IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

17 de Abril de 2017

La teología sí importa. Sabiduría e instrucción para las hembras

“La teología sí importa. Sabiduría e instrucción para las hembras”

Serie: Criando hijos sabios en un mundo necio

¿Qué implica que nuestro propósito sea la gloria de Dios y nuestra autoridad, Su Palabra?

Nuestras hijas serán el producto de su teología. Lo mucho o lo poco que sepan. Quién es Dios y lo que Él hizo por ellas se reflejará en cada actitud, acción y relación. Su visión del mundo estará determinada por su sistema de creencias.

Debemos enseñarles a nuestras hijas que su valor e identidad, reposan en el hecho de que ellas son portadoras de la imagen del Dios de gloria. Esto las protegerá de que busquen significado en superficialidades, banalidades, materialismo, auto-realización personal, o aprobación de otros (las cosas que hoy el mundo les hace creer).

Nuestras hijas deben saber la maravillosa verdad, de que su propósito primordial en la vida, es la gloria de Dios. Esto debe determinar cada decisión que ellas hagan, desde la elección de su ropa hasta la elección de su esposo.

La pregunta que debe guiar todas nuestras decisiones debe ser: ¿Esto glorifica a Dios? 

Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” 1 Corintios 10:31

El mundo las va a seducir y a tentar diciéndoles que sus sentimientos y experiencias son su autoridad, pero nuestro trabajo es decirles que la Palabra de Dios es nuestra autoridad para la fe y la vida.

Debemos hablarles sobre el gran amor de Dios, que somos justificadas y santificadas por gracia, pero que de alguna manera nos estancamos en “las buenas obras”, en la auto-justicia y pensamos que Dios nos amara más, si somos buenas.

Y de la misma manera, hablarles cómo ese pensamiento permea en nuestras relaciones… si soy buena, mis amigos me amarán, mis padres, mi esposo, etc... Esto es agotador para quien trata de ganar el amor de la gente y drenante para la gente de quien queremos la aprobación.

Las niñas que crecen bajo esta perspectiva, creyendo que deben establecer su propia justicia, terminan cansadas, tiran la toalla o se convierten en maestras del engaño.

¡Un entendimiento bíblico de la justificación liberará a nuestras hijas! Mientras más entiendan de que Dios nos declara justas en la obra de Jesucristo y que la justicia de Cristo es depositada a nuestro favor, más vivirán en la belleza y libertad de Su Gracia.

Todo esto debe llevarnos a nosotras a examinar nuestro propio corazón:

- ¿Trato de enorgullecerme por los logros y comportamientos de mis hijas?

- ¿Cuál es mi primera preocupación: su felicidad o su santidad?

-¿Es la gloria de Dios el motor que guía mi vida?

Estas preguntas me llevan a la cruz.  Me llevan a Jesús para pedirle gracia y sabiduría.

Visto 73 veces