IBI top movil

 

Miguel Núñez

Miguel Núñez

Es médico de profesión y pastor de vocación, con una maestría en Teología del Southern Baptist School for Biblical Studies. Desde el año 1998 ha sido pastor titular de la Iglesia Bautista Internacional de Santo Domingo, República Dominicana, y en la actualidad dirige su cuerpo de pastores. Adicionalmente es fundador y presidente de Ministerios Integridad Sabiduría®, una organización sin fines de lucro que tiene la visión de contribuir a cambiar la sociedad de nuestros días sembrando la Palabra de Dios por medio de recursos audiovisuales y literarios.

El Dr. Núñez es presidente y fundador del Instituto Integridad y Sabiduría, donde también es profesor de diferentes materias que componen el programa de estudios. También dirige y participa en la conducción del programa televisivo semanal Respuestas, Verdades absolutas para un mundo relativo®. Está casado con la Dra. Catherine Scheraldi.

 

Continuando hoy con la serie El Poder En La Debilidad sobre la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios, el sermón de Miguel Nuñez ha sido titulado: Preocupaciones De Un Verdadero Ministro Del Señor, el cual está desarrollado sobre la base de 2 Corintios 12:11-21, aunque también pudo llamarse Temores De Un Verdadero Ministro Del Señor.  Pablo expresa esos temores en esta carta.

Semanas anteriores el mensaje fue sobre los versículos del 1 al 10 del capítulo 12, titulado Su Gracia Es Omnipotente, en el cual Pablo continua su propia defensa de su apostolado y narra que fue llevado al tercer cielo donde se le revelaron misterios que a los hombres no les he permitido divulgar, y que para que no se envaneciera de sus conocimientos y de dichas revelaciones, le fue dado un aguijón en la carne que lo abofeteara. Expuso Pablo que le pidió tres veces a Dios que le quitara el aguijón, pero el Señor siempre le respondía: bástate mi gracia. Por dicha razón el apóstol dice que Su poder se perfecciona en nuestra debilidad. Que cuando somos débiles en nosotros mismos, entonces somos fuertes en la gracia de nuestro Señor Jesucristo. 

Como se puede ver a lo largo de estos mensajes de la serie, los versículos tienen un hilo conductor, una linea melódica que nos lleva a entender la defensa de Pablo de su ministerio, de su apostolado, mostrando la autenticidad del ministerio, siendo el punto clave que el poder se perfecciona en la debilidad. Mientras más débil se muestra el hombre, más fuerte se hace Dios.

Continuando con su defensa en los versículos que vemos hoy, el apóstol narra las señales que estaban en él que demuestran su apostolado y su propósito de hacer otra visita a Corinto, pero expresa su temor de tener que ser severo con algunos.

En estos versículos tenemos el relato fiel de un ministro del evangelio. Hacer el bien era su gran mira e intención, su meta. En esta narración notamos varios pecados comunes en personas que profesan la religión. Las caídas y las malas obras son humillantes para un ministro, y a veces, Dios toma este camino para humillar a los que pudieran ser tentados a enaltecerse. Estos últimos versículos muestran a qué excesos habían desviado los falsos maestros a sus engañados seguidores. Esta iglesia puso a prueba la autenticidad del apóstol de Pablo.

Pablo insiste en la veracidad de su mensaje y las señales y prodigios que Dios hizo a través de él, que no lo tengan al menos porque no era inferior a los demás.  Aunque no se considera superior a los demás. Siempre mantenía una gran humildad, contrario a los falsos maestros que ellos mismos se alaban.

Toda esta defensa era con la intensión de edificar al pueblo de  Corinto, sin embargo muestra su temor por ser mal interpretado. Porque esa percepción caída de los hechos, las malas interpretaciones, eran fruto de las almas caídas. Ellos pensaban que Pablo se defendía, mientras Pablo pensaba que mostraba a Dios sus explicaciones para sanar ese pueblo, contribuir con  su carrera de santificación y crecimiento espiritual. Era por amor a ellos.

Los temores del apóstol eran los siguientes: 

1.- Ser mal interpretado.  Tal como se explicó en el párrafo anterior.

2.- Que los Corintios pensaran que los trataban de manera inferior con relación a los demás.  Esto porque nunca les pidió dinero, ya que otras congregaciones ofrendaban para él, y él mismo trabajaba con sus manos para no ser carga de ellos.

3.- Que los Corintios pensaran que se estuviera aprovechando de ellos económicamente. Pero había dicho que no necesitaba de sus recursos porque las iglesias de Macedonia y Galacia enviaban ofrendas, y que no buscaba lo suyo, lo que buscaba era a ellos, sus almas. Que su comportamiento era totalmente contrario a los falsos maestros como los del evangelio de la prosperidad. Pablo estaba dispuesto a gastar lo suyo, incluyendo su esfuerzo físico, para alcanzar esas almas. No buscó ventajas ni directamente él, ni a través de uno de sus enviados.

4.-  El no llenar las expectativas de la congregación. Pablo temía decepcionarse con las cosas de poca madurez que muchas veces decían, y que ellos se decepcionen de él.

5.- Falta de crecimiento de las ovejas. Pablo tenia el temor de encontrar arrogancia, enojos, chismes, difamaciones

6.- Ver las consecuencias del pecado no arrepentido. Tenia el temor de encontrarse con pecados no arrepentidos, por los cuales Dios lo humillaría y él se dolería tanto que le provocaría llanto.

Estos temores se le presentan a Pablo por su relación directa con Dios y por la responsabilidad con que hacía su ministerio, por lo que no comprendía la reacción del pueblo de Corintos.  Este pueblo reaccionaba como casi todos lo hacemos, es nuestra alma caída que nos hace ver las cosas de manera diferentes.  Lo que imposibilita ver las buenas acciones de los demás es mi propia condición, mis propios deseos contrarios. Mi naturaleza caída que distorciona las acciones de los demás. El problema está en mi interior.

Padre celestial y eterno, fortalece nuestra fe. Que nuestros sentimientos no entorpezcan las buenas acciones de otros, que podamos ver Tu accionar a través de los demás para con nosotros. Limpia nuestro corazón. Bendiciones.

09 de Octubre de 2016

Su gracia es omnipotente

En el marco de la serie Poder En La Debilidad que lleva el pastor Miguel Núñez sobre la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios, el mensaje de hoy lo ha titulado: Su Gracia Es Omnipotente, el cual está basado en el los versículos del 1 al 10 del capítulo 12 de esta carta.

En estos primeros versículos de este capítulo, Pablo continua la defensa de su apostolado frente a las distorsiones de la verdad del evangelio de Cristo que tenían los falsos apóstoles que habían llegado a Corinto. En estos versículos el apóstol narra las revelaciones que recibió, las cuales fueron utilizadas para su provecho espiritual.

Estos mensajes tienen una línea conductual, una línea melódica que nos lleva a entender la defensa de Pablo de su ministerio, de su apostolado, mostrando la autenticidad del ministerio, siendo el punto clave de los mensajes que el poder se perfecciona en la debilidad, que es el título de la serie. Mientras más débil es el hombre, más fuerte se hace Dios.

En estas líneas no cabe dudas que el apóstol habla de sí mismo. No sabe si las cosas celestiales descendieron hacia él mientras su cuerpo estaba en trance, como en el caso de los antiguos profetas; o si su alma fue despojada momentáneamente del cuerpo y llevada al cielo, o si fue llevado en cuerpo y alma. No intentó publicar al mundo lo que había escuchado allá, pero expone la doctrina de Cristo. La iglesia se edifica sobre ese cimiento, y sobre él debemos edificar nuestra fe y esperanza.

El apóstol narra el método que Dios asumió para mantenerlo humilde y para evitar que se exaltara desmedidamente por las visiones y revelaciones que había recibido. Se dice que este aguijón en la carne era un mensajero que Satanás envió para mal, pero Dios lo uso y venció para bien. La oración es un ungüento para toda llaga, remedio para toda enfermedad, y cuando estamos afligidos con aguijones en la carne, debemos entregarnos a la oración. Los problemas son enviados para enseñarnos a orar; y siguen para enseñarnos a insistir en la oración. Cuando Dios no quita nuestros problemas y tentaciones, pero nos da gracia suficiente, no tenemos razón para quejarnos.

Su poder se perfecciona en nuestra debilidad, por lo que Su gracia es suficiente para iluminarnos y consolarnos en todas las aflicciones y angustias. Cuando somos débiles en nosotros mismos, entonces somos fuertes en la gracia de nuestro Señor Jesucristo. Si nos sentimos débiles en nosotros mismos, entonces vamos a Cristo, recibimos poder de Él y disfrutamos más las provisiones del poder y la gracia divina.

En estos versículos vemos tres temas: 1.- La visión o revelación de Dios a Pablo, 2.- El aguijón en el cuerpo de Pablo de parte de Dios, y 3.- El mensajero de Satanás utilizado por Dios, la debilidad de Pablo donde Dios se fortalece.

1.- Pablo narra sus experiencias de la presencia de Dios. Fue arrebatado al tercer cielo y le fueron reveladas palabras que a ningún hombre se le permite revelar. Por eso duró 14 años para hablar de eso, lo mantenía en secreto. No quería que lo vieran como un ser sobrenatural, quería que lo vieran como un ser humano normal, y que Cristo sea quien brille en él, no él y su persona. No quería gloriarse de eso.

2.- Debido a esa visitación de Dios a Pablo, y para que no se enaltezca, para que no se gloríe de sí mismo, Dios le dio un aguijón en la carne. No se sabe con exactitud lo que realmente era ese aguijón, todo lo que mencionan es especulación. Lo que se sabe es que fue utilizado por Dios para crecimiento espiritual de Pablo. El aguijón le fue dado de parte de Dios, un regalo de parte de Dios, para que no se enorgulleciera y fuera descalificado para el ministerio. Era una disciplina preventiva en la vida de Pablo.

3.- Este aguijón viene de parte de Satanás, pero utilizado para bien y crecimiento espiritual de parte de Dios. Nuestra paz no está en nuestras circunstancias, sino en la persona de Jesús quien controla nuestras circunstancias. Pablo aceptó este aguijón para recordarse en todo momento que en su debilidad Dios se fortalece. Dios le dijo a Pablo que no le quitaría ese aguijón, que Su gracia le era suficiente. En nuestras vidas la gracia de Dios es omnipotente, nos sacó de la esclavitud del pecado, nos regaló la salvación para pasar la eternidad junto a Él.

Las fortalezas nos hacen creer que estamos en control de las circunstancias, mientras que la debilidad nos fortalece en la persona de Jesús. Por eso Pablo dice que se gloriará en sus debilidades, que Dios le ha dado fortalezas y por eso se gloría en Dios.
Por eso se complace en sus debilidades, en insultos, en persecuciones, por amor a Cristo, porque en las debilidades se hace brillar la gracia y poder de Cristo.

Padre celestial, fortalece nuestra fe. Que podamos reconocer nuestras debilidades y entregarlas a Dios, descargarnos en Él, para que Él muestre Su fortaleza y poder. Bendiciones.

El sermón de hoy del pastor Miguel Núñez tiene como título: El Costo De Vivir Por Su Causa, basado en 2 Corintios 11:16-33, el cual se enmarca dentro de la serie Poder En La Debilidad sobre la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios.

Desde hace dos semanas los mensajes del pastor  Núñez han sido sobre este capítulo 11, y su predicación expositiva lo lleva a detallar los acontecimientos y circunstancias que rodearon al apóstol Pablo, y que motivaron esta segunda carta. 

Para contextualizar, tenemos que en este capítulo 11 Pablo hace una defensa férrea de su apostolado frente a los hermanos de Corinto, a quienes llevó el Evangelio por primera vez y los discípula, por lo que pensaba que Corinto era su sello de apóstol. 

También se defendía de las críticas que le hacían falsos maestros, que distorsionaban la verdad de Cristo, predicando un falso evangelio, por lo que Pablo tuvo que defenderse a sí mismo, sus conocimientos y su trabajo para ellos, también tuvo que exponer que no recibía salario, no porque no lo mereciera sino porque no quería ser carga para ellos, ya que era ayudado por las ofrendas de los hermanos de Macedonia, o trabajaba con sus propias manos fabricando tiendas, trataba siempre de dar un buen testimonio del manejo del dinero, y a la vez denunció con vehemencia los falsos apóstoles que trataban de distorsionar la verdad de Cristo.

En estos versículos del 16 al 33 Pablo explica detalladamente e intencionalmente lo que iba a agregar en defensa de su carácter, y a la vez rinde cuenta de sus trabajos, preocupaciones, sufrimientos, peligros y liberaciones. El apóstol hace referencia a hechos en que se ha mostrado el carácter de los falsos apóstoles, destacándose cómo tales hombres llevan a la esclavitud a sus seguidores, y cómo los despojan y los insultan.

También Pablo hace un relato de sus trabajos y sufrimientos, no por orgullo o vanagloria, sino para la honra de Dios, que le capacitó para ello. Muestra en qué es superior a los falsos apóstoles que trataban de desprestigiar su carácter y su servicio. Es notable cuán poca razón tenemos para amar la pompa y la abundancia de este mundo, cuando este bendito apóstol sufrió tantas penurias. Aquí podemos estudiar la paciencia, el valor y la confianza firme en Dios.  Aprender a pensar menos en nosotros mismos, y mantenernos estrictamente en la verdad, como en la presencia de Dios, y debemos referir todo a su gloria, como Padre de nuestro Señor Jesucristo, que es bendito para siempre.

Para entender lo que Pablo explica en la primera parte, hacemos referencia a Proverbios 26:4-5, que dice: " No respondas al necio de acuerdo a su necedad, para que no seas también como él. Responde al necio según su necedad, para que no sea sabio ante sus propios ojos".  Pablo dice que al hablar así está actuando con insensatez, por lo que pide excusas, porque lo hace para defender la verdad de Cristo frente a estos falsos profetas. Muchas veces debemos responder a los necios de acuerdo a sus necedades para llevarlos a la verdad y recapaciten.

Además de anunciar que será un insensato, Pablo dice claro que no es la forma de hablar de Jesucristo, pero que lo hará por motivos de los insensatos de los falsos apóstoles, y que ello lo hacen por orgullo, lo cual es una reflexión de las inseguridades, el orgullo es una sobre valuación del yo, y es contrario a todo lo que Cristo es y representa.

Por lo tanto, Pablo trae su currículum, presenta sus credenciales. Argumenta su defensa a través de lo que ha hecho. Su descendencia judía, su preparación académica, su trabajo, sus sacrificios, etc. Pablo enfatiza la teología de la cruz, que la salvación es por medio del sacrificio de Cristo en la cruz, en contra de la teología de la gloria, cuyos abanderados lo utilizan para proclamar el bienestar económico del hombre, como lo hacen los predicadores del evangelio de la prosperidad. Después de escuchar ese currículum,  con seguridad cualquier falso maestro hubiera renunciado, no están dispuestos a estos sacrificios porque en realidad no son discípulos de Cristo.

Además de todas estas expresiones que muestran su preocupación externa, Pablo les menciona que debe sumar sus preocupaciones por todas las iglesias que había plantado. Por eso les dice que todo lo que él tiene, sus títulos y conocimientos, ante Cristo, son basura, y  se gloría en las tribulaciones. El se gloría en Cristo, en sus debilidades, porque en Cristo se fortalece en medio de las debilidades. Su mejor sufrimiento es vivir para la causa de Cristo. Es el sacrificio de vivir para Su causa. La cruz de Cristo nos ayuda a conocer el carácter benevolente y misericordioso del Padre.

Padre celestial, aumenta y fortalece nuestra fe. Ayúdanos a entender la teología de la cruz, donde fue Tu sacrificio y el de Cristo, para beneficio nuestro. Bendiciones.

El pastor Miguel Núñez tiene hoy el completivo de su mensaje Un Enemigo Astuto Y Un Hombre Engañado, basado en 2 Corintios 11:5-15, como parte de la serie Poder En La Debilidad, sobre la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios.

La semana pasada el mensaje fue basado en los cuatro primeros versículos, donde Pablo continúa la defensa de su apostolado. Deseaba resguardar a los Corintios de ser corrompidos por falsos apóstoles. Les explicaba que sólo hay un Jesús, un Espíritu y un Evangelio para ser predicado y recibido por ellos. En estos versículos se observan varias motivaciones en la defensa del apostolado, como son: 1.- El celo por la salud espiritual de los Corintios, 2.- La preocupación y temor por los creyentes que pudieran desviarse por la astucia de Satanás a través de los falsos apóstoles y, 3.- La presencia de falsos maestros o apóstoles que predicaban a otro Jesús, otro evangelio. Pablo estaba dolido y preocupado porque la iglesia de Corinto fuera apartarse del verdadero evangelio y que estuvieran recibiendo una enseñanza distorsionada.

Esta prédica aplica perfectamente en medio del tiempo que vivimos. Estamos viviendo la mayor predicación de la doctrina de la gracia, sin embargo, también estamos en medio de la mayor apostasía de toda la historia de la iglesia. En estos tiempos se han levantado la mayor cantidad de apostatas que predican otro evangelio después de haber conocido el evangelio de Cristo. En estos versículos , Pablo defiende su apostolado frente a falsos maestros.

En los versículos del 5 al 15 que vemos hoy, observamos que el apóstol no quería dar lugar a que nadie lo acusara de intenciones mundanas al predicar el evangelio, para que otros que se le oponían en Corinto, no pudieran sacar ventajas contra él en este aspecto. Se puede esperar hipocresía, especialmente cuando consideramos el gran poder que tiene Satanás sobre la mente de muchos, que manda en los corazones de los hijos de desobediencia. Como hay tentaciones a una mala conducta, así se corre un riesgo igual por el otro lado. Sirve asimismo el propósito de Satanás establecer las buenas obras en oposición a la expiación de Cristo, y a la salvación por fe y gracia. Pero al final se descubrirá a los que son obreros engañosos; su obra terminará en ruina.  Satanás permitirá que sus ministros prediquen la ley o el evangelio por separado, pero la ley establecida por fe en la justicia y expiación de Cristo, y la participación de su Espíritu, es la prueba de todo sistema falso.

En la primera parte de este mensaje vimos que en los primeros 4 versículos encontramos varios temas de enseñanza. Hoy podemos observar 3 nuevas enseñanzas, las cuales son: 

1.-La defensa de Pablo hecha por él mismo.  Fuera de Cristo, no encontramos a nadie más apasionado en la prédica de la verdad, del evangelio de Cristo, que Pablo. La prédica de los falsos maestros se basa en una mentira disfrazada de un poco de doctrina, y es atractiva porque somos pecadores, tenemos un corazón caído. La verdad produce renovación de nuestra mente, y eso lo predicó Jesús , y Pablo lo copió, predicando la verdad, que es el evangelio de Cristo. Por eso Pablo les dice a los Corintios que revisen a esos falsos maestros, porque él no tenía nada que envidiarles a ellos. Se defiende como una persona de mucho conocimiento, aunque su hablar sea torpe. Sus prédicas estaban llenas de la verdad, con doctrinas profundas, además de su ejemplo de vida.

2.-  Pablo no recibía salario. Y por esto también lo criticaban. Al hacer esto de forma gratuita, creó la duda de que su trabajo o prédica fuera cierta, ya que no cobraba. Mientras los falsos maestros si cobraban y los Corintios esperaban que les cobraran. Pero Pablo recibía ofrendas de otras iglesias o trabajaba construyendo tiendas para su sustento, y no pedía ofrendas, no quería ser una carga para los Corintios.  Pablo se sentía ofendido, ya que él pensaba que la iglesia de Corinto era el sello de su apostolado, pues se convirtieron con sus prédicas. No quería que el dinero empañara su testimonio, se cuidaba mucho con relación al manejo del dinero. El verdadero ministro del evangelio ciertamente ama a Dios, ama las ovejas, y defiende la verdad del evangelio de Cristo.

3.- Marca de un falso apóstol. Pablo llamaba falsos apóstoles aquellos que predicaban otro evangelio, les llamaba servidores de Satanás. Los comparaba a Satanás, que se viste de ángel de luz para engañar. De la misma manera son los falsos apóstoles de la actualidad

Al finalizar el mensaje, el pastor denuncia los falsos maestros de la actualidad, porque el evangelio está en juego, y él se la jugará por el evangelio, y porque Pablo lo hace, y Pablo es su maestro después de Cristo. Porque la palabra de Dios es la roca firme de nuestra salvación, lo demás es arena, no es firme.

Padre celestial, fortalece nuestra fe. Que reconozcamos a Cristo como la roca fiel, y el único que cambia corazones. Bendiciones.

El pastor Miguel Núñez retoma su serie Poder En La Debilidad, basada en la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios después de tres semanas. Hoy su mensaje lo ha titulado: Un Enemigo Astuto Y Un Hombre Engañado,  basado en 2 Corintios 11:1-15, aunque hoy solo se está revisando hasta el versículo 4.

El mensaje anterior sobre 2 Corintios 10:7-18, el apóstol Pablo hacia una defensa fuerte de su apostolado, defendiéndose de falsos maestros que habían llegado a Corintios con un falso evangelio y que lo criticaban constantemente, queriendo ridiculizarlo hasta en su forma de escribir y hablar. Pablo defiende más el evangelio de Cristo que su persona, y al finalizar muestra su humildad, y recomienda que nadie se gloríe de sí mismo, sino en lo que hace el Señor, y esto se hace reconociendo que los dones y talentos que tienes los ha dado Dios para ser usados para Su gloria.

