Inicio Sermones Creciendo juntos en la presencia de Dios

Creciendo juntos en la presencia de Dios

1889

El Apóstol Pablo sigue dando gracias a Dios por esta iglesia de Tesalónica. Ahora recuerda que la Palabra de Dios predicada por él fue el instrumento para obtener fe, y fue también el medio para aumentarla y confirmarla. La oración es el tema central de estos pasajes, por lo que Pablo también dice que ora por ellos intensamente, de día y de noche. La oración no solo tiene que ofrecerse en el nombre de Cristo, sino también ofrecerse a Cristo mismo como nuestro Señor y Salvador, porque si reconocemos a Dios en todos nuestros caminos, El dirigirá nuestras sendas. Necesitamos del Espíritu Santo para nuestro crecimiento en gracia, y la forma de obtenerla es la oración. La acción de gracia ofrecida por Pablo no solo es por los tesalonicenses, sino también por Dios.