IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

22 de Octubre de 2019

Un plan salvador por un Hijo obediente

“Entonces, ya seas que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31)

Como misionera he tenido la oportunidad de estar en diferentes países donde el Señor nos ha llevado a cumplir el llamado que Él nos ha dado, y una de las cosas que me ha dado tristeza es ver cómo muchas personas solo esperan que aquellos que estamos en el ministerio y sus familias a tiempo completo, porque El Señor lo ha dispuesto así, seamos los que vivamos para la gloria de Dios en cada aspecto de nuestra vida, y así debe ser; sin embargo, cada uno de nosotros ,como creyentes en Cristo, somos llamados también a vivir para la gloria de Dios.

Ejemplo tenemos en la Escrituras, y vemos que desde Génesis hasta Apocalipsis estas nos apuntan a Cristo, el Hijo del Padre Celestial, quien dio Su vida por el perdón de nuestros pecados, vivió para la gloria del Padre, y este a su vez le confió todo juicio.

“Porque ni aun el Padre juzga a nadie, sino que todo juicio se lo ha confiado al Hijo, para que todos honren al Hijo, así como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió” (Juan 5:22-23).

El Salmo 8 nos muestra el gran valor que tenemos para Dios, y cómo por ese amor fue que nos envió a Su Hijo, para cumplir Su plan redentor.

“digo: ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo cuides? ¡Sin embargo, lo has hecho un poco menor que los ángeles, y lo coronas de Gloria y majestad!” (Salmo 8: 4-5).

Esto hace alusión a Jesús, quien “aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús SE DOBLE TODA RODILLA de los que están en el cielo y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para Gloria de Dios Padre” (Filipenses 2:6-11).

En el Nuevo Testamento también encontramos varias referencias a este hermoso Salmo, que nos lleva a Cristo.

“Porque Dios HA PUESTO TODO EN SUJECIÓN BAJO SUS PIES. Pero cuando dice todas las cosas le están sujetas, es evidente que se exceptúa a aquel que ha sometido a Él todas las cosas” (1 Corintios 15:27).

“QUE ES EL HOMBRE PARA QUE DE ÉL TE ACUERDES, O EL HIJO DEL HOMBRE PARA QUE TE INTERESES EN ÉL? LE HAS HECHO UN POCO INFERIOR A LOS ANGELES; LE HAS CORONADO DE GLORIA Y HONOR, Y LE HAS PUESTO SOBRE LAS OBRAS DE TUS MANOS; TODO LO HAS SUJETADO BAJO SUS PIES” (Hebreos 2:6-8).

Ante esta gran verdad, ¿qué espera el Señor que nosotras hagamos? Que vivamos vidas que le agraden y le glorifiquen en todo tiempo.

¿Cómo podemos hacer esto? A través del Espíritu Santo que mora en cada creyente; debemos andar en el Espíritu, como nos lo dice Gálatas 5:16-17: “Digo pues: Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne.

Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues estos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis”

Le glorificamos cuando permanecemos en Él, apegadas como los pámpanos a la Vid Verdadera, en obediencia a su Palabra, llevando mucho fruto; cosechando el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23), permaneciendo en su amor.

Al vivir en un mundo caído donde pecamos cada día, debemos venir al trono de la gracia a pedir perdón, y en Su gracia y Misericordia, Él nos perdona, nos restaura; y hay esperanza para seguir dándole gloria a Su nombre. No hay pecado que ÉL no perdone cuando venimos en arrepentimiento, con el corazón quebrantado (Salmo 51:7).

Este Hijo obediente cumple a cabalidad el plan Salvador diseñado y dispuesto por el Padre, no conforme a los estándares del mundo, cultura, costumbres y formas de pensar del hombre natural, sino según sus principios y propósitos, a su manera, para que la Gloria sea solo de Él.

“Pues considerad, hermanos vuestro llamamiento ; no hubo muchos sabios conforme a la carne , ni muchos poderosos, ni muchos nobles ; sino que Dios ha escogido lo necio del mundo , para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es; para que nadie se jacte delante de Dios. Mas por obra suya estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios, y justificación, y santificación, y redención, para que, tal como está escrito: EL QUE SE GLORÍA, QUE SE GLORÍE EN EL SEÑOR” (1 Corintios 1:26-31).

Es necesario que cada día de nuestra vida recordemos el evangelio; que se trata de Él, para Él y Su Gloria. Sin importar en que etapa de la vida estemos, como esposas, madres, abuelas, adultas, jóvenes, en el trabajo, como estudiante, como profesional, si servimos a tiempo completo en el ministerio o no, todo lo debemos hacer para la gloria del Señor.

Tenemos el ejemplo de Cristo según vemos en Juan 17:4 “Yo te glorifiqué en la tierra, habiendo terminado la obra que me diste que hiciera”. Además, recordemos 1 Juan 2:6: “El que dice que permanece en El, debe andar como El anduvo”.

Así que, los animo amadas, a que podamos evaluar nuestras vidas en todo tiempo, nos preguntemos y respondamos con honestidad:

¿Muestran nuestras vidas la gloria de Jesucristo?

Que El Señor nos ayude a ser sensibles a esta pregunta cada momento de nuestras vidas, y a mirar con gracia y misericordia a aquellas que no la están mostrando; que podamos orar, pedirle al Señor que les confronte por su pecado, que sean quebrantadas y puedan ser restauradas, para que glorifiquen al Señor con sus vidas.

¡Al Señor toda la Gloria!

 

 

Liliana Llambés

Visto 266 veces