IBI top movil

 

Estos pasajes (Filipenses 1:21-24) relatan un párrafo de la carta del apóstol Pablo a los filipenses, en la cual les refiere que no tiene otra razón de vivir que no sea glorificar a Cristo, por eso les dice que para él vivir es Cristo y morir es ganancia. 

Mientras para el hombre natural la muerte es dolorosa porque pierde las bendiciones terrenales y esperanzas, para el creyente verdadero es ganancia, porque es el final de sus debilidades y miserias, le libra de todos los males terrenales y lo lleva a poseer el bien principal, que es la vida eterna al lado del Señor.  Para Pablo, la disyuntiva no era el vivir en este mundo y servir a Cristo o morir físicamente y pasar a disfrutar de Su presencia eterna, porque no hay comparación. La disyuntiva era cómo vivir sirviendo a Cristo o estar con El. Pero en lo que pasa lo segundo debemos continuar viviendo para Cristo, y todo lo que hacemos hagámoslo para El, para Su gloria.

Para el apóstol el propósito de vida es Cristo. Si vive, vive para Cristo, y si muere, pasa a Su presencia, lo que para él era mejor. Tenía una vida basada en Cristo.

El primer interés de Pablo era el conocer profundamente a Cristo. En medio de las dificultades es cuando se conoce mas a Cristo y su carácter por la dependencia de El que tenemos.

También, quería experimentar el poder de Cristo. En sus debilidades sabia que Cristo manifestaba su poder.

Otro interés era proclamar Su evangelio. Siempre expresaba que se gloriaba en presentar el evangelio de Cristo, presentar Su palabra para que todos creyeran las buenas nuevas para salvación.

De igual manera el obedecer a Cristo. Todo lo que hacía era para la gloria de Cristo y vivir de acuerdo a Su voluntad.

Mi nivel de angustia en medio de la aflicción será menor mientras menos me enfoque en mí mismo. Debo enfocarme en Dios porque El ha prometido que todo obra para bien para los que aman al Señor.

Para Pablo tanto la vida como la muerte le eran atractivas. La vida le atraía porque quería ser útil para el Señor, ser Su servidor, deseaba cumplir  los propósitos de Dios en este mundo. Su vida es Cristo. Y la muerte le era atractiva porque sabía que vería el rostro de Cristo, y para él eso sería lo mejor, era ganancia. Cuando parta de este mundo, llegará al lugar donde esta Cristo y donde él quiere estar.

Como ves el momento de la muerte? Tienes miedo o estas ansioso a lo que te enfrentas? 

Si estas escapando o tienes temor, tienes la opción de venir a Cristo en arrepentimiento, porque El dijo que era el camino, la verdad y la vida, y nadie va al Padre si no es a través de El. Y estando en El no tendrás esos temores, por el contrario esperaras la muerte cantando.

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales

El Pastor Miguel Núñez retomó su serie sobre la carta del Apóstol Pablo a la iglesia de Tesalónica. Este mensaje fue titulado Orando Por El Ministerio De La Palabra, basado en 2 Tes 3:1-5, porque está orientado a la predicación y expansión de la Palabra.

En estos versículos el apóstol expresa confianza en estos hermanos, y ora por ellos. También les pide oración por él para que la Palabra corra y sea glorificada, al igual como lo fue entre ellos, y que seamos liberados de hombres perversos y malos, porque estos no tienen fe. Pero saben que Dios es fiel, los afirmará y los guardará del mal. Les expresa que tiene mucha confianza en ellos, de que harán todo lo que él les pide, y pide al Señor que encamine sus corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.  

Los que se han alejados pueden reunirse ante el trono de la gracia, y los enemigos de la predicación y los perseguidores de los predicadores son impíos e irracionales porque no tienen fe. Sin embargo el Señor ha utilizado esto para la expansión de la Palabra, porque el dolor, las heridas y el sufrimiento han sido el gran amplificador del evangelio.

Aunque el Apóstol tenía confianza en ellos, se funda en su confianza en Dios, porque de otro modo no hay confianza en el hombre. Ora por ellos pidiendo bendiciones espirituales. Nuestro pecado y nuestra miseria es que depositamos nuestros afectos en los objetos equivocados. No hay verdadero amor de Dios sin fe en Jesucristo. Pide intercesión por la extensión y crecimiento de la Palabra. Así como para que sea glorificada.

Pablo llevaba la gran comisión, pero no lo hacía sin oración. Por eso cuando oramos aplicamos la gran comisión, cumplimos con ese mandato y a la vez contribuimos a la segunda venida del Señor, que dice que vendrá cuando Su Palabra sea expandida. En estos versos se observa la necesidad de Dios en la oración. Dice Pablo que Dios nos fortalece y protege del maligno.

