IBI top movil

 

15 de Marzo de 2015

Vida después de la muerte

El Pastor Miguel Núñez retomó su serie sobre 1 Tesalonicenses. En esta ocasión predicó sobre los versículos 4:13-18, titulando su mensaje:  Vida Después de la Muerte.

Estos versículos tratan sobre el consuelo para los parientes y amigos de los que mueren siendo cristianos, los que duermen en el Señor, los cuales han tenido ganancias. El cristianismo no prohíbe los afectos naturales y la gracia no los elimina. Pero no debemos exagerar nuestros pesares, ya que sería muy parecido a los que no tienen esperanza de una vida mejor. La muerte es desconocida y no sabemos lo que pasa después, pero las doctrinas de la resurrección y la segunda venida de Cristo son remedio contra el temor a la muerte y contra la pena por el fallecimiento de parientes y amigos cristianos, ya que tenemos la plena seguridad de que todos los santos estaremos juntos por el resto de la eternidad. Pero la dicha principal del cielo es estar junto al Señor, verle, vivir con El y gozar de Su presencia para siempre. 

Para Pablo existen dos sentimientos: 1. La tristeza inesperada por los fallecidos. A estos hermanos les embargaba una gran tristeza por la muerte de familiares y amigos. Tenían una tristeza fuera de proporción. 

2. La esperanza productora de gozo. Los cristianos tenemos la esperanza de resucitar igual como lo hizo Jesús. La resurrección de Cristo está directamente relacionada a nuestra resurrección. Su resurrección es nuestra esperanza. Con su resurrección venció la muerte y perdonó nuestros pecados.  La resurrección de Cristo es la primera razón de la esperanza productora de gozo. 

La segunda razón de producción de gozo es la Palabra de Dios. Todo lo que dice Su palabra es verdadero, por lo tanto Sus promesas son ciertas y productora de gozo. 

La tercera razón es que fue dicho por el propio Jesús, quien dijo que al regresar levantará primero a los que ya han dormido. El alma entrará en un cuerpo glorificado. La cuarta razón es que  los que vivimos seremos arrebatados por el propio Cristo, cuando regrese, y nos juntaremos con los que habían fallecido.  Será de mucho gozo el ver a los seres queridos. 

Pero lo principal es que veremos al Señor y estaremos con El para siempre.

Señor, aumenta nuestra fe en Ti y en Tu Palabra, para que estemos gozosos frente a la incertidumbre de la muerte.

El pastor José Mendoza comparte con nosotros las luchas que Asaf experimentó para recobrar la perspectiva divina: frustración al intentar hacer lo correcto y ver todo en contra, dificultad para entender lo que estaba sucediendo y amargura de corazón. Asimismo el pastor José nos presenta los remedios que sanaron el corazón del salmista, los cuales pueden curarnos también a nosotros: saber que no estamos solos en la batalla, pues Dios y su pueblo están con nosotros, entrar a la presencia del Señor (ver las cosas desde su perspectiva) y reconocer la compañía incondicional de Dios (su presencia continua a pesar de quienes somos). Luego de que Asaf reenfocó su ojos hacia arriba pudo comprender que Dios era su fortaleza y que solo en él está el bien.

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales