IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

19 de Noviembre de 2019

Encontrar la gracia de Dios mientras esperas a un hijo pródigo

Por  Betsy Childs Howard

El Hijo Pródigo

Susan recuerda a su primogénito Martin como un niño encantador. Era tierno, divertido, y amaba a su hermanita. Cuando Martin tenía nueve años, su padre se fue. Si bien Susan sabe que esto hirió profundamente a su hijo, él nunca habló mucho de eso ni reconoció que le molestaba. Martin continuó siendo un buen niño y un buen estudiante en su adolescencia. Se fue a la universidad y fue aceptado en la facultad de derecho. Susan notó que parecía estar luchando un poco en su último año de universidad, pero se dijo a sí misma que no se preocupara.

Durante el primer semestre de la escuela de posgrado de Martin, su vida comenzó a desmoronarse. Susan encontró marihuana en su habitación. Si bien el descubrimiento fue devastador, se dijo a sí misma: "Ahora que lo atrapé, él la dejará". Martin no renunció y tuvo que abandonar la escuela de posgrado. Descendió en espiral cuando la adicción a las drogas lo atrapó y se convirtió en la fuerza impulsora de su vida.

Susan estaba devastada. No podía entender por qué le estaba pasando esto a su precioso hijo. Ella se preguntó por qué los hijos de otros padres salieron bien. ¡Se suponía que esto no le pasaría a su familia! El dolor de ver a su hijo destruirse a sí mismo la consumió. Ella pensaba en él todo el tiempo.

Mientras Martin continuó durante años en medio de la adicción, Susan pasó por diferentes fases de dolor y emoción. A veces ella se distanciaba de él. Ella retrocedía e intentaba no pensar en eso o descubrir qué estaba pasando con él. Ella enterraría su dolor. Durante años luchó con Dios, preguntándole por qué había permitido que esto le sucediera a su hijo. Un día, cuando estaba orando, finalmente entendió la respuesta a su pregunta. La vida de adicción de Martin no fue una sorpresa para Dios, y él había elegido soberanamente a Susan como su madre.

Esta comprensión reorientó el pensamiento de Susan. Le permitió ver a Martin no como un problema a resolver, sino como alguien que Dios le había confiado para amar sin importar qué.

No es difícil entender cómo el amor de un padre por un hijo pródigo puede ser una parábola del reino porque ese es el punto de la parábola más famosa que Jesús contó. En Lucas 15, Jesús cuenta la historia de un hombre rico con dos hijos. Uno solicita su herencia temprano, se va de casa y vive como si no hubiera un mañana. Su estilo de vida despilfarrador llega a su fin cuando se queda sin dinero y toca fondo. Se hace emplear por un criador de cerdos, pero tiene tanta hambre que incluso la comida de los cerdos le parece buena.

Cuando vuelve en sí, se da cuenta de que si va a ser un sirviente, bien podría ser un sirviente en la casa de su padre, donde las manos contratadas están bien alimentadas. No sabemos si se ha arrepentido o lamenta el dolor que le ha causado a su padre. Pero sí sabemos que su padre lo abrazó antes de que pudiera decir una palabra de su boca. No fue un sirviente, sino que se lo celebra como si fuera un héroe de guerra que regresa. El padre quiere que todos a su alrededor compartan su alegría, proclamando: “Porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado” (Lucas 15:24).

Jesús contó esta parábola, junto con la historia de la oveja perdida y la de la moneda perdida, en respuesta a los fariseos que lo confrontaron por comer con los pecadores. Al padre de la historia no le importaba que su hijo no tuviera nada que mostrar de su herencia o que hubiera estado pasando el rato con cerdos (impuro). Tenía a su hijo de vuelta. Jesús comió con los pecadores porque son los hijos e hijas pródigos de Dios. No se merecen un lugar en la mesa, pero Dios les ofrece uno porque los ama. No merecemos un lugar en la mesa, pero El nos da uno porque nos ama. Él es nuestro padre.

