IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

27 de Abril de 2021

Confiando en Dios: Un testimonio de infertilidad, aborto espontáneo y maternidad

Por  Janelle Bradshaw

Testimonio compartido por mi amiga Lauren en Grace Church y pensamos que sería un gran estímulo para muchas de ustedes que están pasando por “pruebas de varios tipos” (Santiago 1:2).

Después de más de 2 años de intentar concebir, todavía estaba huérfana de madre y clamaba a Dios en medio de la angustia de querer una familia, pero sin saber si Él alguna vez lo haría posible. Me sentí como Ana en la Biblia, que deseaba desesperadamente un hijo, pero no podía concebir. Las Escrituras dicen que Ana “estaba profundamente angustiada y oró al Señor y lloró amargamente”.

Aunque estaba feliz por mis amigas que quedaron embarazadas fácilmente, luché con la desesperanza y la soledad cada vez que veía otro anuncio de embarazo. Cuando vi a mamás felices con sus bebés, sentí como una pequeña puñalada en mi corazón. Luché con Dios por oraciones que parecían no tener respuesta. Estuve tentada a sentir que Dios me había olvidado. Me sentí honrada por mi incapacidad para hacer todo bien. Luché por creer que Dios todavía era bueno cuando mis circunstancias decían lo contrario. No tenía ningún otro lugar a donde acudir excepto a su Palabra, donde me recordaba quién es Él.

Hasta ese momento de mi vida, no había experimentado muchas dificultades o sufrimientos. Dios usó mi incapacidad para quedar embarazada para realmente humillarme y mostrarme su perfecta soberanía y sabiduría. Doy gracias a Dios porque nos bendice cuando escondemos su Palabra en nuestro corazón para que cuando lleguen las pruebas, no nos quedemos boyando solas en el mar. Tenemos Su Palabra como ancla fuerte y segura para nuestra alma. Charles Spurgeon dice: "Cuando no puedes rastrear la mano de Dios, debes confiar en el corazón de Dios". Descubrí que el corazón de Dios para mí, en su Palabra, era de amor tierno y compasivo. Trata con amabilidad a los que sufren y, como dice Isaías 42:3, "No quebrará la caña cascada, ni apagará el pabilo mortecino; con fidelidad traerá justicia”.

Escritura como el Salmo 145 nutrió mi alma:

“Clemente y compasivo es el Señor, lento para la ira y grande en misericordia. El Señor es bueno para con todos, y su compasión sobre todas sus obras…. El Señor es bueno para con todos, y su compasión, sobre todas sus obras.  Señor, tus palabras todas te darán gracias, y tus santos te bendecirán.  La gloria de tu reino dirá, y hablarán de tu poder, par dar a conocer a los hijos de los hombres tus hechos poderosos, y la gloria de la majestad de tu reino.  Tu reino es reino por todos los siglos, y tu dominio permanece por todas las generaciones.  El Señor sostiene a todos los que caen, y levanta a todos los oprimidos.  A ti miran los ojos de todos, y a su tiempo tú le das su alimento.  Abres tu mano, y sacias el deseo de todo ser viviente.  Justo es el Señor en todos sus caminos, y bondadoso en todos sus hechos.  El Señor está cerca de todos los que le invocan en verdad.  Cumplirá el deseo de los que le temen, también escuchará su clamor y los salvará”. 

Cuando comenzamos el proceso de adopción, ¡de hecho quedé embarazada unos meses después! Estábamos conmocionados y extasiados. Pero solo unas semanas después, Dios llamó a ese bebé a casa. Me enfrenté con otra oportunidad más para reafirmar que mi fundamento estaba en la única Roca sólida, y que, en Su preciosa soberanía, Él sabía lo que era mejor y bueno.

Lamentaciones 3 fue una tabla de salvación:

“Esto traigo a mi corazón, por esto tengo esperanza:  Que las misericordias del Señor jamás terminan, pues nunca fallan sus bondades; son nuevas cada mañana; ¡grande es tu fidelidad! El Señor es mi porción – dice mi alma – por eso en Él espero.  Bueno es el Señor para los que en Él esperan, para el alma que le busca.  Bueno es esperar en silencio la salvación del Señor.  Bueno es para el hombre llevar el yugo de su juventud… Porque no rechaza para siempre el Señor, antes bien, si aflige, también se compadecerá según su gran misericordia.  Porque Él no castiga por gusto, ni aflige a los hijos de los hombres”.

Charles Spurgeon también dice: “Las respuestas tardías a la oración no son solo pruebas de fe; también nos dan la oportunidad de honrar a Dios a través de nuestra firme confianza en Él, incluso cuando enfrentamos la aparente negación de nuestra solicitud”. Al enfrentar la aparente negación de mi pedido, Dios me dio la oportunidad de honrarlo confiando en Su Palabra. Hubo muchas ocasiones en que mis amigos y familiares me enviaron pasajes de las Escrituras o extractos de libros que eran exactamente lo que necesitaba escuchar para recordarme las dulces promesas de Dios. Dios utilizó el cuerpo de Cristo, su iglesia, para recordarme que él estaba ahí para mí, me conocía íntimamente y nunca me abandonaría.

Mirando hacia atrás, no cambiaría esa temporada por nada porque Él me enseñó mucho y ahora lo amo y confío más en Él. Y, debido a que Dios es tan bondadoso, no solo me satisfizo consigo mismo, sino que me dio el deseo de mi corazón de ser madre. No fue la forma en que lo planeamos cuando nos casamos hace casi 9 años, ¡pero es más perfecto de lo que podríamos haber planeado! Mientras miro los rostros de mis tres hermosos hijos y la imagen de la ecografía de nuestro bebé en gloria, no puedo evitar agradecer a Dios por ser mucho más sabio que yo y responder a mis oraciones en Su tiempo perfecto para bendecirme en todo con cuatro de sus preciosas vidas. Hago eco del canto de alabanza de María: "¡Porque grandes cosas me ha hecho el Poderoso!” (Lucas 1:49) Y para aquellas de ustedes que podrían estar en el lugar que yo estaba hace 4 años en querer un hijo, o tal vez se encuentre en medio de otra prueba dolorosa y desconcertante, que mi historia y las palabras confiables del Salmo 62:8 te alienten: “Confíen en él en todo momento, oh pueblo; derrama tu corazón delante de él; Dios es nuestro refugio."

Terminaré con una cita más de mi héroe, Charles Spurgeon:

“¿Por qué ceder ante sombrías previsiones? ¿Quién te dijo que la noche nunca terminaría en día? ... ¿Quién te dijo que el invierno de tu descontento pasaría de helada en helada, de nieve y hielo y granizo a nieve más profunda y una tempestad de desesperación aún más fuerte? ¿No sabes que el día sigue a la noche, que la inundación viene después del reflujo, que la primavera y el verano suceden al invierno? ¡Estén llenos de esperanza! ¡Esperanza para siempre! Porque Dios no te falla. ¿Sabes que Dios te ama en medio de todo esto? .... Aún, en medio de los esplendores de la eternidad, olvidarás las pruebas del tiempo, o solo las recordarás para bendecir al Dios que te guió a través de ellas y obra tu bien duradero para ellos. Ven, canta en medio de la tribulación. Regocíjate incluso mientras pasas por el horno. Haz sonar el desierto con tus alegres alegrías, porque estas leves aflicciones pronto”.

Traducción por el equipo de Ezer autorizado por crossway.org

Visto 718 veces