Debemos orar fervientemente para que seamos capacitados para obedecer sus mandamientos y que el Señor pueda dirigir nuestros corazones al amor de Dios y a la paciencia de Cristo, para que puedan perseverar. El hombre persevera porque Dios lo preserva.

El Pastor, al igual que Pablo, nos exhorta a orar por la perseverancia, y la expansión de la Palabra. Y más en estos tiempos tan difíciles, pero si Dios está con nosotros nadie podrá contra nosotros.

Esta primera carta a la iglesia de Tesalónica está llena de afecto, confianza e instrucciones. Es más consoladora que práctica, y al final muestra el corazón de Pablo lleno del Espíritu. En estos versículos finales el Apóstol Pablo le dice a la iglesia de Tesalónica, y a nosotros también, que se mantiene orando para que cuando venga nuestro Señor Jesucristo la santidad del cristiano haya alcanzado su plenitud, y que todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible.

Adicionalmente nos pide que oremos intensamente por nuestra santificación y por la de los hermanos, porque así demostramos nuestro amor fraternal, orando los unos por los otros. Porque no se necesita más que conocer la gracia de nuestro Señor Jesucristo para hacernos dichosos. Él es una fuente de gracia que siempre fluye y rebasa para suplir todas nuestras carencias. La santificación solicitada por Pablo expresa el deseo del corazón de Dios. Esta petición también es una bendición, porque la santificación es la voluntad  y deseo de Dios para nuestras vidas. El desea una santificación completa, en espíritu, alma y cuerpo, de todo nuestro ser.

También desea que seamos irreprensibles. Esta característica es parte de la santificación, van de la mano, y es parte del esfuerzo personal que debemos hacer. Tanto la santificación  como lo irreprensible de nuestro ser, el Apóstol Pablo lo une, lo ata, a la venida del Señor. Expresa que su deseo es que Jesucristo nos encuentre santos e irreprensibles cuando venga, y en el trayecto Dios nos preserva, porque El inició la obra en nosotros y la terminará.

La oración que pide Pablo por él mismo es necesaria  porque todos somos propensos a tentaciones y caídas.  La oración es una actitud que nos acerca íntimamente al corazón de Dios y por eso El nos ayuda, nos preserva de caídas y nos concede Su gracia. Mientras más intensamente oramos menos propensos somos a las tentaciones y caídas. El saludo con un beso santo es un saludo de despedida de Pablo a los hermanos de Tesalónica. Nos recuerda que hasta nuestros saludos y despedidas deben ser en un lenguaje santificado.

La despedida de la carta,  cuando dice que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con ellos, y con nosotros también, expresa el deseo de Pablo para que la gracia de Dios opere en nuestras vidas, ya que se requiere de esta gracia de Dios para vivir.

El sermón anterior del Pastor Héctor Salcedo fue basado en Romanos 8:28-29, y trató sobre la soberanía y la providencia de Dios en nuestras vidas, y por eso todas las cosas cooperan para bien, para los que aman a Dios, y ese bien es la formación de la imagen de Cristo en nosotros.

 

Este mensaje está basado en el Salmo 57 , titulándolo Confiando en que todo está bajo su control. El salmo 57 nos muestra las oraciones de David en momentos que era perseguido por Saúl para matarlo por celos, por ver como Dios estaba con David. Aun bajo estas circunstancias de tanta adversidad, David siempre se mantuvo en comunión con Dios. El Señor era su refugio.

 

En este salmo notamos que David experimenta sentimientos de abandono, confusión y desilusión, pero continúa confiando en Dios, porque sabía que todo lo que le sucedía estaba bajo el control de Dios, y tenía un propósito para su vida. Observamos como David responde al saber, al estar consciente, que Dios tiene total control de su vida, y que de El depende.

 

Aunque estaba en una cueva, que la utilizaba como refugio físico, clamaba a Dios diciendo que El era el refugio de su alma.

 

El salmo completo es una oración. La oración intensa es una demostración de la confianza de David en Dios. La oración es el lenguaje para comunicarse con Dios y expresar la confianza y el grado de dependencia en El. La oración es el instrumento a través del cual Dios provee todas las cosas. Porque Dios cumple lo que promete, El nunca deja las cosas incompletas. Por eso David confía en Dios aunque este en medio de adversidades. Le había prometido que haría grandes cosas para Su pueblo, y así sucedió.

 

Esta decisión de David de orar y alabar a Dios en medio de la adversidad es fundamental en la vida del cristiano, porque Dios responde las súplicas.

