IBI top movil

 

10 de Mayo de 2015

No apaguéis el Espíritu

Recordamos que el Apóstol Pablo en esta carta reconoce a la iglesia de Tesalónica y la pone de ejemplo por su conducta.  La semana pasada Pablo nos recuerda nuestra relación con Dios y nos decía que siempre debemos estar gozosos, orar sin cesar y que demos gracias a Dios por todo y por todos, porque es la voluntad de Dios para nuestras vidas. Tomando en cuenta eso, y siguiendo con sus recomendaciones e imperativos, en los versículos de hoy Pablo nos dice que no apaguemos el Espíritu, que no menospreciemos las profecías, más bien debemos examinarlo todo cuidadosamente para retener lo bueno, y que nos abstengamos de toda forma de mal.

El combustible del Espíritu es la Palabra de Dios, por lo que Pablo dice que no apaguemos el Espíritu alejándonos de la lectura y estudio de la Palabra. Debemos mantenernos cerca de Dios a través del estudio de Su Palabra, para que ella nos aleje de los deseos de la carne, que nos hace preocuparnos solo por las cosas terrenales. El pecado y la desobediencia producen pérdida de gozo, se entristece el Espíritu, apagamos voluntariamente el Espíritu. Hay dos aspectos que debemos cuidar y por los que pagamos el Espíritu, que son la falta de fe y la ira. Entonces debemos cultivar la fe a través del estudio de las Escrituras y cuidarnos de la ira. En estos versículos, la palabra profecía se refiere a las prédicas, que son consideradas palabra o mensajes proféticos. Debemos poner atención a las prédicas por simple que nos parezcan, entender la interpretación y la aplicación de la Escrituras en nuestras vidas. Debemos escudriñar las Escrituras para conocer profundamente el carácter santo de Dios. Igualmente probarlo todo y retener solo lo bueno, para no pecar y hacer el esfuerzo de alejarnos de todo lo pecaminoso, porque el que no se refrena de las apariencias del pecado y no evita las tentaciones, no se mantendrá por mucho tiempo sin pecar. Para esto necesitamos discernimiento, que es un don dado por Dios que nos ayuda a separar lo bueno de lo malo. A medida que estudio la Palabra y medito sobre ella aumenta mi llenura del Espíritu y por ende mi sabiduría y/o discernimiento.

La falta de discernimiento produce esclavitud del pecado, me hace cautivo de mis propios patrones de conducta. Estas cosas debo aplicarlas en nuestras vidas a través de aumentar mi vida de oración, que produce gozo, aumentar el estudio de la Palabra, no tomar decisiones en base a un solo versículo, debemos revisar más profundamente las Escrituras para ver lo que dice Dios de ese tema. No llegar a conclusiones en momentos de ira, cultivar la humildad, vivir en la Palabra y por la Palabra, es decir en obediencia.

12 de Abril de 2015

Todo está bajo control

El sermón estuvo a cargo del pastor Héctor Salcedo, con el título Todo Está Bajo Control, el cual fue basado en Romanos 8:28-29. La carta del apóstol Pablo a los romanos establece claramente que la manera en que  Dios acepta al pecador, o lo justifica ante sus ojos, es solo por gracia,  por medio de la fe en la justicia de Cristo. Es una carta llena de doctrinas, y por eso se le llama el Evangelio de Pablo.

 

Estos versículos nos dicen que todo, absolutamente todo lo que nos sucede es para bien, para la santidad de nuestra alma, para el bien espiritual, apartándonos del pecado y acercándonos a Dios para equiparnos para el cielo. Por eso cuando actuamos fuera de la voluntad de Dios somos corregidos para devolvernos a Sus caminos, porque sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito. Estas cosas las sabemos, tenemos la certidumbre, porque hasta la cruz que en su época fue un instrumento de aflicción y vergüenza, Dios lo convirtió en un instrumento de salvación. Esta promesa de que todas las cosas cooperan para bien es grandiosa. La vida es muy compleja, y pensamos muchas veces que el mundo está sin control, y este aparente desorden que vemos es incongruente con la afirmación de la biblia de que Dios está en control todo el tiempo de todo cuanto ocurre en Su creación. No entendemos como un Dios todo poderoso y benevolente permite todas las cosas que suceden, por eso la misma biblia nos llama a vivir por fe y no por vista, porque la fe puesta en Dios nos provee un propósito en todo lo que sucede, y es la providencia, porque Dios gobierna el mundo providencialmente. No todos los habitantes del planeta son beneficiarios de las promesas de la biblia. Dice que todas las cosas cooperan para bien, para todos los que aman a Dios. Los que aman a Dios son todos aquellos que han sido llamados y han aceptado a Dios como su salvador, a quienes les ha dado salvación eterna y debido a esto han cambiado su estilo de vida, los que han nacido de nuevo.

 

Este sentimiento de amor por Dios se manifiesta en la obediencia a Su Palabra. Esta obediencia se traduce en vivir haciendo y cumpliendo Su voluntad. Ciertamente, amas a Dios? Este amor por Dios es un llamado que El hace a las personas, es una gracia, un regalo de parte de Dios. Lo amamos porque El nos amó primero, nos amó tanto que sacrificó a Su hijo para reconciliarnos con El. Las cosas que Dios hace que cooperan para bien a los que lo aman, y que han sido llamados, son todas. Las pequeñas y grandes cosas de nuestra vida, aún aquellas que son dolorosas, nada se escapa en nuestra vida del control de Dios. El tiene un propósito en cada cosa que nos sucede, y este propósito es para nuestro bien, nuestro bien espiritual. Este bien es reflejar la imagen de Su hijo Jesucristo a través de nuestra vida Si Dios dejara de tener control de una sola de las molécula de Su creación, dejara de ser Dios. Ayúdame Señor a tener la fe suficiente para ver que todas las cosas cooperan para bien de mi vida.

 

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales

El Apóstol Pablo sigue dando gracias a Dios por esta iglesia de Tesalónica. Ahora recuerda que la Palabra de Dios predicada por él fue el instrumento para obtener fe, y fue también el medio para aumentarla y confirmarla. La oración es el tema central de estos pasajes, por lo que Pablo también dice que ora por ellos intensamente, de día y de noche. La oración no solo tiene que ofrecerse en el nombre de Cristo, sino también ofrecerse a Cristo mismo como nuestro Señor y Salvador, porque si reconocemos a Dios en todos nuestros caminos, El dirigirá nuestras sendas. Necesitamos del Espíritu Santo para nuestro crecimiento en gracia, y la forma de obtenerla es la oración. La acción de gracia ofrecida por Pablo no solo es por los tesalonicenses, sino también por Dios.

23 de Noviembre de 2014

Tesalónica, una obra de amor y fe

El pastor Miguel Núñez continúa con la serie sobre Tesalonicenses. En esta ocasión, nos presenta seis aspectos de la introducción de Pablo en la primera carta dirigida a estos hermanos: 1)La identificación del autor o autores de la carta y sus destinatarios 2)El saludo inicial 3)La gratitud del corazón del apóstol Pablo por la iglesia 4)La intercesión continúa de Pablo por esta y todas las demás iglesias 5)El buen testimonio de estos creyentes 6) La razón por la que el apóstol está dando gracias a Dios. Esta iglesia fue elogiada por su obra de fe, su trabajo de amor y por la firmeza de su esperanza. El pastor Miguel nos desafía a emular su buen ejemplo porque aunque la salvación no es por obras, sí resulta en obras.

El pastor Miguel Núñez prosigue con la serie de predicaciones sobre el evangelio de Marcos. En este sermón nos ofrece dos principios a tomar en cuenta al momento de orar: 1) Hay una relación directa entre nuestra fe y el poder de la oración. 2) Hay una relación directa entre el poder de nuestra oración y el estado de reconciliación con los demás. La fe en el carácter de Dios y el perdón hacia los demás son requerimientos indispensables para todo aquel que se acerca al Señor en oración.

Pertenece a la serie El Evangelio de Marcos
13 de Enero de 2013

Parados en la Brecha

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales