IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

En esta segunda carta, Pablo trata de corregir las expectativas de la venida del Señor, que creían sería en su tiempo, por expresiones del Apóstol en la primera carta,  como que dicha venida era inminente, por lo que muchos hermanos de Tesalónica abandonaron sus responsabilidades terrenales para esperar al Señor, por lo que esta carta se escribió poco tiempo después de la primera. 

Este tema de la segunda venida del Señor conduce a una notable predicción de algunos de los sucesos futuros que iban a tener lugar en las épocas posteriores de la iglesia, y que muestran el espíritu profético que tenia Pablo. En estos primeros versículos el Apóstol, junto a Silvano ( Silas ) y Timoteo, primero saluda en nombre del Padre y del Señor Jesucristo, y luego  bendice a Dios por el creciente amor, fe y paciencia de los hermanos de Tesalónica, de los cuales se siente orgulloso, y los exhorta a perseverar en medio de todos los sufrimientos y aflicciones por lo que pasan, debido a persecuciones y vejaciones por mantener firme su fe en Jesucristo.

Pablo trata a Dios como un padre, principalmente con los Tesalonicenses que eran gentiles y no conocían a Dios igual a un padre terrenal, lo veían muy lejano. Luego pide gracia para estos hermanos, algo de mucha costumbre en las cartas paulinas. Da gracias a Dios por esta iglesia que persevera en su fe y amor por los demás en medio de turbulencias, producto de persecuciones y aflicciones que sufrían estos hermanos. Estas gracias dadas por Pablo revelan el carácter maduro del Apóstol, y el crecimiento en la fe y el gran amor que estos hermanos muestran por los demás revelan igualmente el carácter maduro de los Tesalonicenses. Ambos muestran algo de su carácter, la madurez espiritual, que los ayuda a perseverar en medio de las aflicciones, y Pablo sabía perfectamente lo que era sufrir persecuciones y mantener la perseverancia en la fe en Jesucristo.   La madurez cristiana se refleja por el corazón agradecido y la ausencia de quejas.

Para crecer en fe necesariamente debo crecer en el conocimiento de Dios, lo que se traduce en confianza y tranquilidad. Igualmente, mi crecimiento en el conocimiento de Dios hace aumentar mi amor por los demás. El amor por Dios debe terminar en amor por el hermano, porque el que no ama al hermano que ve, no puede amar a Dios que no puede ver. La fe nos permite ver lo que el temor no nos permite ver.

 La fe  y el amor nos mueven a la acción.  Nos permiten buscar al hermano, caminar con él, restaurarlo, apoyarlo y ayudarlo.  La fe está íntimamente relacionada con la perseverancia. El que cree no perecerá, permanece. Esta iglesia fue un gran ejemplo para las demás iglesias de la época, y aún para las de hoy.  En medio de persecuciones y aflicciones se mantenía firme en el crecimiento de su fe y cada vez el amor por los demás era mayor.  El amor mutuo hizo que estos hermanos se unieran, se apoyaran y ayudaran.

El Apóstol Pablo sigue dando gracias a Dios por esta iglesia de Tesalónica. Ahora recuerda que la Palabra de Dios predicada por él fue el instrumento para obtener fe, y fue también el medio para aumentarla y confirmarla. La oración es el tema central de estos pasajes, por lo que Pablo también dice que ora por ellos intensamente, de día y de noche. La oración no solo tiene que ofrecerse en el nombre de Cristo, sino también ofrecerse a Cristo mismo como nuestro Señor y Salvador, porque si reconocemos a Dios en todos nuestros caminos, El dirigirá nuestras sendas. Necesitamos del Espíritu Santo para nuestro crecimiento en gracia, y la forma de obtenerla es la oración. La acción de gracia ofrecida por Pablo no solo es por los tesalonicenses, sino también por Dios.

11 de Enero de 2015

Una palabra bien recibida

Esta semana el pastor Miguel Núñez continúa el mensaje de Pablo agradeciendo a Dios por los hermanos de la iglesia de Tesalónica. Trató en esta carta el tema de la gratitud en dos sentidos: 1) vertical hacia con Dios por la plenitud de Dios en Él, y 2) horizontal para con los hermanos, por lo que hicieron por él. Expresa su gratitud por lo que Dios ha hecho por esos hermanos. Demuestra una gran madurez, sin egocentrismo, ya que el crecimiento de esta iglesia se ha producido sin su presencia, reconoce que no ha sido por él, sino directamente por el trabajo que Dios ha hecho en ellos y por eso da gracias a Dios sin cesar. Puesto que recibieron bien la Palabra de Dios tal como fue predicada por él, sin mentiras ni manipulaciones, de una manera pura y limpia. 

