús el Señor, así andad en Él;firmemente arraigados y edificados en Él y confirmados en vuestra fe, tal como fuisteis instruidos, rebosando de gratitud.” No es caminando con Él, es caminando en Él.

El último Yo soy, se refiere a que Él es la vida o Zoe en griego, y no significa solamente vida física sino vida plena, que pertenece a Dios, una vida dedicada a Dios que durará por la eternidad refiriéndose a la vida más allá de la física, y de nuevo sugiriendo que Jesús es Dios.

Él es el creador de todo, como Colosenses 1:15-16 nos dice: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en El fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para Él.”

El versículo 17 demuestra que sin Él no podemos mantenernos con vida, ni física ni espiritual como leemos: “Y Él es antes de todas las cosas, y en Él todas las cosas permanecen.”

Es increíble cuando pensamos que Él es la vida y que dio por nosotras su vida, por esto Pablo exalta en Romanos 11:33 “¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos!” Jesús que es Eterno, que no tiene principio ni fin había de morir para el perdón de nuestros pecados. Dios no puede morir, sin embargo, Jesús el hombre, sí y vemos la unión de ambos en Juan 10:17-18 cuando Jesús dijo: “Por eso el Padre me ama, porque yo doy mi vida para tomarla de nuevo. Nadie me la quita, sino que yo la doy de mi propia voluntad. Tengo autoridad para darla, y tengo autoridad para tomarla de nuevo. Este mandamiento recibí de mi Padre.”

Es Él que voluntariamente dio su vida es algo importante, porque a veces creemos que fueron los romanos, los judíos y no, Él dio su vida por amor a nosotros.

 

• • •

 

Por hoy terminamos el estudio esperando que haya sido de mucha bendición, te pedimos que no dejes de visitarnos el próximo viernes para terminar con este tema de “La zarza ardiente

Recuerda de orar y visitar Mujer para la Gloria de Dios para que puedas escuchar el estudio y contestar tu cuestionario mientras escuchas y eres edificada con la hermana Cathy Scheraldi de Núñez, quien nos ha dado la oportunidad de compartir este bello estudio de su autoría.

¡Nos leemos pronto!

 

En Su Gracia

K A R L A

 

 

 

Karla Martínez de Fernández hija y sierva de Dios por gracia.  Esposa de Jorge Carlos y madre de Daniel, Santiago y Matías. Blogger en www.soymujerdevalor.com desde donde comparte con las mujeres su pasión por la Palabra de Dios, para saborear y atesorar la belleza del Evangelio en nuestro diario vivir para con ello vivir para la Gloria de Dios.

 

Visto 29 veces