IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

21 de Julio de 2020

3 privilegios de la intimidad con el Padre

Por  Tim Chester

A propósito que este mes celebramos el Día de los Padres…

1. Podemos hablar con Dios como un niño habla con su padre.

'El Espíritu . . . grita, “Abba, Padre" ' (Gálatas 4:6). El Espíritu nos da la confianza para dirigirnos a Dios como nuestro Padre. Tenemos varios amigos que han adoptado niños, y siempre es un momento especial cuando el niño adoptado comienza a llamarlos 'Mami' y 'Papi'. Dios es infinito, santo, majestuoso. Es un fuego consumador ante el cual los ángeles se cubren el rostro. El creo todas las cosas y las controla.  ¿Te puedes imaginar llamándolo "Padre"? ¡Claro que puedes! Lo haces todos los días cuando oras- la mayor parte de las veces sin siquiera pensarlo. ¿Cómo es posible? Retrocede y piensa en ello por un momento, y te darás cuenta de lo increíble que es el milagro que cualquiera de nosotros llame a Dios 'Padre'. Pero lo hacemos cada vez que oramos, por medio del Espíritu del Hijo. John Calvin lo expresa así:

¿Con qué confianza alguien se dirigiría a Dios como 'Padre'? ¿Quién caería en tal imprudencia como para reclamar por sí mismo el honor de ser un hijo de Dios a menos que hubiésemos sido adoptados como hijos de gracia en Cristo? . . . Pero debido a que la estrechez de nuestro corazón no puede comprender el favor ilimitado de Dios, no sólo Cristo es la promesa y garantía de nuestra adopción, sino que mueve el Espíritu como testimonio de la misma adopción, a través de la cual con voz libre y plena podemos gritar: 'Abba, Padre'. 1

Clamamos a Dios porque el Espíritu nos asegura que Dios es nuestro Padre y nuestro Padre

se preocupa por lo que les está pasando a sus hijos.

Piensa en esos niños adoptados diciendo "Mami" y "Papi" por primera vez. ¿Cómo debe sentirse eso en ellos? Tal vez lo hacen de manera tentativa al principio. Todavía se sienten a su manera en la relación. Y eso es a menudo lo que es para los nuevos cristianos, sintiéndose a su manera en esta nueva relación. Pero piensa, también, lo que significa para los padres. Es un momento alegre. Es una señal de que sus hijos están empezando a sentirse como niños. Es un momento de placer. Así es como Dios se siente cada vez que lo llamas 'Padre'. Recuerden, planeó nuestra adopción 'de acuerdo con su beneplácito (Efesios 1:5).

2. Podemos pensar en Dios como un niño piensa en su padre.

'Así que ya no eres un esclavo, sino un hijo de Dios' (versículo 7). Los esclavos siempre están preocupados por hacer lo que se les dice o hacer lo correcto. Temen la desaprobación de su amo porque siempre existe la posibilidad de que sean castigados o despedidos. Los niños nunca tienen que temer ser despedidos. A veces pueden ser disciplinados, pero, como con cualquier buen padre, siempre es por su bien. Dios es el mejor de los padres. Y nunca tenemos que temer ser despedidos. No puedes dejar de ser un hijo de Dios, no eres hijo de crianza. ¡Eres adoptado de por vida, y la vida para ti es eterna!

El grito 'Abba, Padre' no es sólo para momentos de intimidad. En realidad, era la exclamación de un niño que gritaba cuando lo necesitaba. Una de las alegrías de mi vida es que soy buena amiga de muchos niños. Charis siempre grita: "¡Tim!" cuando me ve. Tayden quiere que lea su libro ¿Dónde está Wally? con él. Otra vez. Tyler quiere que lo cargue sobre mi hombro y le de vueltas Josie quiere contarme todo lo que está en su cabeza a la vez con su voz balbuceante.  Todos disfrutan de tenerme cerca. Pero esto es lo que he notado. Cada vez que alguno de ellos se cae o se da un golpe, mi instinto paternal entra en acción y me apresuro a ayudar. Pero no es a mí a quien quieren en esos momentos. Pasan por delante de mí buscando a mamá o a papá. Gritan, 'Papi', y Tim no resultará. Eso es lo que significa 'Abba, Padre'. Cuando estamos necesitados, clamamos a Dios porque el Espíritu nos asegura que Dios es nuestro Padre y nuestro Padre se preocupa por lo que les está pasando a sus hijos.

3. Podemos depender de Dios como un niño depende de su padre.

'Y como eres su hijo, Dios los ha hecho también herederos' (versículo 7). Cuando Pablo habla de "filiación", no está siendo sexista. Todo lo contrario. En el mundo romano sólo los niños varones podían heredar. Así que cuando Pablo dice 'nosotros' (hombres y mujeres, 3:28) son 'hijos', está diciendo que, en la familia de Dios, los hombres y las mujeres heredan. Todo el mundo está incluido. Y lo que heredamos es el glorioso mundo nuevo de Dios. Pero más que eso, heredamos a Dios mismo. En todas las incertidumbres de esta vida podemos depender de él. Él nos guiará a casa, y nuestro hogar es su gloria.

Explorando cómo la Reforma fue un redescubrimiento de los temas del libro de Gálatas, este libro ayuda a los creyentes a descubrir hoy la verdadera libertad y la alegría duradera que encontramos en Jesús.

¿Qué podría ser mejor que compartir el amor infinito y el gozo infinito del Padre eterno con el Hijo eterno? Piensa a qué podrías aspirar en la vida - tus mayores esperanzas y sueños. Y luego multiplicarlos por cien. Piensa en ganar el oro olímpico o levantar la Copa del Mundo. Piensa en ser un multimillonario y ser dueño de una isla en el Caribe. Piensa en tu vida amorosa jugando como la película romántica más conmovedora. Bueno. Pero no tan bueno como disfrutar de Dios.

O hagámoslo al revés. Piensa en tus peores miedos y pesadillas: perder a un ser querido, nunca encontrar a alguien con quien casarte, perder tu salud, no tener hijos. ¡Malo! Pero Pablo dice: 'Considero que nuestros sufrimientos del tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada' (Romanos 8:18). La única vez que se cita a Jesús diciendo: 'Abba, Padre' es en el Jardín de Getsemaní mientras suda sangre ante la perspectiva de la cruz. Incluso cuando te sientes aplastado por tu dolor, Dios sigue siendo tu Abba, Padre.

¿De dónde viene la alegría? Viene de ser hijos de Dios. ¿Cómo podemos disfrutar de Dios? Viviendo como sus hijos. ¿Cómo podemos complacer a Dios? Creyendo que nos ama como ama a su Hijo.

Tim Chester

Notas: (1) John Calvin, Institutos de la Religión Cristiana, ed. John T. McNeill, trans. Ford Lewis Battles, Library of Christian Classics 20–21 (Filadelfia: Westminster, 1960), 3.20.36–37.

Este artículo está adaptado de “Reforming Joy: A Conversation Between Paul, the Reformers, and the Church Today” de Tim Chester.

Traducción por el equipo de Ezer con autorización de Crosway.org

Visto 787 veces