La actitud de gratitud es un indicador de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas. Es bueno reflexionar sobre el por qué no caminamos de acuerdo a lo que dice la Palabra de Dios. No la recibimos como la Palabra de Dios sino como un buen consejo, y eso nos hace no cumplirla. Debemos recibir la Palabra de Dios por lo que es y como es, necesaria y conveniente, no como nos conviene a título personal.

En la segunda parte del mensaje el pastor Miguel Núñez recordó que el apóstol Pablo, además de defender su ministerio hizo defensa del evangelio para que no fuera manchado ni adulterado.El Apóstol recuerda a los tesalonicenses la forma como él trabajó con sus propias manos para no ser carga para ellos y poder predicar el evangelio sin adulterar. Apela a la forma irreprensible en que él y Silas se comportaron, de una forma santa, justa y transparente. De esa misma manera debemos nosotros andar. Al final explica su motivación: lo hizo para que todos podamos ser dignos de la gloria de Dios con un estilo de vida congruente con el evangelio de Cristo. Estamos acostumbrados al estilo de vida del mundo, permeados e influenciados por la manera como se maneja la gente común, con engaños, mentiras y manipulaciones. Sin embargo, Cristo nos dejó un mensaje claro de la manera cómo debemos llevar nuestra vida, y Pablo fue un ejemplo de eso.

El pastor Miguel Núñez predica sobre el agradecimiento de Pablo para con Dios y los hermanos de la iglesia de Tesalónica. En la primera parte el Apóstol defiende su testimonio y ministerio. También deja un legado, un modelo de vida, el modelo humano del comportamiento que debemos tener. Las marcas de un ministro del evangelio implica el testimonio de vida del ministro o pastor.  Estas marcas son: 1) El ministro está dispuesto a tener sufrimientos en carne propia por causa del evangelio. 2) Mostrar transparencia al momento de enseñar y predicar. 3) El ministro debe haber sido aprobado y probado por Dios. 4) El ministro del evangelio procura el favor de Dios, no el de los hombres. 5) Demostrar mansedumbre y humildad. Pablo también deja un ejemplo de vida que es de buen testimonio para los hombres y de complacencia para Dios.

14 de Diciembre de 2014

Cristo es suficiente

El pastor Héctor Salcedo nos explica que Cristo es suficiente para estar contentos. Define el contentamiento como un estado del corazón que produce vidas agradecidas y una alabanza constante a nuestro Dios. Además, nos muestra cómo la Palabra indica que ya Dios ha provisto todo lo necesario para nuestro gozo presente. El contentamiento es una virtud y un mandato; la razón del mismo es que tenemos al Señor. La vida de Pablo revela que el contentamiento se desarrolla, se aprende. El corazón contento no es el que no desea nada, sino aquel para el que su mayor anhelo es Jesucristo. El pastor Héctor nos exhorta a no buscar cosas para estar contentos, sino a Cristo, quien nos llena y fortalece. Finalmente, nos deja una de tres lecciones que Pablo aprendió en cuanto a la suficiencia de Jesús: Cristo habilita al creyente para confiar plenamente en la providencia de Dios. Las dos lecciones restantes, las veremos en el sermón próximo.

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales
30 de Noviembre de 2014

Deuda de gratitud

La gratitud se muestra en el ser que valora lo recibido, nos indica el pastor Héctor Salcedo en este sermón. El constante agradecimiento debería caracterizar a cada creyente en Jesucristo. El salmo 100 nos presenta básicamente dos llamados: 1) Alabar alegremente al Señor 2) Rendirle acciones de gracias. Alabanza sin gozo es obligación; la verdadera alabanza conlleva gozo (por el gran regalo que tenemos en Cristo). La razón para servir al Salvador con alegría es que “pueblo suyo somos y ovejas de su prado”. Las acciones de gracias implican expresiones audibles de la alabanza de nuestros corazones.  Dios es digno de gratitud porque Él “…es bueno; para siempre es su misericordia, y su fidelidad por todas las generaciones”. El evangelio es más que suficiente para generar en nosotros alabanzas y acciones de gracias, en todo tiempo, en toda circunstancia.

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales
09 de Noviembre de 2014

Perdonado completamente

El pastor José (Pepe) Mendoza nos recuerda a través de este sermón que hemos sido absolutamente perdonados por Cristo. A pesar de que él conoce muy bien de qué estamos hechos, nos limpia y nos permite portar Su vestimenta justa. Si somos honestos nos daremos cuenta de que todos estamos en la condición de la mujer pecadora porque al igual que a ella es mucho lo que se nos ha condonado. Por tanto, nuestra actitud para con el Salvador debería ser de gratitud abundante, así como esta mujer. Una gratitud por Su gracia incomprensible sobre nosotros, una gratitud que ignore las opiniones de los demás y que solo se enfoque en Aquel que nos amó primero.

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales