IBI top movil

 

En la continuación de la serie sobre las cartas de Pablo a la iglesia de Tesalónica, Miguel Núñez predicó sobre 2 Tesalonicenses 2:1-5, bajo el titulo La venida Del Señor Y El Hombre De Pecado.

En estos versículos el Apóstol Pablo hablando de la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con El, les ruega a los hermanos de Tesalónica que no se dejen confundir en su modo de pensar, ni por espíritu, y ni por cartas como si fueran del propio Pablo, en el sentido de que el día del Señor esta cerca. Sólo lo sabe Dios, que nadie los engañe, porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios, y hasta se hace pasar por Dios. Y al final con una pregunta les recuerda que cuando él ( Pablo ) estaba con ellos les decía de estas cosas.

Los Tesalonicenses estaban confundidos, y ante el peligro de cuestionar la verdad por estar equivocados en cuanto al tiempo, pero hay eventos que deben suceder primero. Tendría que haber caída, la apostasía que ocasionará el levantamiento del anticristo, el hombre de pecado.

 Hoy en día también se habla de supuestas nuevas revelaciones. Constantemente se presentan personas con planteamientos herejes que tratan de confundir al pueblo creyente. Muchas veces la confusión viene por falta de conocimiento, por falta de estudio de la Palabra de Dios.

De acuerdo a Pablo, antes del día del Señor deben presentarse dos eventos, la apostasía y la llegada del anticristo. La apostasía podría ser un movimiento que trate el distanciamiento o rotura con la fe cristiana. Lo que diferencia las apostasías que se presentaron desde el siglo primero con esta que menciona Pablo, es la aparición de personas con lenguaje engañoso, hablan de piedad mientras en sus actuaciones niegan la fe cristiana.  En la actualidad tenemos la apostasía del movimiento del evangelio de la prosperidad y el movimiento de la redefinición de la sexualidad humana.

El hombre de pecado, o anticristo, que trae la anarquía y destrucción , que no se somete a ninguna autoridad y se exalta por encima de Dios,  sería la segunda señal que Pablo menciona como un evento previo a la venida del Señor.

Cualquiera sea la incertidumbre que tengamos, o los errores que surjan sobre el tiempo de la venida de Cristo, la venida misma es inminente. Esta ha sido la fe y la esperanza de todos los cristianos de todas las épocas. Junto a la resurrección, es la columna vertebral de la fe cristiana. Todos los creyentes serán reunidos en Cristo para estar con El y ser felices en Su presencia para siempre.