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales

El Apóstol Pablo sigue dando gracias a Dios por esta iglesia de Tesalónica. Ahora recuerda que la Palabra de Dios predicada por él fue el instrumento para obtener fe, y fue también el medio para aumentarla y confirmarla. La oración es el tema central de estos pasajes, por lo que Pablo también dice que ora por ellos intensamente, de día y de noche. La oración no solo tiene que ofrecerse en el nombre de Cristo, sino también ofrecerse a Cristo mismo como nuestro Señor y Salvador, porque si reconocemos a Dios en todos nuestros caminos, El dirigirá nuestras sendas. Necesitamos del Espíritu Santo para nuestro crecimiento en gracia, y la forma de obtenerla es la oración. La acción de gracia ofrecida por Pablo no solo es por los tesalonicenses, sino también por Dios.

23 de Noviembre de 2014

Tesalónica, una obra de amor y fe

El pastor Miguel Núñez continúa con la serie sobre Tesalonicenses. En esta ocasión, nos presenta seis aspectos de la introducción de Pablo en la primera carta dirigida a estos hermanos: 1)La identificación del autor o autores de la carta y sus destinatarios 2)El saludo inicial 3)La gratitud del corazón del apóstol Pablo por la iglesia 4)La intercesión continúa de Pablo por esta y todas las demás iglesias 5)El buen testimonio de estos creyentes 6) La razón por la que el apóstol está dando gracias a Dios. Esta iglesia fue elogiada por su obra de fe, su trabajo de amor y por la firmeza de su esperanza. El pastor Miguel nos desafía a emular su buen ejemplo porque aunque la salvación no es por obras, sí resulta en obras.

16 de Noviembre de 2014

Cuando el avivamiento llega

A través de este sermón, el doctor Donald Whitney nos hace un llamado a orar por un avivamiento, pues probablemente nunca hayamos experimentado uno. El doctor Whitney nos explica que un despertar espiritual es como el cielo en la tierra, es un mover que solo Dios puede producir. Él nos comparte 4 características que revelan la llegada de un avivamiento: 1) Testimonio ardiente, incontenible y constante de las grandezas de Dios. 2) Énfasis renovado en cuanto a Jesús y a la necesidad del evangelio. 3) Evidencia de gran poder y resultados dramáticos que acompañan al evangelio. 4) Devoción sacrificial para con Dios. Hay esperanza para un avivamiento hoy porque la tierra será llena de la gloria de Dios, como está escrito. ¿Oraríamos por eso?

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales
17 de Agosto de 2014

Mi sumisión a Su voluntad

La oración de Cristo en Getsemaní es un ejemplo para nosotros de cómo deberíamos someternos a la voluntad del Padre; el pastor Miguel Núñez nos lo amplía en este sermón. El sometimiento a lo que Dios quiere implica soledad (abandono por aquellos seres más cercanos), angustia e intensa oración. Getsemaní es el fin de la lucha humana contra la voluntad de Dios.

Pertenece a la serie El Evangelio de Marcos
04 de Mayo de 2014

Un ciudadano de dos mundos

El pastor Miguel Núñez continúa con la serie del Evangelio de Marcos. Este sermón habla de la realidad de la doble ciudadanía que tenemos los redimidos por Cristo. Él nos ha otorgado una nueva ciudadanía que tiene como patria el reino de Dios, pero nos ha dejado aquí en el reino de los hombres con un propósito y con una misión. Con relación a la pregunta que los herodianos y fariseos le hicieron a Jesús sobre la cuestión del tributo, el pastor Miguel nos explica que: 1) Dios instituyó la familia, la iglesia y el gobierno. 2) Dios nos llama a pagar impuestos a los gobiernos de esta tierra, pues Él los estableció. 3) Dios nos ordena someternos a esos mismos gobiernos porque ellos son sus ministros o diáconos. 4) Dios nos llama a orar por las autoridades civiles de turno. 5) Dios nos invita a procurar el bien de la ciudad donde vivimos. Tenemos que dar prioridad a la ciudad de Dios; pero no podemos ignorar la ciudad terrenal.

Pertenece a la serie El Evangelio de Marcos

El pastor Miguel Núñez prosigue con la serie de predicaciones sobre el evangelio de Marcos. En este sermón nos ofrece dos principios a tomar en cuenta al momento de orar: 1) Hay una relación directa entre nuestra fe y el poder de la oración. 2) Hay una relación directa entre el poder de nuestra oración y el estado de reconciliación con los demás. La fe en el carácter de Dios y el perdón hacia los demás son requerimientos indispensables para todo aquel que se acerca al Señor en oración.

Pertenece a la serie El Evangelio de Marcos