IBI top movil

 

Luis Méndez

Luis Méndez

EL FUNDAMENTO

“Lo más fundamental que podemos decir acerca del matrimonio es que éste es la obra de Dios” John Piper

El matrimonio está constantemente bombardeado con ataques en su contra, con dudas sobre su fundamento, de ahí la importancia de entender que el matrimonio no es una concepción humana, sino que Dios es Su Autor, y está obrando en nuestra historia como pareja.

En Génesis 2:24 encontramos los tres componentes del matrimonio:

  • Incluye un dejar. El matrimonio comienza cuando se deja la autoridad de los padres.
  • Incluye un unirse: Se crea una nueva unidad, similar a la de nuestros padres.
  • Incluye un fundirse: Es una unidad que va más allá de lo físico, es una unidad espiritual que implica la fundición de cada aspecto de nuestras vidas.

Los tres (3) niveles de unidad que se dan en el matrimonio:

  • Unión natural
  • Unión de pacto
  • Unión espiritual

La mayoría de los matrimonios se quedan funcionando en el nivel de pacto, pero debe procurarse la unión espiritual. Porque el fundamento del matrimonio cristiano es experimentar la unidad especial que Dios crea por medio de su Espíritu donde los cónyuges desarrollan una relación real que incluye crecimiento e intimidad espiritual.

Es responsabilidad de cada cónyuge desarrollar una relación personal con Dios, porque la fortaleza de un matrimonio no está dada por su estabilidad económica o ausencia de problemas, sino por la presencia de Dios en sus vidas.

FRUTO DE CRECIMIENTO

Cultivar el crecimiento en la relación de pareja es una mezcla de fe y resolución, de reconocer que el otro no puede llenar necesidades, sino que sólo Dios puede hacerlo; por lo tanto, el cónyuge no debe ser la prioridad en nuestras vidas, sino la relación con el Señor, y cómo va a ir cambiando nuestras actitudes, nuestro carácter, de modo que nos parezcamos más a Cristo.

¿Cuáles son las características de este crecimiento espiritual?

  1. Está basado en un nuevo nacimiento (Juan 1:12-13).
  2. Está basado en la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas (Efesios 5:15-18).
  3. Está basado en un conocimiento experimental de la gracia de Dios (2 Pedro 3:18). Sólo si experimento la gracia de Dios, podré impartirla al otro, ya que no puedo dar lo que no tengo.
  4. Genera una actitud de humildad (Filipenses 2:5-8), lo cual es una evidencia de crecimiento espiritual porque nos asemejamos a la actitud que tuvo Cristo.
  5. Viene como un efecto de una real transformación (Romanos 12:1-2). En la medida en que seamos transformados, y nuestra mente renovada, podemos disfrutar más de Dios.
  6. Inspira una actitud de avance (Filipenses 3:13-14). Para crecer hay que olvidar las cosas que están atrás, y proseguir a la meta que está adelante.
  7. Promueve una actitud de servicio (Mateo 20:27-28). Dios no nos salvó para que vivamos vidas más cómodas, sino para que sirvamos y esto se aprende en la comunión personal con Dios.

En la medida que cada cónyuge va creciendo en su relación con Dios, pueden compartir lo que Dios está haciendo, y de esa forma desarrollar una intimidad espiritual. Puede que no tengan el mismo nivel espiritual, pero cada uno puede dar de lo que está recibiendo del Señor.

¿Cómo luce esto en la práctica?

  • Hay una unidad que genera fortaleza y estímulo (Ec. 4: 9-10)
  • Hay una unidad que promueve un genuino interés por el otros (Flp. 2:3-4)
  • Hay una unidad que promueve un especial disfrute como amigos y amantes (Ro. 12:10; Cantares 4:9)

 

 

*Resumen cortesía de Odette de Carranza.

 

Hoy en la IBI tuvimos como predicador invitado al pastor Luis Méndez con el mensaje  Cómo Acercase A Dios, basado en el capítulo 15 del Evangelio de Lucas.

El pastor Méndez tiene más de 10 años pastoreando la comunidad latina de la iglesia que dirige John Piper en Minnesota. En esta ocasión fue traído por la IBI a impartir una serie de charlas dirigidas a los matrimonios, tituladas Una Pareja En Crecimiento, ya que el pastor Méndez tiene una maestría en consejería, lo que además de su pasión, es una de sus principales responsabilidades en la iglesia que pastorea. Y por supuesto, se aprovechó para que hoy predicara.