 

Jesús comió con los pecadores porque son los hijos e hijas pródigos de Dios.

 

La Esposa Pródiga

Hay otra parábola de un pródigo en la Biblia. Jesús no la cuenta; en cambio fue vivida en la vida real por el profeta Oseas. Dios le dijo a Oseas que se casara con una prostituta. La apartó de los hombres que la habían comprado, le dio un hogar y tuvo hijos con ella. Ella no se quedó con él, sino que huyó a su antigua vida, la vida de la que la había rescatado.

Dios no dejaría que Oseas dejara ir a su esposa. Le ordenó que fuera a comprarla de nuevo. Solo piense en lo doloroso que debe haber sido para un esposo cuya esposa se ha escapado de su provisión amorosa tener que comprarla de otro hombre. Pero Oseas lo hizo porque Dios lo hizo por nosotros. Aunque ella no lo había amado, él la amaba.

A través de la historia de Oseas, Dios envió un poderoso mensaje a Su pueblo. Aunque habían servido a otros dioses y huyeron de Su amor, El no había terminado con ellos. Los amaba y los redimiría para que pudieran volver a la seguridad de Su amor. Él dijo: “Yo sanaré su apostasía, los amaré generosamente, pues mi ira se ha apartado de ellos.” (Oseas 14:4).

Trágicamente, los esposos y las esposas aún viven esta dolorosa parábola hoy. Lynn y su esposo habían estado casados ​​por doce años cuando ella comenzó a darse cuenta de que había algo realmente malo en su matrimonio. Al principio no sospechaba de una aventura porque no podía creer que su esposo, un cristiano profeso, violaría sus votos matrimoniales. Era médico y a menudo trabajaba hasta tarde, pero una Nochebuena no volvió a casa.

Esa Navidad fue el comienzo de años de infidelidad, separaciones e intentos de reconciliación. El esposo de Lynn mentiría sobre sus aventuras, haciendo casi imposible saber, si alguna vez, su arrepentimiento fue genuino. Lynn recuerda vívidamente sentarse con él en una cafetería donde le pidió que lo perdonara por su infidelidad, mientras ella sabía que su plan después de salir de la cafetería era irse a dormir con otra mujer.

Lynn oró para que su esposo se arrepintiera. Pasaron cientos de horas de sesiones de consejerías juntos. Ella podría haberse divorciado de él desde el principio, pero el deseo de su corazón era que su relación y su familia se restablecieran. Ella no solo quería que dejara de tener aventuras y comenzara a vivir una vida recta. Ella anhelaba conocer su corazón, pero él no quería ser conocido. En cambio, la traicionó una y otra vez.

Si su cónyuge lo abandonó o si su cónyuge abandonó a Dios, como a Lynn, usted sabe algo del dolor que experimentó Oseas. Y sabes algo del dolor que Dios experimenta cada vez que uno de sus hijos abandona su firme amor por un placer fugaz que el mundo puede ofrecer. El no solo busca un buen comportamiento; Está buscando intimidad con nosotros.

Satanás, el Multitarea

Cuando Satanás persigue a nuestra familia, él también nos persigue. Le encanta matar dos pájaros de un tiro. Cuando su hijo o su cónyuge están atrapados en el pecado o la incredulidad, es muy tentador hacer de esa persona el centro de su fe. Su caminar espiritual puede convertirse no en su salvación a través de la fe en Cristo, sino en una campaña desesperada para salvar al hijo pródigo que ama. A medida que pasa el tiempo, si no ve una respuesta a sus oraciones por su hijo pródigo, puede tener la tentación de dudar.

Por el contrario, puede sentirse tentado a endurecer su corazón como lo hizo el hermano mayor en la parábola del hijo pródigo. Incluso mientras oras para que tu pródigo se arrepienta, puedes encontrarte comparando tu propio camino de vida y sentirte muy satisfecho contigo mismo. Puede que te encuentres pensando: "Nunca haría lo que él ha hecho", aunque no lo digas en voz alta. Cuidado con la auto justicia. Es tan destructiva para el alma como la promiscuidad, y mucho más engañosa.