En estos versículos que vemos hoy, Pablo continua con la defensa de su apostolado dando razones para recomendarse a sí mismo, ya que ha predicado el evangelio puro gratuitamente. El deseaba resguardar a los Corintios de ser corrompidos por falsos apóstoles. Les explicaba que no hay sino un Jesús, un Espíritu y un Evangelio para ser predicado y recibido por ellos. Les recuerda que él fue el primero en enseñarles en la fe, y que ellos no deben escuchar a los hombres que, sin causa alguna, los alejarán de quienes fueron el medio de su conversión, y que no se formen malos juicios sobre él basados en invenciones de un adversario.

Pablo pide paciencia con su insensatez a los hermanos de Corinto, porque sabe que lo que les dirá no tiene mucho sentido. Sabe que dejará salir su orgullo para defender su apostolado, y comienza a explicar sus motivaciones, las cuales son: 

1.- Celo por la salud espiritual de los Corintios. Pablo tiene un cuidado especial por este  pueblo. Se considera el padre espiritual de los Corintios porque fue el primero en predicarles el evangelio de Cristo. 

2.- La preocupación y temor de Pablo es por los creyentes que pudieran desviarse por la astucia de Satanás a través de los falsos apóstoles. Pablo sabía que si Satanás pudo engañar a Adán, su astucia y habilidad haría caer a los hermanos de Corinto. Satanás es el instrumento número uno en la seducción del ser humano, a través de preguntas que distorsionan la verdad pero que parecen inocentes. Pablo tenía el temor que capturara sus mentes y distorsionara la fe de los Corintios. Pablo procura que la verdad no sea distorsionada. 

3.- Falsos apóstoles. Pablo tenia preocupación por los falsos maestros que predicaban a otro Jesús, otro evangelio, y que ellos los recibieran con sencillez. Predicaban otro Jesús que él no había predicado, y que traían otro espíritu que él no había traído. Eran falsos maestros que traían un evangelio distorsionado.

A Pablo le dolía y preocupaba que en Corinto estaban apartándose del verdadero evangelio y recibiendo un evangelio distorsionado, que se perdiera el esfuerzo y sacrificio que se había hecho para que se presentaran ante Cristo igual que una novia pura. Por esto Pablo hace defensa de su apostolado.

Al finalizar, el pastor lee una definición de  evangelio, y lo explica para que aquellos que no conocen bien el evangelio de Cristo, no salgan de la iglesia con una idea distorsionada o confundidos.  Luego, hace un llamado a aquellos que a quienes Dios ha quitado el velo del entendimiento del evangelio y quieran pedir perdón por sus pecados. Se levantaron muchos haciendo profesión de fe. 

Padre celestial, fortalece nuestra fe. Que este mensaje llegue a lo más profundo de nuestro corazón y podamos aplicarlo a nuestra vida y circunstancias, que no nos dejemos engañar por Satanás y falsos maestros y sus tentaciones. Bendiciones.

Poder En La Debilidad es el título sombrilla de la serie del pastor Miguel Núñez que viene realizando sobre la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios. Hoy el mensaje ha sido sobre los versículos del 7 al 18 , del capítulo 10, el cual ha sido titulado: El Testimonio Personal, La Defensa De Un Ministro Del Evangelio.

La semana pasada, a través del mensaje Las Armas De Nuestra Contienda, enfocado en los versículos del 1 al 6 de este capítulo 10, vimos que lo esencial fue reforzar el concepto de que las armas de nuestras batallas no son carnales, sino espirituales. Cuando tenemos conflictos con hermanos, no se trata de meros conflictos, son batallas para desacreditar el evangelio desacreditando la persona. Personas engañadas por el enemigo que pone ideas malignas en la mente. Pero el uso de la verdad del evangelio es el arma poderosa en Dios que destruye la mentira. Esta batalla la libramos poniendo en cautiverio todos nuestros pensamientos a los pies de Cristo. Reconociendo la verdad, estando firmes en ella. La verdad es la Palabra de Dios.

Muchas de estas ideas malignas y del mundo son propagadas a través de falsos maestros, predicadores del evangelio de la prosperidad y de guerras espirituales, por eso Pablo nos presenta la forma como debemos rechazar las ofertas del mundo, y es a través de las escrituras que destruyen las fortalezas, pensamientos arrogantes, que es el poder de Dios para vencer en la batalla.

En las explicaciones  y argumentos que está dando Pablo a los Corintios para defender su apostolado y autoridad, en estos versículos de hoy hace énfasis en que no es a su persona que defiende, sino al evangelio de Cristo, por lo que debemos mirar el interior de las personas, no  su aspecto físico, y que al igual como nosotros somos de Cristo, otras personas también son de Cristo. 

La primera acusación que recibe Pablo de parte de los falsos maestros es acerca de su apariencia física y su forma de hablar, por lo que Pablo lo rechaza diciendo que no debemos mirar lo externo de la gente, sino el interior, sus sentimientos, su carácter, su testimonio de vida. Los falsos maestros muestran un evangelio de mentiras con buena apariencia para engañarnos, igual como lo hizo Satanás con Adán y Eva.

También lo acusan de que Pablo no es un verdadero ministro. Por eso trae evidencias a través de su testimonio personal para que observen que él es un verdadero ministro de Dios. Su autoridad apostólica dada en Cristo ha sido para edificación y unificación de la iglesia, no para destrucción, por eso es un verdadero ministro de Dios.

Otra acusación que hacen es que Pablo escribe severamente. Pero Pablo responde que sus cartas no han sido para destrucción de la iglesia, al contrario han sido para edificación, corrección y unificación de la iglesia. Y asegura que lo que dice por carta también lo diría personalmente, que no tiene doble cara, lo que dice por cartas lo sustenta con su testimonio, que es la mejor defensa de su ministerio.

Pablo estaba en una encrucijada tal con las críticas que le hacían estos falsos maestros, que muchas veces decía que él mismo se sorprendía de sus argumentos, hasta decía que pensaba que había perdido el juicio haciendo comparaciones. Pero él conoce sus límites, no se gloría a sí mismo, y tiene la esperanza que cuando crezca la fe en ellos, podrán ver mejor su testimonio. 

Y finalmente recomienda que nadie se gloríe de sí mismo, sino en lo que hace el Señor. Y esto se hace reconociendo que todo eso lo hace el Señor, reconociendo al hacedor de las cosas. Reconociendo que los dones y talentos que tienes, los ha dado Dios. La paciencia, el carácter y personalidad para que hagas cosas para Dios, es Dios que lo ha dado.

El apóstol se establece una buena regla de conducta a través de su testimonio de vida, y es no jactarse de cosas sin su medida, que fue la medida que Dios le asignó a él. No hay mayor error que juzgar a las personas y sus opiniones por nuestros propios prejuicios, o halagarnos a nosotros mismos. Por tanto, en vez de alabarnos a nosotros mismos y buscar la alabanza de los hombres, debemos esforzarnos por ser aprobados por Dios y deseemos solo la honra que procede de Dios. Si nos vamos a gloriar, debemos gloriarnos en las cosas hechas por Dios, en la cruz vacía, en nuestra conversión.

Padre celestial, aumenta y afirma nuestra fe. Que podamos pensar gozosamente en todo lo que has hecho en nuestra vida. Bendiciones.

Continuando con su serie El Poder En La Debilidad sobre la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios, el pastor Miguel Núñez predicó hoy sobre los versículos del 1 al 7 del capítulo 10, titulando dicho mensaje: Las Armas De Nuestra Contienda.

Al finalizar el capitulo 9 la semana pasada con el mensaje El Dios Proveedor II, vimos que el tema del mensaje era el dar a los hermanos que estaban en necesidad, pero detrás de esta acción está el carácter dadivoso de Dios, el cumplimiento de su fidelidad, temas que sólo se observan en los capítulos 8 y 9.

Ahora el apóstol, en estos primeros versículos del capítulo 10, reconoce que estamos en contienda y que existen armas para dicha contienda, por lo que establece su autoridad con mansedumbre y humildad. Mientras otros tenían al menos a Pablo, y hablaban de él con desprecio, él pensaba y hablaba humildemente de sí mismo. Recomienda estar consciente de nuestros males y pensar humildemente sobre nosotros mismos, aunque los hombres nos lo reprochen. Es decir, en esta tercera etapa de esta carta, Pablo entra en defensa de su apostolado en contra de falsos maestros que lo quieren destruir. Reconoce que es una guerra espiritual. Esta guerra comenzó en el jardín del Edén, donde Satanás, personalmente, confunde a Eva acerca de la verdad de Dios. Esta guerra se produce en la mente, es real y continua, y se libra a través de la Palabra de Dios.

La obra del ministerio es una guerra espiritual contra los enemigos espirituales. El poder exterior no es el método del evangelio, sino las persuasiones sólidas, por el poder de la verdad y la mansedumbre de la sabiduría. La conciencia es responsable de rendir cuentas sólo a Dios; y a la gente se le debe convencer sobre Dios y su deber, sin forzarlos. De este modo, son muy poderosas las armas de nuestra milicia; la evidencia de la verdad es convincente. A pesar de la oposición que hace los poderes del pecado y Satanás contra el evangelio, se observa la victoria que obtiene la Palabra de Dios. Los medios señalados, por débiles que puedan parecerles algunos, serán poderosos por medio de Dios. La predicación de la cruz hecha por hombres de fe y oración siempre ha resultado fatal para la idolatría, la impiedad y la maldad.

El foco de este mensaje es reforzar el concepto de que las armas de nuestras batallas no son carnales, sino espirituales. Cuando tenemos conflictos con hermanos, no se trata de meros conflictos, son batallas para desacreditar el evangelio desacreditando la persona. Y el uso de la verdad del evangelio es el arma poderosa en Dios que destruye la mentira. Esta batalla la libramos poniendo en cautiverio todos nuestros pensamientos a los pies de Cristo. Reconociendo la verdad, estando firme en ella. La verdad es la Palabra de Dios.

Pablo nos presenta la forma como debemos rechazar las ofertas del mundo, y es a través de las escrituras que destruyen las fortalezas, pensamientos arrogantes, que es el poder de Dios para vencer en la batalla.

Pablo era vil y despreciable para algunos, en cuanto a su apariencia externa, pero esta era una regla falsa para juzgar. No debemos pensar que nadie, salvo nosotros, pertenece a Cristo. No miremos las cosas por su apariencia externa, como si la falta de tales cosas demostrara que un hombre no es un cristiano real, o un ministro fiel y capaz del humilde Salvador.

Padre celestial, fortalece nuestra fe. Que estemos siempre firmes en Tu Palabra, Tu verdad, y en Cristo que es la roca firme, para que nada ni nadie pueda confundir nuestros pensamientos. Bendiciones.

El pastor Miguel Núñez continúa hoy con su serie El Poder En La Debilidad basada en la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios. En esta ocasión completa el capitulo 9 con los versículos del 9 al 15, siendo la segunda parte del mensaje de la semana pasada, ahora con el titulo El Dios Proveedor II.