 La intención de Lucas en su evangelio fue escribir un libro que  describiera fielmente los sermones y milagros de Jesucristo, los cuales les fueron contados por discípulos de Jesús, por actores de primera línea. Aunque el libro, o evangelio, está dirigido a una persona llamada Teófilo, como si fuera una carta, es obvio que estaba destinada para un público más amplio. Estaba destinado a los gentiles, como se le llamaba a los ciudadanos que no eran judíos. Es una fuente constante de alegría a todo el que escucha por primera vez, o a quien se le recuerda, de la gracia de Dios por medio del Mesías, el Redentor, quien logró la salvación para todos los que confían en la sangre que El derramó y así reciben la vida eterna.

En el capítulo 15 que estaremos revisando hoy, vemos varios temas, tales como las parábolas de la oveja y la pieza de plata perdidas, que se refieren al esfuerzo que se hace para encontrar lo perdido, ese mismo esfuerzo hace Jesús por buscar las almas perdidas y no descansa hasta encontrarlas. Igualmente la parábola del hijo pródigo, y el hermano mayor ofendido por las atenciones y fiesta que hizo el papá al regresar su hermano a la casa paterna en actitud de arrepentimiento, y la actitud del padre con su muestra de gracia y amor. De la misma manera hay fiesta en el cielo cuando un pecador se arrepiente. Tanto el encuentro de Jesús con nosotros, como nuestro arrepentimiento, están diseñados para  acercarnos a Dios, y  ese acercamiento transforma completamente nuestra vida. El mensaje se concentró en esta última parábola,  en la  del hijo pródigo.

Esta historia nos muestra nuestra tendencia a alejarnos de nuestro Padre creador. Comienza mostrando nuestra condición egoísta, egocéntrica, pidiendo lo que él pensaba le pertenecía. Y quería su proporción de las riquezas del padre para gastarlo en mujeres y bebidas. Con el tiempo lo gastó todo, hasta tuvo que buscar trabajo en una granja de cerdos, y pasó tanta hambre que llegó a considerar que la comida de los cerdos sería buena para él. Al verse así se sintió confrontado por lo que había hecho y había dejado,  por lo que se arrepintió.

Entre otras, tenemos 4 aspectos que debemos considerar para estar más cerca de Dios:

1.-  Tienes que experimentar cansancio del estilo de vida que llevas, 2.- Humillarte, 3.- Rendirte y 4.- Gozarte.

1.- Debes cansarte del estilo de vida que llevas. Darte cuenta que ese estilo de vida  no es el adecuado. Nada sucederá hasta que no estés insatisfecho de esa vida que llevas. Tu alma se cansa de vivir sin Dios. Si te arrepientes de esa vida, ahí comienza la transformación.

2.- Tengo que humillarme. Debo reconocer mis pecados, admitir mí pecado, y humillado pedir perdón. Pedir perdón a Dios y a todos lo que hemos ofendido. Y con la confesión y arrepentimiento de nuestros pecados, Dios se complace al perdonarlos.

3.- Debo rendirme. Se muestra un gran contraste en el carácter del hijo pródigo, al inicio pide y exige su parte, y ahora no exige restitución, solo pide un humilde trabajo. Se ofrece rendido a su padre. Así como lo recibió su padre, así Dios nos recibe.  Él nos perdona y olvida nuestros pecados.

4.- Debo gozarme. En mi vida anterior estoy perdido, muerto en mis pecados, y ahora he sido rescatado, he sido llevado de muerte a vida. En esta parábola el padre mandó hacer fiesta por este regreso del hijo y le agradece a Dios por traerlo con bien y ver el cambio en su carácter.

En la gracia de Cristo, estamos tan cerca de Dios como nosotros queramos. Y Dios se complace en recibirnos y perdonarnos, porque Dios está en el negocio de la transformación, está presto para cambiar nuestra vida al ver nuestro rendimiento y arrepentimiento.

¿Cómo está tu vida en estos momentos? ¿Cómo te sientes en tu relación con Dios?

Reflexionemos sobre nuestra vida, pidamos perdón arrepentido y humillado, y entreguémonos  a Cristo completamente para tener una vida nueva, una vida transformada y eterna. Bendiciones.

El viernes 29 y el sábado 30 será la Conferencia para Matrimonios “Una pareja en crecimiento” con el pastor Luis Méndez de la Iglesia Bethlehem en Minnesota. Con este evento damos inicio a los Grupos de Matrimonio. El precio es de RD$750 por pareja y las taquillas están a la venta en la Librería del Centro Ministerial. Este evento es solamente para matrimonios de la IBI (es decir, miembros y asistentes regulares).

Página 3 de 3