IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

La prédica estuvo a cargo del Pastor José Mendoza, quien lo tituló La Pérdida de Vista de lo Esencial, basado en 2 Reyes 2:19-22. Estos pasajes narran un gran tiempo de confusión en Israel durante el siglo 9 antes de Cristo. Era el tiempo del profeta Eliseo en Jericó. Esta ciudad tiene una gran importancia en la historia de Israel, ya que fue la primera ciudad vista al momento de entrar a la tierra prometida. La confusión era tal que consideraban la ciudad como buena, sin embargo el agua era mala y la tierra estéril, una gran contradicción. Pero Eliseo fue enviado por Dios a sanar esta tierra y modificar la conducta y ritos paganos de sus habitantes. Cuando hay confusión todo se afecta. El pueblo de Israel se aferró a la mentira en vez de la verdad. Cuando perdemos de vista lo esencial, se afecta nuestra espiritualidad, retrocedemos, perdemos las cosas que hemos ganado, sucede un retroceso espiritual. Nuestra vida se pone en juego.  Se pierde la solidaridad, se produce un profundo egoísmo.  Se pierde la capacidad de tomar decisiones, no podemos distinguir entre la verdad y la mentira. Ahora, en este tiempo, estamos viviendo un retroceso espiritual, todos somos egoístas, no distinguimos entre la verdad y la mentira. Estamos viviendo tiempos similares a los de Eliseo. Hemos perdido de vista lo esencial, por lo que se produce la degradación política, económica y social que vemos en nuestros días.

Pertenece a la serie Ocasiones Especiales

Miguel Núñez continúa con la serie sobre 1 Tesalonicenses, con el título El Sufrimiento es Parte de Nuestro Llamado, segunda parte. Nuestras aflicciones vienen muchas veces por vivir en este mundo caído, por el pecado que hemos heredado o simplemente por nuestras propias decisiones pecaminosas. Pero Pablo expresa que se siente afligido por causa del Evangelio que no puede predicar y que sus hijos en la fe no puedan escuchar la Palabra de Dios.