Inicio Sermones Poder en la debilidad Un Pastor en Necesidad de Consolación – Pastor Miguel Núñez

Un Pastor en Necesidad de Consolación – Pastor Miguel Núñez

1309

Ayer domingo 26 el pastor Miguel Nuñez retomó su serie El Poder En La Debilidad, basada en la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios, con el mensaje Un Pastor En Necesidad De Consuelo, exponiendo los vesiculos del 5 al 16 del capitulo 7 de esta carta.

Al final del mensaje anterior vimos que el apóstol exhortaba a los Corintios  a buscar la santidad, porque si esperamos en Dios como Padre nuestro, debemos procurar ser santos como El es santo. Les dice que era el afecto por ellos lo que le hizo hablar tan libremente, y gloriarse de ellos, en todas partes y en todas las ocasiones. Se refería a una carta enviada con su discípulo Tito en la que les confrontaba con términos muy fuertes.

En los versículos que se expondrán hoy, Pablo les dice que hubo dos situaciones que le llamaron mucho la atención y le preocupaban durante su viaje por Macedonia. Las muchas luchas externas con judíos y gentiles, y los temores internos por aquellos que habían abrazado la fe cristiana. Sin embargo, estaba tranquilo porque sabia que Dios consuela a los que están abatidos, y en su caso lo consoló con la visita que le hizo su discípulo Tito, para darle respuesta de aquella carta que había enviado, pues debemos mirar a Dios por encima de todos los medios, porque Él es el autor de todo consuelo y bien que disfrutamos. Además, sentía mucho gozo y  confianza en los frutos que ellos darían, por lo que les decía que los pastores deben alivianar los problemas del oficio pastoral, por medio del respeto y la obediencia. El pastor debe dar una respuesta adecuada por medio del cuidado hacia la congregación, sus ovejas, y con su preocupación y aprecio por ellos, y con testimonios de satisfacción, gozo y ternura. Pablo se sentía doblemente consolado, primero por la visita de Tito, y segundo por la respuesta que trajo de su carta, en la que los Corintios le hacían ver que lo amaban y se preocupaban por él.

 

En este mensaje veremos tres puntos esenciales, como son: La tristeza de Pablo, la consolación de Dios y la reconciliación de Pablo con los Corintios.

 

1.- La tristeza de Pablo. El apóstol esta muy atribulado por los conflictos que se le presentaban a su vida. Tanto las presiones externas con los judíos y gentiles, como por los temores por las almas de los convertidos. Estas situaciones lo tenían deprimido. Todos tenemos preocupaciones y temores, son reacciones típicas de un ser humano al sentir presiones en contra de lo que uno hace o piensa. Pablo sentía tristeza porque sus compatriotas no apoyaban lo que hacía y lo rechazaban. Y por otro lado, esos mismos compatriotas perseguían a los que se convertían al cristianismo.

2.- Consolación de Dios. Aún en medio de esas presiones  que le producían tristezas y temores, Pablo da gracias a Dios por Su consuelo, por el Dios de toda consolación. Fue consolado doblemente. Primero con la visita de Tito, y luego con el reporte que éste le trajo sobre la reacción de los Corintios de su carta. Ellos sentían agradecimiento de Pablo por hablerlos confrontado y ahora son mejores cristianos y mejores ciudadanos. Porque Dios utiliza las debilidades, el dolor y la desilución para consolarte, y para que tu utilices esa consolación para consolar a otras personas.

3.- La reconciliación. Pablo recordaba una carta anterior que había enviado con Tito y que había producido arrepentimiento, el arrepentimiento que conduce a la salvación, que es diferente a la que viene del mundo que produce muerte. Esta tristeza que produce arrepentimiento es buena, porque hace cambiar nuestra vida. El verdadero arrepentimiento no mira la humillación que se sufre, lo que busca es la reconciliación, y a la vez produce frutos evidentes, como les dice Pablo a los Corintios que muestran sus frutos de arrepentimiento. Ahora muestran celo o lealtad hacia él, indignacion por su comportamiento, etc, Esta separación momentánea que tenia Pablo con los Corintios lo cargaba mucho, y así lo hace saber en esta carta al decirles que la intención de la carta anterior era buena delante de Dios. 

 

A modo de aplicación, para cuando nos toque vivir circunstancias como las descritas por Pablo en estos versículos, debemos tener en cuenta que Dios esta con nosotros. Muchas veces la tristeza es la forma como Dios produce cambios en nosotros, la decepción es la forma de mostrarnos que no hemos sido agradecidos por lo que Él nos da, el dolor es Su forma de ablandar nuestro corazón. Pero con toda la atribulación, tristeza o decepción que sufrimos, Dios está con nosotros y Su gracia nos sostiene. Y estamos donde estamos porque el mismo Dios nos ha llevado ahí, y Su amor y misericordia es mejor que cualquier otra cosa, y por eso, si está con nosotros nadie estará contra nosotros, por lo que  somos mas que vencedores en Él.

 

Padre celestial, te rogamos que podamos ver en tus correcciones y tribulaciones  tu mensaje de amor hacia nosotros, y que con el consuelo que pones en nuestro corazón podamos consolar a otros que sufren, y a la vez que estos esfuerzos sirvan para reconcilar relaciones rotas. Bendiciones.