IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

04 de Enero de 2019

Resoluciones de una mujer sabia ante el nuevo año que Dios nos regala

Por  Vilma Mata de Méndez

Enséñanos a contar de tal modo nuestros días que traigamos al corazón sabiduría. Salmo 90:12

La palabra resolución no es de uso común. La primera vez que la escuche fue por el Teólogo Jonathan Edwards, quien escribió 70 resoluciones para su vida de las cuales algunas de ellas se hacen eco en la mía hoy:

 

Resuelvo:

• No perder el tiempo sino aprovecharlo.

• Nunca hacer nada por venganza.

• Indagar todas las noches al ir a la cama, en que cosas he sido negligente; que pecado he cometido.

• Estudiar las Escrituras firmemente hasta percibir que estoy creciendo.

• Jamás permitir en mi la más mínima emoción de ira hacia seres irracionales.

• Nunca hablar algo negativo de alguien, que podría tender a la deshonra, ni menos o más, a excepción de hablar solo lo realmente bueno.

 • Mantener la más estricta moderación en el comer y beber.

¿Qué es una Resolución Bíblica?

Es buscar una solución de acuerdo con la Biblia y tomar una determinación acorde a la voluntad de Dios en Su Palabra con respecto a una dificultad, duda, o circunstancia.

Con la entrada a un nuevo año nos vienen muchas interrogantes como mujeres que queremos agradar a nuestro Señor.  Es un tiempo de evaluación, de introspección, donde muchas empresas, e individuos hacen un inventario de sus actos, acciones y acontecimientos de su vida en general.   Al analizarnos, tomamos resoluciones o determinaciones específicamente en nuestra vida espiritual, como hijas santas, amadas, escogidas, como solteras, viudas, divorciadas, esposas, madres solteras, como mujeres que trabajamos en el hogar, así como madres que trabajamos fuera del hogar. Además, como estudiantes, empleadas, amigas, como hijas, debemos iniciar buscando el rostro de Dios.

Te invito a acompañarme a reflexionar sobre algunas resoluciones bíblicas que podemos aplicar a nuestras vidas:

• Pensar y desarrollar un lema basado en la Palabra para el próximo año: Personalmente, he escogido Jer 33:3 “Clama a mí, y yo te responderé y te revelare cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces.” Quiero más de Dios, de sus nombres, de sus atributos, de su Palabra.

• Desarrollar una agenda escrita por prioridades bíblicas, 1. Dios 2. Esposo (si estoy casada) 3. Padres (si estoy soltera) 4. Hijos 5. Parientes (6) Trabajo fuera de casa (7) Poner mis dones y talentos al servicio del pueblo de Dios.

• Trabajar en por lo menos uno de los frutos del Espíritu Santo que necesito desarrollar y aplicarlos dentro de mi familia o empleo: Gozo y contentamiento en lugar de la queja y la amargura; paz en lugar de estrés o ansiedad; paciencia en soportar a los demás; benignidad y dejar la venganza al Señor; bondad y generosidad. Mansedumbre en lugar de ira y templanza.

• Identificar disciplinas espirituales que quiero mejorar, en las cuales quiero crecer y quizás las tengo descuidadas. Tomar y leer la Biblia antes de abrir mi teléfono.

• Orar por más tiempo, hacer una lista de oración, hacer lista de acciones de gracias, leer la Biblia por más horas, resolver congregarme independientemente de las circunstancias y adorar y cantar a Dios con gozo y alegría,

• Implementar algunos de los siguientes medios de gracia como servir de mentora, discipular, aconsejar.

• Resolución con respecto a la Palabra:

• Resuelvo o me comprometo a hacer un estudio bíblico de un libro con un grupo; estudiar y profundizar un libro especifico de la Biblia.

 Resolución con respecto a mi carácter:

• Me comprometo a mortificar los siguientes pecados: Gritería, maledicencia, ira, envidia, amargura, resentimiento, descontento, chisme, calumnia. (Efesios 4)

• Resuelvo cultivar el dominio propio individual, al comer, al hacer ejercicio, al dormir, al hablar, al ver películas en Netflix. (Gálatas 5)

• Resuelvo hacer un diario con una lista de oración por mi esposo e hijos.

• Resuelvo cultivar el respeto hacia mi esposo tanto en el tono de voz como en lo que le hablo (Efesios 5:33)

• Resuelvo cultivar la reverencia en mi porte. (Tito 2:5)

• Resuelvo cultivar la transformación; con la obediencia no perfección

• Resuelvo ser transformada, por la renovación de la mente. (Rom 12)

• Resuelvo ver la gracia de Dios en la vida de otras personas en lugar de criticar.

• Resuelvo amar a mi esposo e hijos y cuidar mi casa. (Tito 2:3-5)

• Resuelvo ser de un espíritu tierno y sereno que es de gran estima delante de Dios. (1Ped.3:4)

• Resuelvo adornarme de buenas obras como a mujeres de piedad. (1Timoteo)

Vilma Mata de Méndez

Visto 3960 veces