IBI top movil

 

26 de Abril de 2015

Velando el uno por el otro

Este mensaje del pastor Miguel Núñez fue titulado Velando El Uno Por El Otro, basado en los versículos 14 y 15 del capítulo 5. 

 

Estos pasajes son exhortaciones del apóstol Pablo a esta iglesia de la antigüedad, y las de hoy, para que amonesten a los indisciplinados, y a la vez animen a los desalentados, sostengan a los débiles y a ser pacientes con todos.  A la vez les pide que no devuelvan mal por mal, sino lo contrario, procurando hacer el bien los unos para con los otros,  a todos, y a la vez que sean pacientes con todos.

 

El apóstol Pablo exhorta sabiamente a esta congregación. Les pide que traten a cada cual dependiendo su situación, unos ser amonestados, otros ser consolados, porque no hay mayor injusticia que tratar igualitariamente a personas que son diferentes o que están pasando por situaciones diferentes. La Palabra de Dios nos manda a ser amorosos unos con otros, a servirnos, a amonestarnos, a llevar las cargas de los demás, a alentarnos, en fin a velar los unos por los otros. Haciendo todo esto en amor. 

 

Pablo nos recomienda seguir el ejemplo de Bernabé, que era un gran conciliador y alentador. Este siervo veía la gracia de Dios, daba gracias, y  hacía estas cosas porque era un hombre bueno y lleno del Espíritu Santo, lleno del fruto del Espíritu Igualmente debemos sostener a los débiles. En algunos momentos tenemos cerca personas con algún rechazo o debilidad espiritual o emocional, a los cuales debemos sostener con nuestras oraciones y consejos.

También debemos ser pacientes con todos. Es un fruto del Espíritu y un indicador de cómo va nuestro crecimiento y madurez espiritual. Dios es lento para la ira y abundante en misericordia y paciencia. Así debemos ser nosotros. Debemos procurar hacer lo bueno siempre. Hacer un esfuerzo por hacer el bien. En esta carta Pablo está tratando de desarrollar el carácter de Cristo en la congregación.

Debemos reflexionar y preguntarnos si tenemos el fruto del Espíritu en nuestra vida. ¿Tenemos amor, gozo, paz, paciencia, bondad, benignidad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio?

22 de Febrero de 2015

Madurando en la vida cristiana

El Pastor Núñez continua la serie sobre 1 Tesalonicenses (4:9-12), y hoy el mensaje fue titulado Madurando en la Vida Cristiana. El apóstol Pablo les da las gracias por el amor que tienen por todos, y que esto ha sido enseñado por Dios, y los exhorta a que este amor por los demás abunde más y más. Igualmente, les recuerda a aquellos que son entrometidos que no tendrán quietud en sus mentes, y que a la vez causan grandes molestias a su prójimo. También los exhorta a continuar con sus trabajos para que no dependan de nadie. El cristianismo no nos saca del trabajo y deber de nuestras vocaciones particulares, pero nos enseña a ser diligentes. El cristiano no tiene dos vidas, tiene una sola vida que depende totalmente de Dios, por lo que debe mostrar esa conversión en todo momento. El amor en Cristo es directamente proporcional al crecimiento y madurez que tenga en la Palabra. No puedo amar fraternalmente si no he crecido en el conocimiento de Cristo. El amor a los demás es un reflejo del amor que se le tiene al Padre. El amar fraternalmente es la primera enseñanza que recibimos cuando el Espíritu Santo viene a morar en mi, y a través de nuestro testimonio es mostrado a los demás. Mientras más lleno del Espíritu Santo esté, más fruto puedo dar, porque el amor es uno de los frutos del Espíritu. Igualmente, debemos mantener un buen comportamiento y trabajar eficientemente para nuestro sustento, sin inmiscuirse en las vidas de los demás, y así vivir con nuestra mente tranquila, conduciéndonos honradamente con todos. Señor, ayúdanos a ser honestos y eficientes en nuestros trabajos, para de esa manera mostrar nuestro crecimiento en Tí y nuestro amor por los demás.

El pastor José Mendoza nos explica cómo la realización de los deberes cristianos de Hebreos 13 es un reflejo del cambio que produce un encuentro con el Salvador.  Él abarca tres puntos fundamentales: 1) Un amor práctico es eje fundamental en la manifestación evidente de nuestro encuentro con el Dios vivo 2) Un desamor práctico es eje fundamental en la manifestación evidente de nuestro encuentro con Jesús 3) Una absoluta lealtad a una fe que descansa en la inmutabilidad de nuestro Dios y en la fidelidad de nuestros antepasados. Un verdadero cristiano se caracteriza por tener amor hacia los suyos, amor a los extraños, amor hacia los necesitados, desamor hacia lo material y fidelidad al Señor, a la doctrina que Él sostiene y a los siervos que nos antecedieron. 

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales

Este sermón contiene la segunda parte de “Amando a Dios amando al hermano”; esta vez el pastor Miguel Núñez nos explica lo que significa amar horizontalmente (al prójimo). Nos enseña que “prójimo” es cualquier ser humano, que no seamos nosotros mismos. Además, el pastor resalta que no necesariamente tenemos que conocer a nuestro prójimo para servirle (parábola del buen samaritano), también agrega que la forma como debemos amar a nuestro semejante es tal y como nos amamos a nosotros mismos. Finalmente, él nos desafía a imitar al Señor quien nos ama a pesar de nosotros. De igual manera nosotros debemos amarnos unos a otros.

Pertenece a la serie El Evangelio de Marcos

Continuando con la serie sobre el evangelio de Marcos, el pastor Miguel Núñez nos ofrece un sermón acerca de los mandamientos más importantes de toda la ley. Él nos enseña cuán importante es amar a Dios sobre todas las cosas, actividades y personas y al prójimo como a nosotros mismos. Amar verticalmente (al Señor) implica que no hay una relación en este mundo por encima de la que tenemos con nuestro Rey; implica amar lo que Dios ama y aborrecer lo que él aborrece. Con respecto a qué significa amar horizontalmente (al prójimo), el pastor Miguel nos estará hablando el próximo domingo.

Pertenece a la serie El Evangelio de Marcos