IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

09 de Julio de 2019

Sabiduría al hablar

Por  Anny Mañón de Mirabal

Hablamos, hablamos, y hablamos... y a veces hasta sin audiencia que esté escuchando lo que decimos.

Estudios realizados han demostrado que las mujeres utilizamos una media de 20.000 palabras al día, pero ¿Cuál es el uso que le damos a esas palabras? ¿Edificamos o destruimos? ¿Alentamos o desalentamos? ¿Muestran nuestro caminar con Cristo? ¿O nuestra vieja naturaleza inclinada siempre a pecar? ¿Muestran sabiduría o insensatez?

Como mujer soy llamada a que mi hablar refleje el carácter de Cristo, Aquel que menciona el salmista: “de Sus labios se desprenden palabras amables” (Sal 45:2, NTV), haciendo referencia a nuestro amado Salvador y Señor Jesús. ¡Cristo es la sabiduría de Dios! (1Co 1:24).

Hay un área en nuestras vidas donde se evidencia claramente nuestro carácter y es en nuestra forma de hablar. La palabra carácter (en griego, charakter o charassa) significa grabador. Y literalmente significa “la marca grabada en una cosa que la distingue de las demás” una señal o marca que se imprime, pinta o esculpe. Y la palabra cristiano (en griego, christianós) significa perteneciente a la vida de Cristo. Por tanto, grabar o esculpir la vida de Cristo en el creyente, significa que refleje a Cristo en cada área de su vida.

La manifestación de ese nuevo carácter que hemos recibido de Dios por la obra regeneradora del Espíritu Santo debe ser aplicada en nuestra relación con Dios (vida privada), y luego con relación a nuestro prójimo (vida pública). Nuestra vida privada; donde ejercitamos nuestras disciplinas espirituales, debe estar arraigada y fundamentada en la Palabra de Dios y el fruto de ésta será visible en nuestra vida relacional. Nuestra vida pública es una manifestación de nuestra relación íntima con nuestro Dios. Así que el cristianismo es una coherencia entre lo que se cree y lo que vivimos.

“El temor del Señor es el principio de la sabiduría” (Pro 1:7b),de tal manera cuando hablamos con sabiduría mostramos el temor reverente a nuestro Dios, no queriendo ser insensatas sino sabias para que Él sea agradado y glorificado en nuestras vidas.

La Palabra de Dios da testimonio de la mujer piadosa: “Abre su boca con sabiduría y hay enseñanza de bondad en su lengua” (Pro 31:26). De manera que una evidencia que nuestras vidas están siendo gobernadas por El Espíritu Santo de Dios, es la presencia de bondad en nuestro hablar.

En relación al versículo “Aguas profundas son las palabras de la boca del hombre; arroyo que fluye, la fuente de sabiduría” (Pro 18:4 LBLA). Matthew Henry comenta queel manantial de la sabiduría en el corazón de un creyente suministra continuamente palabras de sabiduría. En la NTV dice “Las palabras sabias son como aguas profundas; la sabiduría fluye del sabio como un arroyo burbujeante”. Necesitamos estar pegadas de la fuente; nuevamente nuestro amado Salvador, quien es en nosotras la sabiduría de Dios del cual está brotando continuamente esa agua viva para vida eterna.

Por el contrario, cuando la sabiduría es escasa en nuestro hablar: “La lengua puede traer vida o muerte; los que hablan mucho cosecharán las consecuencias. En las muchas palabras no falta pecado y sólo la prudencia refrena la lengua” (Pro 18:21).La Palabra de Dios en Pro 10:19, advierte que: “Hablar demasiado conduce al pecado. Y exhorta a: Ser prudentes y mantener la boca cerrada", y muestra en Pro 16:21 que “el sabio de corazón será llamado prudente”. Así que la prudencia está envuelta como un regalo en la sabiduría.

Debemos tener presente que las palabras son pensamientos antes de salir de nuestros labios por lo que debemos filtrarlos a través de la Palabra de Dios.

Hay algunos principios bíblicos que podemos observar:

Llenemos nuestro corazón de cosas buenas.

• Pro 4:23 ”Con toda diligencia, guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida”.

• Fili 4:8 (NTV) “Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Pensemos en cosas excelentes y dignas de alabanza”. Será mas fácil desechar los malos pensamientos.

• Ef 5:3. La mente se nutre de lo que vemos y leemos, evitemos diversiones violentas e inmorales,

• Ef 4:23 Concentrémonos en ideas que den Gloria a Dios, renovando tu mente continuamente

Pensemos dos veces, antes de Hablar

• Pro 12:8. La lengua de los sabios sana. No hablemos con dureza e irreflexivamente.

• Pro 15:28, 23. Meditemos antes de responder. No nos apresuremos. Aprendamos a esperar el tiempo oportuno de Dios para hablar.

Pidamos a Dios ayuda

• Sal 19:14. Poder utilizar el don del habla con sabiduría en todo tiempo, esto es agradable a Dios.

• Pro 18:20-21. Queremos producir vida y no muerte dando honra y satisfacción a Dios primeramente y a nuestro prójimo.

Mirémonos en el espejo de La Palabra de Dios

• Stg 1:23-25 La Palabra de Dios es como un espejo en el cual podemos examinarnos con detenimiento.

• Pro 15:1. La respuesta cuando es apacible lo cambia y calma aun las circunstancias difíciles.

• Ef 4:29 ¿Son edificantes mis palabras?

Que nuestro hablar siempre sea con gracia

Debemos depender de la gracia de Dios que sobreabunda sobre la vida de Sus hijas y pedirle que Su gracia sea derramada en nuestros labios para edificar, construir, alentar y dar vida a nuestro derredor (Col 4:6). ¡Que la dulce fragancia de Jesús sea esparcida donde sus hijas sean colocadas al abrir sus labios con sabiduría para edificación de Su pueblo!

Anny Mañón de Mirabal

Hija de Dios por Su Gracia y Misericordia inmerecida por casi 25 años.  Casada por 35 años con Justo Mirabal Díaz. Mamá de 3 y abuela de 4.   Egresada del Instituto Integridad & Sabiduría. Diaconisa en Iglesia Bautista Internacional (IBI) donde sirve en el Cuerpo de Consejeros, en el equipo del Ministerio Discipulado Matrimonial y en el Ministerio de Mujeres Ezer.

Visto 770 veces