IBI top movil

 

15 de Marzo de 2015

Vida después de la muerte

El Pastor Miguel Núñez retomó su serie sobre 1 Tesalonicenses. En esta ocasión predicó sobre los versículos 4:13-18, titulando su mensaje:  Vida Después de la Muerte.

Estos versículos tratan sobre el consuelo para los parientes y amigos de los que mueren siendo cristianos, los que duermen en el Señor, los cuales han tenido ganancias. El cristianismo no prohíbe los afectos naturales y la gracia no los elimina. Pero no debemos exagerar nuestros pesares, ya que sería muy parecido a los que no tienen esperanza de una vida mejor. La muerte es desconocida y no sabemos lo que pasa después, pero las doctrinas de la resurrección y la segunda venida de Cristo son remedio contra el temor a la muerte y contra la pena por el fallecimiento de parientes y amigos cristianos, ya que tenemos la plena seguridad de que todos los santos estaremos juntos por el resto de la eternidad. Pero la dicha principal del cielo es estar junto al Señor, verle, vivir con El y gozar de Su presencia para siempre. 

Para Pablo existen dos sentimientos: 1. La tristeza inesperada por los fallecidos. A estos hermanos les embargaba una gran tristeza por la muerte de familiares y amigos. Tenían una tristeza fuera de proporción. 

2. La esperanza productora de gozo. Los cristianos tenemos la esperanza de resucitar igual como lo hizo Jesús. La resurrección de Cristo está directamente relacionada a nuestra resurrección. Su resurrección es nuestra esperanza. Con su resurrección venció la muerte y perdonó nuestros pecados.  La resurrección de Cristo es la primera razón de la esperanza productora de gozo. 

La segunda razón de producción de gozo es la Palabra de Dios. Todo lo que dice Su palabra es verdadero, por lo tanto Sus promesas son ciertas y productora de gozo. 

La tercera razón es que fue dicho por el propio Jesús, quien dijo que al regresar levantará primero a los que ya han dormido. El alma entrará en un cuerpo glorificado. La cuarta razón es que  los que vivimos seremos arrebatados por el propio Cristo, cuando regrese, y nos juntaremos con los que habían fallecido.  Será de mucho gozo el ver a los seres queridos. 

Pero lo principal es que veremos al Señor y estaremos con El para siempre.

Señor, aumenta nuestra fe en Ti y en Tu Palabra, para que estemos gozosos frente a la incertidumbre de la muerte.

 

Con este sermón el pastor Miguel Núñez concluye la serie acerca del Evangelio de Marcos. El autor de este libro resalta a lo largo de su narración que Jesucristo es el Hijo de Dios. El pastor Miguel destaca también que Marcos presenta a Cristo, como carpintero, como Mesías-Rey, como Hijo de Hombre y como Dios, y en cada uno de esos roles, Él tuvo algo que enseñarnos. Además, durante el mensaje aprendemos que es imposible que prediquemos el evangelio con todas sus implicaciones sin chocar con algunos o muchos de los que escuchan. Cristo predicó la verdad, a pesar de que esto le costó la cruz; Juan el Bautista enseñó lo mismo, y eso le costó la cabeza. La iglesia de hoy debe presentar abiertamente las verdades del reino, sin importar las consecuencias. Jesús tomó la imagen de Hijo de Hombre, para que nosotros, que éramos hombres, pudiéramos llegar a ser hijos de Dios por la fe en Él. El pastor Miguel finaliza esta serie con la esperanza de la resurrección de Cristo. El domingo en la mañana nuestro Salvador demostró Su victoria. La cruz cooperó para bien; ella dio paso a la resurrección con las garantías que ella trajo.

Pertenece a la serie El Evangelio de Marcos
14 de Octubre de 2014

Misión cumplida

El pastor Miguel Núñez nos recuerda que Cristo cumplió a cabalidad Su misión de redención. Cuando en la cruz Él dijo “consumado es” indicó que había completado Su obra, había pagado totalmente la deuda por nuestro pecado. Nadie puede añadir o quitar al sacrificio perfecto del Señor; no hay obra humana que pueda contribuir a la salvación, solo Jesús salva. Este sermón apunta a que reconozcamos que necesitamos tanto Su vida (cumplimiento de la Ley), como Su muerte (pago por el pecado), como Su resurrección (vida eterna). Seamos agradecidos porque Jesucristo cumplió la misión de darnos acceso al Padre mediante Su intervención gloriosa en la cruz.

Pertenece a la serie El Evangelio de Marcos
20 de Abril de 2014

Resurrección e incredulidad

Aprovechando la ocasión de la celebración de la resurrección de nuestro Señor Jesús, el pastor Miguel Núñez nos trae una reflexión basada en este hecho histórico usando el texto del evangelio de Marcos. En este sermón, él explica cómo la resurrección de Cristo no implica que nuestras luchas contra el pecado (incredulidad, temor) han terminado. Y cómo nosotros, al igual que los discípulos, nos negamos a creer lo que no nos conviene, lo que no entendemos y lo que no controlamos. Finalmente, el pastor Miguel nos recuerda que Jesús comprende nuestras debilidades humanas en su misericordia, pero las reprende en su santidad. Jesús “celebró” su resurrección con sus discípulos, pero no sin antes confrontar su pecado de incredulidad y dureza de corazón.

Pertenece a la serie El Evangelio de Marcos