Cuando Satanás ataca a alguien que amas, intenta atacar tu fe al mismo tiempo, ya sea por duda o por orgullo. No tienes que ser víctima de su esquema. Por la gracia de Dios, esperar a un hijo pródigo puede fortalecer tu fe.

Lynn tuvo un punto de inflexión cuando comenzó a asistir a una iglesia que enfatizaba la soberanía de Dios. “Recuerdo que muchas veces pensé, si Dios quisiera que las cosas fueran diferentes en nuestro matrimonio, podría cambiarlo en un instante. Pero él no estaba eligiendo hacer eso”. En lugar de sentir amargura hacia Dios, este reconocimiento le dio consuelo. Le ayudó a darse cuenta de que incluso la infidelidad de su esposo era algo que Dios podría usar para bien en su vida.

Lo mejor que puedes hacer por el hijo pródigo en tu vida es crecer en tu propia fe. Él o ella necesitan que seas una guerrera de oración, y los guerreros necesitan un buen alimento. Si persigues a Dios con todo tu corazón, alma y fuerza mientras espersa el regreso de tu hijo pródigo, se frustrará una de las estrategias favoritas de Satanás.

Una Parábola del Amor de Dios

El dolor por la relación rota con el hijo pródigo en tu vida te dará una idea del dolor que Dios siente cuando huimos de Él. La medida de lo que llegarías a hacer para restaurar a tu hijo pródigo refleja la perseverancia del Buen Pastor que sale en busca de sus ovejas. Al observar y esperar el regreso de tu hijo pródigo, estás viviendo una parábola del amor inmerecido de Dios por nosotros.

Pero aunque tu dolor es una imagen poderosa del dolor de Dios por los perdidos, tu amor, por fuerte que sea, es un reflejo imperfecto del Suyo. Como seres humanos pecaminosos, nuestro amor está a menudo mezclado con orgullo y egoísmo. Tal vez estés furiosa con tu hijo pródigo por destruir tu reputación. Tal vez hay momentos en los que quieres que sufra por lo que te ha hecho.

Si te encuentras respondiendo pecaminosamente a tu hijo pródigo, deja que ese pecado te envíe corriendo hacia tu Padre. Incluso mientras vives el papel de padre o cónyuge de un hijo pródigo, debemos recordar que en relación con Dios, todos somos hijos e hijas pródigos. Él está tan dispuesto a perdonarte por amar imperfectamente a tu hijo pródigo como el padre a perdonar a su hijo por malgastar su herencia.

Nada mejor ilustra la gracia de Dios que su amor por los pródigos. No regresan a Su favor. No espera a que se limpien antes de dejarlos entrar en Su presencia; les lava los pies y les da ropa limpia para que se la pongan.

Si amas a un pródigo, eres una encarnación viva del amor de Dios por los perdidos. El pródigo puede haber hecho todo lo posible para destruir tu confianza y buena voluntad, pero de todos modos lo amas. No lo amas porque se lo merece, sino porque es tuyo. Y así es como Dios te ama.

 

 

Betsy Howard (MA, Beeson Divinity School) es editora de la Coalición del Evangelio. Anteriormente trabajó para Beeson Divinity School y Ravi Zacharias International Ministries, y es colaboradora habitual de Gospel Coalition. Betsy vive en Manhattan con su esposo, Bernard, donde recientemente plantaron la Iglesia Anglicana del Buen Pastor.

Este artículo está adaptado de Temporada De Espera: Caminando Por Fe, Cuando los Tropiezos Retrasan los Sueños de Betsy Childs Howard.

*Traducción realizada por el equipo de Ezer con autorización de crossway.org

Visto 803 veces