IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

09 de Octubre de 2018

¿Piedra o Arena?

“¿Nunca leísteis en las Escrituras: “La piedra que desecharon los constructores, esa, en piedra angular se ha convertido; esto fue hecho de parte del Señor, y es maravilloso a nuestros ojos”? (Mateo 21: 42).

 

En estos tiempos el tema del “fitness” se ha vuelto tendencia. Un sinnúmero de mujeres desea ese cuerpo ideal, marcado, tonificado y sin celulitis. Nos sacrificamos por tener un cuerpo perfecto haciendo de todo por verlo atlético, sacando horas ejercitándolo. Es increíble como rendimos culto al cuerpo sin darnos cuenta, y no digo que este mal, porque nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, y debemos cuidarlo haciendo un balance de lo que ingerimos y hacemos.

Podríamos decir que la salud es una palabra muy amplia, la cual involucra el cuerpo, las emociones y el espíritu, pero de qué nos vale cuidar tanto lo de afuera si nuestro interior, nuestro espíritu, que es lo que realmente importa y vale, está abandonado y descuidado. Nos hemos olvidado de nutrir nuestro espíritu para que este, dentro de nosotros dé fruto y seamos instrumentos de bendición para el mundo. ¿Cómo lo estamos alimentando?  En nuestro día a día planificamos todo lo que haremos, ¿pero estoy sacando tiempo para pasarlo a solas con Dios, buscándolo en oración y meditando en su Palabra?  ¿Qué estoy haciendo por buscarlo de manera intencional? ¿O se me olvida, y mi agenda está tan llena de responsabilidades, que necesito agregarle más horas a mi día para terminar todo lo que debo hacer?

Jesús dijo en Mateo 21.42: ¿Nunca leísteis en las escrituras: “La piedra que desecharon los constructores, esa, en piedra angular se ha convertido; esto fue hecho de parte del Señor, ¿y es maravilloso a nuestros ojos”?

Pero, ¿qué significado tiene el término “piedra angular” fuera de las Escrituras?

En construcción la piedra angular de un edificio, además de ser parte del fundamento, y, por lo tanto, además de sostener la superestructura, da terminación a su forma, porque, colocada en la esquina formada por la unión de las dos murallas primarias, determina la disposición de las murallas y todos los tabiques. Todas las demás piedras deben ajustarse a esta piedra del ángulo.

En la Biblia cuando se refiere a la piedra, habla claramente de que es CRISTO MISMO; la piedra que desecharon los constructores fue a Jesucristo. ¿Pero a quienes constituye como constructores? A los líderes de Israel: los principales sacerdotes, escribas, ancianos y todos sus seguidores, por lo tanto, la nación como un todo. ¡Esos son los constructores que no creyeron en el Hijo de Dios y fueron desobedientes a su palabra!  Pero algo maravilloso iba a suceder, la piedra desechada se iba a convertir en la piedra angular. ¡El Cristo crucificado resucitaría triunfante!

1 Corintios 3:11 dice: “Pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, el cual es Jesucristo”. Un fundamento es el origen o principio donde se asienta cualquier cosa, cimiento, suelo u obra hecha bajo un terreno para servir de soporte firme en una construcción. Existen demasiadas cosas que pueden ser roca, cimiento o fundamento de tu vida. Hoy día la mayoría de gente afirma que su fundamento está en Cristo, pero cuando vienen las pruebas, situaciones o circunstancias difíciles se dan cuenta que no están cimentados sobre la Roca que es Cristo. Mateo 7:24-27 establece: Por tanto cualquiera que oye las palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un sobre sabio que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó porque había sido fundada sobre la roca; Y todo el que oye las palabras mías y no las pone en práctica, será semejante a un hombre insensato que fundó su casa sobre la arena y cayó la lluvia, vinieron torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayo, y grande fue su destrucción.

¿Has construido tu vida sobre la piedra angular que es Jesucristo el Hijo de Dios?

Construir nuestra vida sobre la arena sería alimentar más lo externo, lo pasajero, lo que no permanecerá para siempre; ejemplo de esto sería la apariencia, el cuerpo (como bien lo expresé al iniciar esta reflexión), los deseos carnales y la vanidad de la vida. Pero cuando verdaderamente plantamos nuestra vida, nuestro matrimonio, hijos, finanzas, salud, en la Roca inconmovible que es Cristo, nada nos va a mover, nada nos va a destruir, pues permanecemos paradas firmes en Él.  

1 Pedro 2.6 dice: “Pues esto se encuentra en la Escritura. He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa y el que creyera en él no será avergonzado”.

¡Qué maravilloso es tener la vida y todos sus aspectos cimentados en esta preciosa piedra principal del ángulo, la cual es Jesucristo!  Como mencionamos anteriormente, que en un edificio todas las piedras deben ajustarse a la piedra del ángulo, esto aplica a que nosotras las hijas de Dios, para hacerlo Rey y Señor de nuestras vidas debemos escudriñar su palabra, ponerla en práctica y buscarlo en espíritu y en verdad. No siendo como los constructores que lo desecharon y fueron desobedientes. Y tú, ¿sobre qué tienes fundada tu vida? ¡Sé prudente y funda tu casa sobre la Roca!

 

 

Julissa García

Visto 124 veces