La semana pasada, en los versículos del 1 al 8, vimos que el apóstol estimula a los Corintios para la ofrenda recordándoles que ya les había escrito sobre este tema. Les recuerda que una ofrenda es un ministerio, es un servicio a los santos. Se hace para llenar necesidades de los santos que glorifican a Dios. Los anima diciéndoles que se gloria con la buena disposición de ellos en la recolección de la ofrenda. También les recuerda que envía a Tito y a dos hermanos de confianza de Corintos para recoger la ofrenda, se asegura de que se haga la recolección y a la vez guarda su testimonio. Se observa que al recoger las ofrendas como un ministerio demuestran que esta gente conoce a Dios de una manera que la mayoría de los hijos de Dios no lo conoce. Mientras más conoces a Dios más quieres imitarlo. Cristo es el ejemplo por excelencia, ha sido el que más ha dado, dio su vida, y ha sido el que más ha conocido a Dios.

Pablo explica que la gracia de Dios es capaz de suplir para que todo abunde para la buena obra. Dios tiene el deseo de suplirte para que completes la buena obra que te asigne. Por eso es el gran proveedor.

En estos versículos del 9 al 15 vemos que las donaciones y ofrendas serán para mérito de nuestra confesión y para la alabanza y la gloria de Dios. Por eso debemos hacer el esfuerzo de imitar el ejemplo de Cristo, sin cansarnos de hacer el bien, y considerando que más bienaventurado es dar que recibir. Bendito sea Dios por el don inefable de su gracia, por la cual capacita e inclina algunos de su pueblo a dar a los demás, y a otros a estar agradecidos por ello; y bendito sea para toda la eternidad su glorioso nombre por Jesucristo, el don de valor inapreciable de su amor, por medio del cual estas y todas las otras cosas que pertenecen a la vida y la piedad, nos son dadas gratuitamente, más allá de toda expresión, medida o límite.

Podemos ver dos temas de enseñanzas importantes en estos versículos:
1.- El carácter dadivoso de Dios me invita a ser dadivoso también. Nuestro dar debe iniciar pensando en glorificar a Dios que ha sido dadivoso para conmigo. Mi generosidad debe estar anclada en la generosidad de Dios.
2.- Las bendiciones que resultan de mi obediencia a su invitación. Nuestro dar enseña a otros a tener gratitud, cultiva la gratitud en otros. También estas bendiciones sirven para glorificar a Dios. Tanto el que da como el que recibe están mostrando el carácter dadivoso de Dios, glorifican a Dios. Para ambos representa una prueba, en unos Dios forma un corazón dadivoso, mientras que en otros crea un corazón de gratitud. Es un trabajo de Dios en ambos sentidos.

El tema de este mensaje es el dar a hermanos que están en necesidad, pero detrás está el carácter dadivoso de Dios, el cumplimiento de Su fidelidad.

Pablo termina con una doxología dando gracias a Dios por su abundante gracia. Agradece a Dios por su don inefable, por los beneficios recibidos a través de Cristo, haciendo cosas por nosotros y en nosotros.

Padre celestial, aumenta nuestra fe, y damos gracias por todo lo recibido por Cristo. Pon en nuestro corazón el deseo de ser dadivosos, a reconocer las bendiciones espirituales recibidas antes de las materiales. Bendiciones.

Continuando con su serie El Poder En La Debilidad sobre la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios, el pastor Miguel Núñez predicó hoy sobre los versículos del 1 al 8 del capítulo 9 de esta carta, con el título: El Dios Proveedor.

En los versículos del 10 al 24 del capítulo 8 expuestos en el último sermón con el título El Dinero Prueba Mi Integridad, vimos como Pablo daba las gracias a las iglesias de Macedonia por el esfuerzo desinteresado en la recolección de ofrendas para los hermanos de las iglesias de Jerusalén que estaban en necesidad y bajo persecución. Además, Pablo muestra su integridad en el manejo del dinero diciendo que la recolecta de esta ofrenda es una obra de gracia que Dios, no un asunto personal, le ha permitido administrar, pero que aún así va a rendir cuentas, y por eso manda a Tito a recogerla, y junto con Tito envía a otros dos hermanos de excelentes testimonios, probados frecuentemente y encontrados muy diligentes y de confianza para los de Corintos. Pablo cuida de su testimonio.

En esta segunda carta a los Corintios, Pablo enfatiza el principio de dar por gracia. Expresa que dar por gracia revoluciona la vida, y aclara de  forma convincente nuestras intenciones y principios de dar, ya que el ministerio de dar se centra en la gracia. Es una expresión de ese sacrificio precioso de Cristo.

En estos versículos el apóstol nos dice que cada uno de cómo nos dicta el corazón.  Debemos hacer lo que sentimos que Dios nos conduce hacer, puesto que Él nos ha bendecido abundantemente, de igual manera debemos seguir como propuso en nuestro corazón para hacerlo. Y no hacerlo por obligación, de manera triste o a regañadientes, como si estuviéramos sufriendo por la pérdida. Al contrario, que el dar venga de un corazón que rebosa de una gracia maravillosa de Dios y el amor. Es un tema de actitud. Dios ama al dador alegre. Él quiere que seamos dadores responsables que dan de un corazón que rebosa de la gracia de Dios.

Tenemos un tema importante: el estímulo para recoger la ofrenda.  El apóstol comienza el estímulo para la ofrenda recordando a los Corintios que ya les había escrito sobre este tema. Les recuerda que una ofrenda es un ministerio, es un servicio a los santos. Se hace para llenar necesidades de los santos que glorifican a Dios. Pablo los anima diciéndoles que se gloría con la buena disposición de ellos en la recolección de la ofrenda. También les recuerda que envía a Tito y a dos hermanos de confianza de Corintios para recoger la ofrenda, se asegura de que se haga la recolección y a la vez guarda su testimonio.

El sembrar y cosechar, aunque esta dicho en el contexto de la recogida de una ofrenda, es una metáfora dicha a un pueblo agricultor, no es un pacto con Dios, que si le das mucho Dios te devolverá mucho, es estrictamente una retribución agrícola. Los predicadores de la prosperidad lo usan para perdición de ellos y de muchos.

En el reino de los cielos, la cantidad no es lo que cuenta, lo que cuenta es la condición y la motivación del corazón. Por eso Dios se alegra con el dador alegre. No dice que sea por haber dado mucho, dice que es por haber dado alegremente, como propuso su corazón. Al dar,  recibo una bendición, la bendición de participar en la expansión del reino de Dios. Un corazón en buena salud espiritual da abundantemente, con alegría y para ayudar al hermano. Esta gente conoce a Dios de una manera que la mayoría de los hijos de Dios no lo conoce. Mientras más conoces a Dios mas quieres imitarlo. Cristo es el ejemplo por excelencia, ha sido el que más ha dado, dio su vida, y ha sido el que más ha conocido a Dios.

Pablo explica que la gracia de Dios es capaz de suplir para que todo abunde para la buena obra. Dios tiene el deseo de suplirte para que completes la buena obra que te asigne. Por eso es el gran proveedor.

Padre celestial, aumenta nuestra fe y pon en nuestro corazón el deseo, la gracia y la actitud de dar en abundancia, no sólo para la obra de expansión de Tu reino, sino para el hermano necesitado en la calle. Que nuestra actitud y comportamiento sea luz para el resto del mundo. Bendiciones.

En la continuación de la serie El Poder En La Debilidad del pastor Miguel Nuñez sobre la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios, hoy se predicó sobre los versículos del 10 al 24 del capítulo 8, con el título: El Dinero Prueba Mi Integridad.

La semana pasada el mensaje estuvo centrado en el versículo 9 que trata sobre  la transformación de Cristo de rico a pobre por amor, el cual se utiliza como uno de los principales argumentos de los representantes del evangelio de la prosperidad.

En los versículos expuestos hoy, tal como se dijo la semana pasada, Pablo agradece a las iglesias de Macedonia su actitud y sus gestiones libres para recolectar ofrendas para los hermanos de Roma que estaban en necesidad.  Además, los anima y exhorta a completar la obra de la recolección de las ofrendas que habían suspendido un año antes y para eso les envía a Tito. También les habla acerca de la forma de dar, y de manera personal, él mismo expresa que como administrador de esas ofrendas es extremadamente pulcro, porque no solo debe ser transparente para con Dios, sino también para con los hombres, debe tener siempre buen testimonio. Porque el deber de todo cristiano es actuar con prudencia para evitar, dentro de las posibilidades, toda sospecha injusta.  El carácter puro y la conciencia limpia son un requisito para ser útiles al reino de los cielos. La buena opinión que el prójimo tenga de nosotros debería ser un argumento para que nosotros hagamos el bien siempre.

El corazón del hombre está dispuesto a ser exhortado y animado, pero cuando le tocan uno de sus ídolos se niega. Y el dinero es uno de los grandes ídolos del hombre, no es sólo un medio de intercambio, representa un logro, representa algo importante para él, y se niega a regalarlo, a darlo por algo intangible.  Él cree que al obtener dinero  le suma valor a su persona y quiere disponer de ese dinero como le dicte su corazón, ya sea para gastarlo o guardarlo. Por eso se tituló este mensaje El Dinero Prueba Mi Integridad.

Esta ofrenda la inició la iglesia de Corintos un año antes y Pablo los está exhortando y animando a completar la recolección de dicha ofrenda. Esta exhortación es una opinión personal de Pablo, y les dice que es conveniente para ellos mismo. Es conveniente para ellos porque como tenemos la costumbre de iniciar los proyectos y dejarlos, el completar esta ofrenda sería de buen testimonio para estas iglesias, porque sería destinada al sostenimiento de hermanos de Roma que estaban en necesidad. Además, el Señor se complace en el dador alegre, por lo que era conveniente completar de buena voluntad, libremente, esa ofrenda.

Pablo muestra su integridad en el manejo del dinero diciendo que la recolecta de esta ofrenda es una obra de gracia que Dios, no  un asunto personal, le ha permitido administrar, pero que aún así va a rendir cuentas y por eso manda a Tito a recogerla, y junto con Tito envía otros dos hermanos de excelentes testimonios, probados frecuentemente y encontrados muy diligentes y de confianza de los Corintios, para que ellos no tuvieran pensamientos contrarios . Pablo cuida de su propio testimonio. 

Así como Pablo cuida de su testimonio, también nosotros debemos cuidar el nuestro igual.  Manejar los recursos financieros, dones y talentos que Dios nos da debe ser con pulcritud.

Padre celestial, aumenta nuestra fe y fortalece nuestro carácter para rechazar las tentaciones, vivir pulcramente, siendo de buen testimonio tanto para Ti como para los hombres. Que pongas en nuestro corazón el deseo de seguir creciendo y amando al prójimo para mostrar Tu propio amor. Bendiciones.

Página 4 de 35